Noche de luna, Samatha James

Noche de luna

Samatha James

Editorial: Valery

Género: romance histórico

Páginas: 352

ISBN: 978-84-92967-29-2

Fecha publicación: Junio 2010

Precio: 15,95 €

Cuando James St. Bride, Conde de Ravenwood, se entera de que su amante gitana se ha quedado embarazada decide abandonarla. Ésta, despechada, le lanza una maldición: el único hijo que el Conde engendrará en toda su vida será el que ella lleva en su vientre. Y, efectivamente, la maldición se cumple. Años más tarde, con el fallecimiento del antiguo Conde, Dominic, el hijo medio gitano de James y su único heredero, llega a Ravenwood dispuesto a ocupar el puesto que, por derecho, le pertenece. Dominic es un hombre torturado del que se rumorea que es un granuja y un mujeriego empedernido. Pero la verdad es que el protagonista de esta historia está acostumbrado a sentir la hostilidad de la gente y no sabe realmente cuál es su lugar: si con la aristocracia o con el pueblo de su madre. Olivia Sherwood, la hija del vicario del pueblo, está desesperada. Hace un tiempo su padre fue asesinado por un gitano y su hermana quedó ciega en el incidente. Ahora, ella es la responsable de la familia y, aunque está empleada en Ravenwood como criada. En ese primer encuentro las chispas saltan, y cuando Dominic se entera de la precaria situación de Olivia, le ofrece un nuevo puesto en Ravenwood: el de su secretaria.

Este debe ser uno de estos libros que usan el argumento de moda del momento. Mejor me explico. Cada vez estoy más convencida de que los escritores, tanto masculinos como femeninos siguen las modas del momento. Han perdido quizá el concepto de que su forma de ver la historia es importante por una cuestión puramente monetaria,  con respecto a vender cuanto más mejor. La prueba palpable está en el auge de los vampiros. Quien  iba a decir que autoras clásicas románticas se iban a decantar por lo paranormal. Quizá también sea cuestión de las editoriales, que también imponen un poco sus criterio. Sea como sea muchas veces los temas se repiten.

En Noche de luna no hay vampiros, gracias a Dios, pero si la “ideología” romanticona de los gitanos, lo que implica que está llena de tópico. Que por cierto con lectora no me importa. Cuando abro un libro romántico ya sé que no estoy ante la República de Platón.

¿A que viene entonces lo de la moda? pues a que no hace mucho, me leí un libro que también hablaban de un conde medio gitano. Si mal no recuerdo era de Brenda Joyce y correspondía a su serie Warrene. Libro que me encantó y que no me importaría releerer. Cuando una autora desea realizar algo distinto, darle un origen “peculiar” a uno de sus personajes, elige darle  al protagonista (varón,  bastardo pero con título) un aire gitano. Lo que conlleva un color de piel no muy blanca, y un pelo negro como la noche. Puede tener los ojos también negros o si quiere que sea más británico de  profundos ojos azules. Es lo típico. Es la moda. Y todo esto lo encontramos en este libro.

Antes de destriparlo indicar que me gustó. A pesar de lo que comenten por la red, no es un mal libro. LLeno de tópicos, sí. Pero  qué libro romántico no está lleno de ellos. Por desgracia se repiten muchísimo y no solo en cuanto a la escenografía de la historia sino también a sus personajes.Lo raro es leer uno que no tenga alguno escondido entre sus palabras.

Aquí los protagonistas están bien planteados, son buenos personajes con sus dudas, sus problemas, su amor no correspondido del todo… el problema es que la autora se pasa con poco al meter un elemento que lastra el conjunto: la muerte del padre  de las jóvenes a manos de un gitano. Como idea no está mal pero está utilizada a medio gas, me explico, no tiene la suficiente fuerza para crear un trauma dramático, una tormenta de explosiones de odio o de rencor que se entremezcle con la pasión o el ardor sexual.  No hay algo como “Te odio por lo que eres pero ¡Ay Dios! no puedo evitar pensar en cómo estarás desnudo y lo que haría si te pillara así, tendrías agujetas durante semanas”.

Tampoco es lo ligeramente suave para ser un impedimento que sea facilmente salvable para dar paso a otra trama. Se queda en medio. Ni es chicha ni es limonada. Es como la china que se nos mete en el zapato y que al andar molesta hasta que hartos nos paramos en medio de la calle porque ya nos está haciendo la puñeta.

Después está la trama de la hermana con su problema. Ya desde el principio nos imaginamos cómo acabará. Y no nos equivocamos. Lo bueno, o malo, según se mire, es que es una historia que llega en ocasiones a sobrepasar a la principal.

Además también hay un poco de intriga, de malos entendidos… que animan la historia. Los secundarios también aportan su granito de arena para darle vida al conjunto.

Aún así y todo, me ha gustado el libro. Como ya he dicho me esperaba que estuviera lleno de tópicos sobre los gitanos y los gachos, así que la profusión de ellos, o la moraleja de que todos somos iguales pese a que tengamos un color de piel distintos, o unas costumbres diferentes no me llegó a molestar. Es un libro que se lee muy bien, y eso es algo de agradecer.

Si queréis más información o leer otra reseña pulsad AQUI

Quizá te interese
Por un beso
Camino hacia el amor
Una dama inocente

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo Histórica, Libros, Novela romántica, Regencia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s