Eddie el Águila, una caída desastrosa

eddieelaguila

Siempre hay algo interesante en la unión entre la biografía y el ámbito deportivo. Cuando ambos elementos se unen se suelen producir resultados que se suelen clasificar de agradables o de majestuosos. En el caso de Eddie el Águila no estoy segura de que se puedan usar ambos adjetivos porque si bien el resultado es agradable en partes falla en su conjunto. Y la majestuosidad de superar lo insuperable para lograr un triunfo está miserablemente ausente.

La historia arranca con un joven Michael Edwards (Taron Egerton) quien desea ser un deportista olímpico pero sus incapacidad para realizar un deporte de alto nivel le llevan de fracaso a fracaso. Hasta que se encuentra con que puede tener una oportunidad en el deporte de invierno, en concreto con el esquí. Ya adulto, es uno de los candidatos para ir a las Olimpiadas que se celebrarán en Calgary pero el comité de su país lo rechaza –por muyu buenos motivos-. Pero Michael Edward en vez de rendirse decide seguir luchando, esta vez en la modalidad de salto de esquí.

Michael Edwards no es un deportista profesional sino un hombre un tanto ingenuo –por no decir otra cosa – que se ha empeñado en ser olímpico pese a que carece de capacidades para ello. Su negativa a aceptar la realidad le lleva a intentarlo todo, hasta que se encuentra con que puede hacerse un hueco en el salto de esquí. Gran Bretaña no es famosa por ello, más bien carece de este tipo de deportistas así que las bases por las que acudir a los Juegos son muy bajas. Así que nuestro protagonista se va a las mejores pistas de salto de esquí de Europa esperando aprender.  Sí, he escrito bien, Edwards no tiene ni idea de salto de esquí pero cree que en unos meses será capaz de conseguir la longitud que necesita para ir. ¿Dónde se establece la diferencia entre ser un ejemplo de tesón a ser un idiota que no ve la realidad? No lo sé muy bien pero Eddie el Águila ha conseguido que la vida de Edwards represente esto último. Como espectadora no he podido identificarme con el protagonista, en ningún momento lo he visto como un sufrido deportista que debe luchar contra grandes molinos de viento sino a un hombre un poco corto de entendederas que no comprende el concepto de realidad. No ayuda en esta visión que el actor Taron Egerton se empeñe en hacer un extraño gesto con la mandíbula–comprensible si vemos a verdadero Michael Edward- que a veces aparece y otras no aparece. Tampoco juega a su favor que la verdad detrás de la realidad de este deportista haya sido transformada a gusto de la trama, pues Edward no fue a Europa a aprender a saltar, sino a Canadá, y no tuvo un entrenador personal, pues el personaje de Bronson Peary (Hugh Jackman, Pan el viaje a Nunca Jamás, Chappie) es una invención, fruto de la unión de dos hombres que si existieron.

¿Podemos obviar todos estos peros? No, porque al fin y al cabo Eddie viene siendo el tonto del pueblo  que se empeña en hacer algo para vergüenza de su familia o del comité olímpico inglés. Y pese a que todo acaba bien – Eddie tratado como un héroe más o menos por la prensa y por su país- la película no deja de ser un fracaso, al menos si su propósito incial fuera mostrar que con tesón se puede hacer todo. Si por el contrario sólo busca entretener lo ha logrado a duras penas puesto que hay un poco de humor –no mucho la verdad porque la única escena graciosa que era la del móvil que aparece en el avance y que curiosamente no está en la película-, poca profundidad en los personajes y muy buen rollo y buenos sentimientos por doquier. O sea vale la pena tener cerca el mando de la tele.

Eddie el Águila es una muestra de que hay biografías que no merece la pena representar en el cine, al menos no si se hace de cierta manera.

Reseña “Mercado de invierno”, Philip Kerr

mercado de invierno

“En el fútbol no se puede jugar bajo los focos sin que haya sombras”. Scott Manson es el segundo entrenador del London City, un equipo de la liga inglesa. Carismático y amado por sus jugadores tanto como por la prensa y la directiva, conoce todos los entresijos del juego, dentro y fuera del campo. Como si no bastara con la alta competición, el director técnico del equipo aparece asesinado en el estadio del London City. Un crimen que parece conectado con mareantes cifras de dinero, la exigencia deportiva y las miserias humanas. Scott Manson deberá encargarse de descubrir al asesino.

Este es el argumento de la nueva serie de Philip Kerr, en autor escocés conocido por su trilogía Berlín Noir, y por ser el creador de Bernie Gunther, un ex oficial alemán metido a detective privado después de la II Guerra Mundial. Kerr es su nueva serie ha decidido cambiar completamente de registro y dejar de lado a ambientación de la II Guerra Mundial y centrarse en escenario nuevo, que además es bastante llamativo: el mundo del fútbol inglés. Sigue leyendo

Reseña ” Primer y único amor”, Stephanie Laurens

primer-y-unico-amor

Lord Charles St. Austell, conde de Lostwithiel, acaba de regresar de la guerra contra los franceses pero aún sigue trabajando para su país, por eso, cuando su antiguo comandante le insinúa que en Cornualles, región de la que procede la familia de Charles, podría estar el hombre que llevan tanto tiempo persiguiendo, Charles se traslada a su residencia familiar. Allí se reencuentra con lady Penelope, una hermosa vecina a la que amó años atrás, durante una tarde inolvidable en la que consumaron su pasión de juventud. Sin embargo, aunque ella haya jurado que sólo se entregará al amor verdadero, resistirse a Charles le resulta difícil. Y cuando un complot los amenaza, la joven descubre que el primer hombre al que se entregó está predestinado a ser su paladín y a la vez su gran amor.

Primer y único amor es el tercer libro de la serie Club Bastion. Me gustó bastante el primero pero el segundo fue un poco decepcionante así que esta tercera entrega demostraría si la serie vale la pena o no. Por suerte ha sido una novela con la que he disfrutado bastante, pese a que a veces peca de excesiva en cuanto a páginas. Sigue leyendo