Animación, Ciencia ficción, Cine, Varios

“La chica que saltaba a través del tiempo”, un clásico animado

chicasaltotiempo

Una de las cuestiones que más fascina al ser humano sin duda es el tiempo, y en  concreto su discurrir. Podemos analizarlo desde una visión física -seguramente el gran Einstein tendría mucho que decir- o desde un punto de vista más mundano cuando luchamos contra él cada día a base de cremas, estiramientos y demás. El paso del tiempo es inevitable. Muchas veces desearíamos que no fuera así porque poder discurrir por el río del tiempo nos permitiría quizá subsanar aquellas meteduras de pata que han marcado nuestra vida. Esta fascinación por el tiempo, por controlarlo y por jugar a quebrantar sus leyes ha sido una constante en la literatura y también en el cine. Y en la animación japonesa es ya un tema clásico.

La Chica que saltaba a través del Tiempo (Toki o Kakery Shōjo) nos cuenta la fascinante historia de Makoto Konno, una joven que está estudiando el último año de secundaria y que aún no tiene claro su futuro. Ella está feliz disfrutando con sus dos amigos mientras intenta que los profesores no le riñan demasiado con sus meteduras de pata. Un día mientras cumplía con sus labores estudiantiles se encuentra en el laboratorio de colegio y algo extraño pasa. Su vida da un giro completo cuando después de un terrible accidente -muy importante para el discurrir de la historia- descubre que puede retroceder o saltar hacia atrás en el tiempo.  Sigue leyendo ““La chica que saltaba a través del tiempo”, un clásico animado”

Anuncios
Drama, Serie, Televisión, TV Histórica

“Anne con una E”, la renovación de clásico.

annetejasverdesHay historias que nunca mueren porque son contemporáneas. Algunas hablan de héroes vencedores de guerras, otras de valerosos caballeros que luchan contra molinos de viento o contra grandes imperios. Pero las hay más sencillas, más tiernas y emotivas. Las hay que llegan al corazon y Ana de las Tejas Verdes  es una de estas historias así que no es de extrañar que cada cierto tiempo podamos ver una nueva adaptación. En España pudimos ver a finales de los años ochenta la serie de televisión que la había cosechado un gran éxito en su país de origen, Canadá. Y algunos años antes disfrutamos de la adaptación animada. También ha habido varias adaptaciones para películas de televisión, una de ellas estrenada recientemente. ¿Qué tiene de maravilloso Anna de las Tejas Verdes? Es difícil de explicar pero seguramente es la misma calidez que nos hace enamoranos de Heide, o de la no tan conocida Polyanna.

Anne con una E se basa en una novela de Lucy Maud Montgomery publicada en 1908, que nos cuenta la historia de una joven sobre imaginativa huérfana que por error es enviada a una granja propiedad de los hermanos Cuthbert, que habían solicitado un niño para ayudarles en las labores diarias. Pero Matthew Cuthbert (R. H. Thompson) se encuentra en la estación del tren no con un chico sino con una dicharachera joven, Anne, que está más que emocionada ante su nueva vida. Cuando llegan a la granja, Marilla Cuthbert (Geraldine James) se lleva también una sorpresa pero está dispuesta a arreglar el problema enviando de nuevo a Anne, para desperación de la niña. Pero todo resulta bien y los hermanos Cuthbert decide adoptar a Anne, porque pese a todo ella merece una segunda oportunidad, y tener una familia que de verdad la quiera. Pero no será todo fácil porque para los mayores hermanos Cuthbert tenerla en casa es como tener un huracán de emociones y de imaginación. Nada será aburrido.

anneEsta nueva adaptación revisa el clásico, lo adapta respetándolo al máximo y juega con la historia sin cambiarla mucho a través de las interpretaciones de los actores principales. Tanto R. H. Thompson en su papel de Matthew, como Geraldine James como Marilla hacen una interpretación maravillosa tanto que resulta difícil recordar quién interpretó antes estos papeles. Mucho más difícil lo tiene Amybeth McNulty, quien interpretá a Anne, porque aún tenemos en la memoria a la actriz que la hizo popular en los años ochenta, pero después de verla unos minutos no podemos dejar de pensar que ella es Anne, con una E. Realiza una actuación excelente y llena de emoción que contrasta notablemente con la seriedad y buen hacer de los veteranos actores que la rodean, pero así es el papel principal, así es Anne, dicharachera, imaginativa, egoísta pero generosa, muy insegura, valiente, inteligente, con un vocabulario muy amplio y literario, y con un carácter que la hace ser la heroína de toda la historia. Y que no duda en usar en contra de su acérrimo enemigo, Gilbert Blythe.

Pero hay algo distinto en esta historia ya que requiere adaptarse a los nuevos tiempos, y eso supone ser más realista y dejar que la imaginación solo sea un recurso que usa Anne para huir de su desgraciada vida. En un mundo televisivo donde todo se ha visto- desde el anor más truculento a las escenas más sangrientas- no queda espacio para el sentimentalismo más profundo. Así que esta nueva adaptación, que corre de la mano de Moira Walley-Beckett, busca evitar las emociones más simples y se adentra en las entrañas de la historia para buscar “nuevos territorios” que explorar. Una labor encomiable considerando todas las adaptaciones que ha tenido la novela de Lucy Maud Montgomery. Para conseguir este logro han seguido la trama conocida por todos pero han incluido nuevos diálogos, escenas, y argumentos. Uno de los más interesantes es el que viene de los recuerdos de la abusiva antigua familia de Anne, que nos hace entender por qué le asusta tanto no ser aceptada y por qué se esconde en las historias que lee y que inventa.

No es fácil crear una serie de este tipo de guste por completo porque se requiere el punto justo para crear una historia que arranque emociones pero no de modo excesivo, y que sea realista a nivel histórico, aunque suponga poner en la mesa temas como el abuso infantil, o el trabajo de menores, pero sin oscurecer excesivamente la idílica imagen que tenemos de la hermosa comunidad de Avonlea que viven en la Isla del Príncipe Eduardo.

La primera temporada de Anne con una E la podemos ver en Netflix. Son siete capítulos que pasan en un suspiro. Por suerte habrá segunda temporada, algo que nos alegramos considerando el incierto final del último capítulo.

Aventuras, Cine, Drama, Varios

“Asesinato en el Orient Express”, un tren lleno de estrellas sin mucho brillo

asesinato orient expressA pesar de adorar la literatura de detectives no he tenido la oportunidad de adentrarme en el mundo de Agatha Christie tanto como quiera. He leído alguna de sus novelas, pero poco me acuerdo de ellas salvo que estaban muy bien escritas y que la resolución del caso siempre resultaba fascinante. Entre las lecturas perdidas está Asesinato en el Orient Express, quizá porque mi vision de Hercule Poirot era completamente cinematográfica o televisiva -magnífica la serie de la BBC- y no veía la necesidad de adentrarme en su mundo literario. El caso es que no saber qué ocurre en la novela me ha permitido adentrarme en la nueva adaptación de Kenneth Branagh (Thor, Wallander) con el total convencimiento de que el misterio bien valdría la pena una entrada al cine.

Asesinato en el Orient Express no es una película nueva dentro del séptimo arte, es una nueva adaptación. Una de las más célebres películas sobre este libro ha sido la dirigida por Sidney Lumet con Albert Finney como el ágil e inquietante Hercules Poirot. Pero de eso hace más de cuarenta años y cada generación tiene el derecho de reinventar los clásicos, de adaptarlos a nuevos contextos y a nuevas tecnologías que permitan discurrir caminos que no han sido tomados antes. Kenneth Branagh intenta hacer algo nuevo partiendo de algo muy viejo y muy cerrado en sus estructura para que los más jóvenes conozcan por primera vez una novela que bien vale la pena leer o ver.  Y no siempre lo consigue.  Sigue leyendo ““Asesinato en el Orient Express”, un tren lleno de estrellas sin mucho brillo”