Cine, Drama

Cinco minutos de gloria

De vez en cuando hay que ir al cine a ver cintas que no sean de aventuras puras y duras sino que nos ofrezcan algo más. Cinco minutos de gloria es una película perfecta para ello.

Cinco minutos de gloria es un thriller británico-irlandés protagonizado  por Liam Neeson (Alistair Little) y James Nesbitt ( Joe Griffin), dirigido por Oliver Hirschbiegel según el guión de Guy  Hibbert.

Lurgan, Irlanda del Norte, 1975.  Alistair Little, de 16 años, es el líder de una célula UVF (Fuerza Voluntaria del Ulster) impaciente por derramar sangre y hacerse con un nombre entre los suyos. Él y su cuadrilla reciben el visto bueno para matar a un joven católico, James Griffin en represalia por el trato a un trabajador protestante. Cuando se perpetra el golpe, Joe Griffin de 11 años  ve con horror cómo muere su hermano y como su incapacidad para hacer algo ocasiona que su madre le eche las culpas del asesinato de su hermano hasta su muerte. Treinta años más tarde, Joe Griffin y Alistair se ven abocados a reencontrarse al participar ambos en un programa televisivo de reconciliación. Mientras Alistair ha cumplido la condena por el asesinato, y la paz se ha establecido en Irlanda del Norte, Joe Griffin vive angustiado por los recuerdos y tiene otros planes en mente.


Cinco minutos de gloria no solo ahonda en el enfrentamiento entre dos hombres que destinados a reconciliarse sino tambiéne s una crítica a la actual televisión que no duda en hacer cualquier cosa por tener audiencia, aunque sea destrozando vidas.

La cinta comienza con el joven Alistair Little preparándose para ir con su pandilla a asestar su primer asesinato en nombre de sus ideales. A su alrededor una Irlanda fría, oscura, de calles vacías y tanques circulando por su carreteras. Resulta desconcertante la edad el joven asesino quien no duda en seguir sus planes sin que importe que el hecho de matar suponga destruir a una familia completa. Tan solo sabe que el hacerlo supondrá que llegará al bar y todos le felicitarán. Y por eso vale la pena.

Por otra parte Joe Griffin está en la calle intentando batir su propio récord de peloteos en la pared. Su madre ya se ha ido a trabajar y su hermano mayor está mirando la televisión en el salón pero él continúa en la calle jugando  a pesar de ser de noche. Allí está cuando un desconocido con pasamontañas levanta un arma y dispara hacia el interior de la casa. Luego se gira lo mira y se va. La vida de Joe tal y como la conocía ha desaparecido.

La segunda parte transcurre en el presente. Pasan treinta años, Alistair está libre y se dedica a intentar que las personas rechacen la violencia como método de lograr unos objetivos. Es un hombre sereno, austero, que sabe lo que ha hecho y que deberá vivir con ello el resto de su vida. En su camino hacia el lugar de la grabación, está tranquilo, con hablar pausado  reflexiona sobre lo que se encontrará.

Joe por su parte es un auténtico manojo de nervios, habla sin parar, se mueve, intenta liberar tensiones con un humor ácido y corrosivo, fuma sin parar. Los años que ha pasado desde la muerte, los recuerdos de su madre acusándole con las palabras y la mirada de que él es culpable de la muerte de su hermano por no parar al asesino, lo asaltan. Tiene dentro tanto odio que es incapaz de quedarse quieto.

“Así que el tío le pegó tres tiros en la cabeza a mi hermano. El tío se está pegando la gran vida. ¿Qué debería hacer yo? ¿Le estrecho la mano o lo mato?”

En el circo mediático de la televisión Joe se ve rodeado de mujeres y hombres sonrientes, directores, productores, maquilladoras, ect que se enfrentan a  un programa que consideran que será todo un éxito. Su deseo de realizarlo  a toda costa se demuestra en las poca originalidad de los argumentos que usan para tranquilizar a Joe: perdón, verdad, reconciliación son palabras que usan para encauzar un drama que no acepta fronteras, pues ¿puedes perdonar al hombre que mató a tu hermano con cuatro tiros en la cabeza delante de ti? ¿puedes darle la mano? ¿cuál es la verdad la de él como asesino o la suya como víctima?

Preguntas que se resuelven en la última parte

Con un guión muy cuidado, alejado de los sensiblero, de lo previsible y manido, lleno de frases estupendas y silencios significativos, te ata a la butaca del cine no solo por la historia que está detrás sino por los actores que se comen la pantalla. Neeson está magnífico como siempre (da gusto verle en este tipo de cintas y no en las de aventuras ) pero Nesbitt está sobresaliente, se puede palpar en él el odio, el rencor, los matices de un hombre que no es capaz de olvidar.

Pero no solo Joe es incapaz de olvidar, Alister no puede dejar a tras su pasado, lo atormenta, lo revive constantemente y lo confiesa sin pudor.

“Culpable si me río. Culpable si bebo. Culpable si olvido, ¿Cómo superar cada día?  ¿Cómo llenarlo? Me despierto, salgo. Veo a dónde ir.  Él siempre está ahí. En mi cabeza. Y no sé a dónde ir . ¿Dónde te metes después de esto?”

Si no habéis podido disfrutar de ella en el cine, es cita obligada en DVD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s