Animación, Aventuras, Cine

Astroboy: crítica de cine

Estas últimas semanas han sido algo flojas en la cartelera cinematográfica, con propuestas bastantes poco apetecibles. De ellas la única sobresaliente para llevar a los más pequeños es Astroboy, una cinta que ha llegado con bastante retraso a nuestro país.

Quien no sepa quien es este personaje comentar que es uno de los iniciadores del actual anime japones porque se considera la primera serie de anime y la que va a dar pie a todas aquellas que tienen a los robots como protagonistas indiscutibles. Nacido en la década de los sesenta de la mano de Osamu Tezuka, para muchos el dios de anime nos habla de un robot que ha sido creado por el doctor Tenma que se asemeja a un niño y que tiene sentimientos humanos con la salvedad de que puede volar, tiene una superfuerza, y posee además un montón de armas mortíferas.

Para muchos será un desconocido ya que no hubo un gran éxito en nuestro país. Si se emitieron algún episodio de la serie de televisión pero poco más.

En cuanto a la película es una mezcla de varias cosas. En principio es una adaptaciones desde la visión estadounidense (es decir, adaptada a sus gustos para poder comercializarla mejor, algo parecido a lo que sucedió con la desafortunada Planet 51 que crearon para el público norteamericano con una falta de originalidad aplastante) pero producida por un estudio de Hong Kong, Imagi Animation.

Otra novedad importante es que se ha pasado de la tradicional representación del personaje en dos dimensiones a estar en 3d. Algo que no tiene que ser negativo.

La historia arranca con un mundo que se ha dividido en dos. Existe una ciudad con un aire futurista que se ha desgajado de la tierra y flota sobre ella. En esta ciudad los robots realizan todas las funciones posibles, desde conducir, lmpiar, cocinar, ect. Cuando ya no sirven se tiran a la superficie, creando un inmenso basurero al que no le prestan atención. Allí podemos encontrar grandes mentes científicas y un peculiar alcalde que para poder ser reelegido ha obligado a los científicos a crear un superrobot guardián que en el momento de probarlo se desboca con la desgracia de que el hijo del principal científico resulta muerto. Éste incapaz de soportar la pérdida crea una réplica exacta de su hijo y la dota de vida con una energía pura. Pero una vez que el robot se despierta se da cuenta de que el ser que él ha creado no puede sustituir a su hijo muerto.

Una de las cosas que dijo mi hermana una vez que salimos del cine es que me había gustado la película pero que era muy triste. Realmente lo es, la sensación de impotencia, de inmenso dolor del padre por haber perdido a un hijo delante de sus narices le obliga a hacer algo que le obliga a rechazar diversos plantamientos éticos y a crear un sustituto.  En este sentido es muy triste, más cuando Astroboy se da cuenta de lo que  es y que por ello ha sido rechazado. Cabe recordar que el padre le implató todo los recuerdos de su hijo en su memoria.Es un elemento que está presente en toda la cinta pero en el que no se ahonda mucho. Recordar que es una película para los niños no un drama de ciencia ficción que se mueve sobre planteamientos éticos.

A parte de este hilo argumental también tenemos una parte de acción, o de aventura que se desarrolla en dos partes. La primera viene marcada por parte del malvado alcalde y que transcurre en la ciudad flotante. La segunda se desarrolla con una lucha de robots en la superficie.  La cinta deambula entre ambos elementos de un modo bastante pausado, pero no aburrido porque se introducen pequeños toques graciosos, como por ejemplo, el trío de robots revolucionarios, que aporta la parte más graciosa.

Sin duda Astroboy es una cinta con muchísimos planteamientos, algunos de los cuales se podrían profundizar. Pero sería imposible porque entonces no sería una cinta para niños. Con lo cual se queda en medio, muy entretenida para los críos, y con esto me refiero a los que tengan una cierta edad, pues no es una  película completamente infantil; y bastante interesante para los adultos.  Se queda en medio consiguiendo un aprobado alto.  Por mi parte no me importaría volver a verla y seguramente lo haré una vez esté en dvd porque consigue lo que buscaba, entretener los más pequeños durante una hora y media.

Por último comentar una pequeña reflexión. Es una pena que las cintas de animación se estén globalizando. Independientemente de quien las realice parece que tienen que seguir las pautas marcadas por el público estadounidense, con lo cual se pierde muchos elementos originales y particulares de sus creadores. Echo de menos que se defiendan los modos de ver la animación según las propias culturas. Quizá en este sentido la animación japonesa está más asentada por lo cual pueden incorporar elementos de su cultura sin problema, como en el caso de Ponyo en el acantilado, o vamos  si más lejos con la indiscutible Akura. Otras producciones no se arriesgan tanto. Y repito es una pena, porque se están perdiendo cosas muy interesantes y al final al espectador, y por ende, a mí me parece estar siempre viendo lo mismo pero con diferentes rostros.

Quizá te interese

elequipoa
El retrato de Dorian Grey Adele y el misterio de la momia El equipo A
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s