Ciencia ficción, Cine

Tron Legacy

Aquí vamos con otra crítica tardía, y aún me quedan unas cuantas por comentar. En esto del cine me pasa como en las reseñas literarias que leo más rápido de lo que comento.

Corren malos tiempos para el cine. Sin duda un pensamiento bastante negativo pero acertado. Desde hace un tiempo, que si tengo que valorar diría que sería desde hace un año, y en concreto desde que me dedico a reseñar o criticar películas de cine, me pasa una cosa muy curiosa. He dejado de creer en lo que veo. Triste pero cierto. Veo un avance estupendo, me emociono y cuando voy al cine cargada de muchas ilusiones y una bolsa hasta los bordes de palomitas me convierto en muchas veces en un cuerpo vacío que conserva cómo único sentido el de  la vista porque los otros ha huido aburridos.

Con Tron Legacy no tenía muchas esperanzas. Una que se va curtiendo con los meses. Pero en mi fecunda imaginación pensé que sería algo interesante de ver. La tecnología de que disponemos permitiría abrir un mundo aún más increíble a este entorno cibernético creado a principios de los ochenta.

Pero antes comentar un poco el argumento,
Hace veinte años Kevin Flynn, un informático muy respetado , desapareció sin dejar rastro, dejando a un hijo muy joven al cuidado de sus abuelos. En la actualidad el joven el joven Sam Flynn, se ha convertido en un rebelde, que no cuenta con muchas aspiraciones en la inmensa compañía tecnológica que heredó de su padre. Un día un viejo amigo de su padre recibe un mensaje de texto que conducen a Kevin al antiguo salón recreativo de su padre en donde trabaja con sus programas. Allí descubre una cámara secreta llena de polvo y antes de darse cuenta un rayo lo ha cubierto y está en un mundo extraño.

Un argumento no muy novedoso. El personaje de Sam es demasiado típico, niño criado con sus abuelos, muy rico, inconformista, rebelde pero sin perder su estatus de niño rico que no pega ni golpe y amante de las motos de gran cilindrada. Además tiene un perro al que considera un tanto feo. Es el prototipo de rebelde con causa social que se lleva tanto, aquí no estamos ante un ecologista sino ante un joven que desea liberalizar los programas. No ha superado la desaparición de su padre del todo lo que le lleva a ir al antiguo centro de trabajo de su progenitor cuando el hombre que cuidó de él recibe un mensaje de Kevin. El caso es que Sam entra en un mundo tecnológico y a partir de ahí…

Pues a partir de ahí al guionista se le marchó la inspiración porque salvo la intención de intentar que Sam regrese al mundo real no hay gran cosa. Una serie de críticos han comentado que es una sucesión ( llamarlo homenaje no sería correcto) de escenas de diversas películas de ciencia ficción, siendo las más reconocidas las correspondientes a la saga de la  Guerra de las Galaxias. El caso es que el mundo de George Lucas no se lleva bien con el mundo cibernético de Tron pues se nos presenta un lugar negro con bandas de colores, lleno de gente-programas (¿de dónde salen?), que llevan una vida casi como la humana (beben  y comen entonces ¿tienen que ir al baño?, se divierten bailando … ¿y cómo se reproducen?) , donde hay una fracción que parece rebelde… un mundo lleno de incongruencias que no se explican en ningún lugar.  No es cuestión de desarrollar todo un entramado explicativo  pero al menos mencionar este mundo más allá del hecho de que Kevin fuera traicionado y despojado de su poder de creador.

Personalmente no me ha gustado tampoco el vestuario, lo del traje de bandas de colores será llamativo pero sin sentido porque no se explican para qué son las bandas, por qué hay distintos colores… y el disco de la espalda ¿es necesario? tanto mundo digital y no saben inventar una memoria más pequeña.

Otro elemento sin sentido está en el hecho de meter sin venir a cuento una carrera de motos  ( otra escena de la Guerra de las Galaxias), un buen ejemplo de lo mal construido que está el guión.

En cuanto a los actores que pululan por la cinta contamos con Jeff Bridges(Kevin), quien lleva más o menos el peso de la trama porque el resto no apuntan maneras, y eso con matices pues el ocasiones su personaje nos recuerda en demasía al pequeño maestro yedai, Yoda o al mismísimo Obi Wan Kenovi por su vestimenta y por su aire “zen” que no pega con el mundo digital. Tampoco ayuda nada que su postura ante los problemas sea cruzarse de brazos y dejar que las cosas pases por si solas.

Su doble malvado es Clu, quien podremos denominar como el joven Kevin;  es un personaje digital que no ha salido muy bien, pues se nota a las leguas lo que es. Resulta muy artificial y al incorporarlo a un entramado con personajes reales le resta veracidad al argumento. No te puedes tomar en serio a un Clu porque parece el primo de Ken, el exnovio de Barbie por el aspecto “plastificado” que tiene.

Garrett John Hedlund (Sam) tiene un papel que le viene grande, se pasa gran parte de la cinta poniendo cara de chico malo y rebelde que no se entera de qué va la cosa. Es guapo pero poco más. No le ayuda que el guión sea tan simple y a veces bochornoso, quizá un entramado más elaborado pudiera sacar algo mejor de este actor, pero siendo un personaje de acción no de inteligencia no se puede esperar gran cosa.

Olivia Wilde es Quorra, quien permanece estática, no demuestra muchas expresiones y cuando lo hace no le salen nada bien, además no es una actriz de películas de acción porque las escenas en las que se la ve peleando da un poco de vergüenza ajena, no tiene ningún estilo luchando. Es una copia mal realizada de la protagonista de Matrix, ambas llevan cuero negro y son gélidas figuras, pero si bien en Matrix tenía su importancia, aquí Quorra solo es el elemento decorativo. Hacía falta una chica atractiva para atraer al público masculino y por esto está presente, su importancia en el guión es nula.

¿Qúe nos aporta Tron? pues salvo una cinta vacía de contenido, con personajes que son copias baratas de otras cintas y que cuenta con un ritmo inexistente debido a la sucesión de escenas mal coexionadas, nada interesante.

Lo peor de todo es que la cinta está diseñada para ser entretenida, para llamar la atención del espectador con el juego de luces de los trajes que llevan los habitantes de este mundo, pero no llega a provocar ningún suspiro de emoción salvo algún que otro bostezo.

Por todas estas razones se entiende que para muchos Tron legacy sea una de las peores películas del año, o al menos una de sus grandes decepciones.

No ha llegado a aburrirme tanto como Skyline pero ha sido ciertamente muy decepcionante.

Calificacion: 4/10

Anuncios

2 thoughts on “Tron Legacy”

  1. La verdad es que no te pierdes gran cosas. Es ciertamente espectacular ver ciertas imágenes en la pantalla grande del cine pero poco más.
    No la recomiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s