Cine, Drama

Más allá de la vida

Hoy vamos a hablar de una película que he visto ya algunas semanas: Más allá de la vida del director Clint Eastwood porque mañana iré a ver la nueva de Damon y la anterior está sin criticar.

Esta cinta era unas de las grandes apuestas de este año. Me había gustado mucho la anterior cinta de director, Invictus, y esperaba que su nueva película consiguiera atraparme.

Más allá de la vida es sin duda una propuesta arriesgada pues estamos ante una película de temática paranormal genero que Eastowood no domina, aunque teniendo en cuenta que el guión es Peter Morgan (“El último rey de Escocia”, “The queen” ) la propuesta podía llegar a ser interesante.

Indonesia.  Marie Lelay (Cécile De France) está pasando las vacaciones de Navidad con su novio Didier (Thierry Neuvic) en las costas de Indonesia. Esos días de tranquilidad y relajación se ven destruidos cuando un terrible maremoto asola en lugar. Durante unos terribles minutos Marie se encuentra sumergida en el agua. Cuando la rescatan parece que está muerta pero logra recuperase. De esos minutos en los que estuvo en el “otro lado” guarda sensaciones, imágenes confusas y muchas dudas. Cuando regresa a París, pronto su trabajo como presentadora se vuelve imposible.

Londres. Unos hermanos gemelos, Marcus y Jason (Frankie McLaren y George McLaren) apenas unos niños, viven en una angustiosa situación por culpa de la adicción de su madre Jackie (Lyndsey Marshal)a las drogas y al alcohol. Con sagacidad ha podido librarse de los servicios sociales. La vida de la familia se rompe cuando Jason muere.

Estados Unidos. George Lonegan (Matt Damon) está en su casa, su hermano  Billy (Jay Mohr) le ha insistido en que ayude a un amigo, Christos (Richard Kind) para poder ponerse en contacto con su mujer muerta. George no desea recuperar su vida, puede hablar con los muertos, ponerse en contacto con ellos pero para él es una maldición, y no un don como opina su hermano que los puede hacer ricos.

Estas son las tres vidas que se van a relatar a lo largo de casi dos horas.  Vidas que no se llegan a cruzar hasta casi la última media hora.

Es muy interesante ver cómo la muerte afecta de diferente modo a la gente.  Observamos con  Marie, como buena periodista de clase alta intenta encontrar la respuesta a través de la investigación seria, porque lo que reúne información, contrasta datos y al final escribe un libro en el cual relata su experiencia y todo el misterio que se esconde detrás de la muerte. Ella representa la parte científica, seria del asunto.

Marcus es  la visión más trágica, dolorosa y desgarradora. Ha perdido a su hermano gemelo, Jason. De los dos era él quien siempre hablaba, quien reía con una risa contagiosa y peculiar, era el motor del grupo y ahora que no está se siente perdido. Lo quiere recuperar y por eso no duda en buscar información o en acudir a gente que asegura tener poderes pero que en el fondo son unos “timadores”.  La desesperanza de este niño se ve agudizada cuando se debe despedir de su madre a la que adora y se va a vivir con unos padres de acogida con unos resultados nefastos.  Es muy significativa la escena de la llegada del niño a su nueva casa, allí tendrá un cuarto con una cama, algo que él no puede todavía asumir por lo que al final le ponen a su lado otra, tal y como tenía cuando vivía Jason.

Por último está la tercera visión, la de aquellos que pueden contactar con el más allá con un George  que considera su “poder” como una maldición que le impide llevar una vida normal. Puede que asumamos sus capacidades pero luego no lo aceptamos por todo lo que puede hacer. Así es un hombre triste, solitario, tranquilo que se esconde en un caparazón evitando hablar de si mismo. Si no saben quien eres no pueden rechazarte. Evita además tocar a otras personas.

El guionista ha optado por contar la experiencia de tres personas dispares que en un juego del destino se conocen y se ayudan. De forma individual las tres historias arrancan con fuerza, y no se es capaz de elegir una en concreto porque todas aportan una visión distinta que hace que el conjunto sea casi perfecto. Pero a medida que pasa el metraje se alarga la trama en exceso impidiendo que el espectador se involucre con lo que ve. En muchos momentos se aprecia una excesiva frialdad o una grave falta de profundidad. Con esto no quiero decir que deba ser una cinta de más lágrimas, porque algunas las tiene, pero teniendo el cuenta el tema, debería ser más emotiva, porque salvo algunas ocasiones muy puntuales en la que el papel de madre se configura como el protagonista, no hay nada que haga que te introduzcas en la historia.  Todos en alguna ocasión hemos perdido a alguien, algún familiar, un amigo, un vecino. Esta cinta habla de la muerte, de cómo se enfrente la gente a ella, y por lo menos debería hacer reflexionar al espectador sobre su propia vida y sus pérdidas personales. Pero eso no lo consigue, el espectador sigue siendo eso, un espectador al que se le presenta una historia en una gran pantalla para pasar el rato.

Como director no se le puede reprochar nada a Eastwood, pues su colocación de la cámara está muy bien y va acorde con la cinta. Contamos con planos muy sobrios, con escenarios nada rebuscados y  planos en ocasiones, tenemos también un discurrir lento en la que a veces los personajes no hace casi nada, solo están ahí. Ciertamente no es una película con ritmo trepidante sino que todo es muy pausado, característica que puede no gustar a todo el mundo.

Más allá de la vida, no es una película mala pero tampoco es una película excelente. Es cierto que los actores están muy bien y no desentonan con sus personajes, pero el problema es el guión. Las mejores escenas son aquellas cargadas de sentimientos, como la que tiene George en su casa con una compañera de cocina, o la de Jackie cuando se despide de su único hijo para ir a un centro de rehabilitación, pero son muy puntuales, muy escasas para hacer que la película tenga una buena puntuación.

Quizá el problema es que ni el guionista ni el director se han querido arriesgar y han optado por lo políticamente correcto de modo que no moleste a los que creen ni a los que no creen. Es una pena que no hayan intentado hacer algo mejor, y no se trata posicionarse  en si hay un más allá o no, sino de profundizar aún más en las creencias de las personas y en su peculiar relación con la muerte. Lo demás debería dejarse como reflexión personal.

Como último apunte en el cartel promocional a Matt Damon le han quitado como veinte años.

Calificación: 6/10

Quizá te interese

Valor de ley
Enredados Skyline
Anuncios

3 comentarios en “Más allá de la vida”

  1. Buenas.

    Matt Damon+Clint Eastwood. Una buena suma de factores que auguran un buen resultado. No obstante me quedo asombrado de que no alcance la excelencia. Esperaré a verla y comentaré entonces con más detalle.

    Saludos.

  2. Conociendo a fondo la filmografía de Clint Eastwood y su capacidad para asombrarnos, sabemos que este no es su mejor filme.
    Lo veo más como un ejercicio de reflexión personal del propio Eastwood, que quizás ya comienza a pensar en el mas allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s