literatura, Novela fantástica, Terror

13 balas, David Wellington

13 balas

David Wellington

Editorial: Editorial Planeta

Sello: Minotauro

Género: Terror – vampiros

Páginas: 398

ISBN: 978-84-45077-71-9

Según la versión oficial, los vampiros se extinguieron en los años ’80, cuando el agente del FBI Arkeley se enfrentó al último de ellos en un combate que a punto estuvo de acabar también con su vida. Pero, cuando la agente federal Caxton llama en mitad de la noche al FBI pidiendo ayuda, sólo el agente Arkeley sabe que está pasando: queda un vampiro. Escondido en un asilo abandonado, esperando el momento oportuno con la paciencia de la que solo un no muerto es capaz. Sólo hay un modo de resolver éste caso. Pero parece que los vampiros buscan algo más que la sangre de Caxton, algo sobre lo que su compañero guarda en silencio; algo que tendrá que averiguar o morirá.

13 balas es una novela de vampiros. De vampiros malos, no de los que ahora podemos encontrar en multitud de libros de corte romántico o juvenil. Estos vampiros son malos, crueles. Se alejan de la visión clásica que nos mostraba Nosferatum o Drácula, pero también de la visión romántica tan de modas estos días. Aquí los vampiros se presentan como entes sin alma ni conciencia.

Nos acercamos a un mundo donde los vampiros existen y son de sobra conocidos. Por suerte han sido eliminados en los años ochenta gracias al valor de un joven agente del FBI, el agente Arkeley. Pero veinte años más tarde nos encontramos con un terrible crimen que demuestra que los monstruos todavía están con nosotros. Arkely que siempre ha estado vigilando a los vampiros vuelve a la carga, en este caso con la ayuda de una joven policía de tráfico, la agente Caxton, quien se ve envuelta en el lío casi por casualidad, por estar en el lugar indicado en el peor momento.

13 balas está dividido en dos partes, la primera narrada en primera persona nos lleva a los años ochenta, con el joven agente Arkeley que está con su compañero vigilando a un hombre llamado Lares. Pero éste los descubre y todo se vuelve confuso, porque Lares es un vampiro y de los malos que no tiene problemas en atacar a todo humano que se le ponga por delante, matando, arrancando miembros y bebiendo toda la sangre que pueda. En estas primeras páginas ya se nos presenta una historia no muy agradable, como ya he dicho no estamos ante vampiros románticos, ni siquiera ante vampiros “clásicos” que se asemejan a humanos pero con una peculiar dieta alimenticia. No, los vampiros de Wellington son repugnantes, de piel blanquísima, sin ningún rastro de vello, con dientes puntiagudos como los de un tiburón y orejas largas y terminadas en punta como los de un murciélago. Si lo tuviéramos que visualizar sería como un enorme murciélago albino con muy mala leche.

Pero además estas páginas nos dan una visión muy interesante de Arkerly porque después de veinte años siguiendo a estos monstruos ya no es el mismo joven inocente del principio. Por eso podemos comprende algunas de sus actitudes, a visto lo peor de su mundo y no se anda con tonterías. Por eso es un hombre seco, desagradable, taciturno, y que no tiene pelos en la lengua.

Ya en la segunda parte, que abarca casi todo el libro, está narrada en segunda persona y nos cuentas los problemas actuales con los vampiros. Como contrapuento a Arkely está la agente  Laura Caxton, entre sus características encontramos que trabaja como agente de tráfico, no es detective ni está habituada a buscar criminales pero si a ver la muerte con frecuencia por culpa de los accidentes de tráfico que debe ver por su trabajo. Su vida personal parece estar asentada porque vive con su novia, una joven artista sin oficio ni beneficio a la que ama. Pero aún así no es feliz, o más bien diría que está conforme con su vida.

Por casualidades del destino Arkeley y Caxton se encuentran, y desde ese momento el viejo agente del FBI la “obliga” a acompañarlo en la búsqueda de los vampiros.

Pese a que el relato rezuma originalidad David Wellington no se ha separado en exceso de la esencia del vampiro, puede darle una forma más cruel, un aspecto asqueroso pero sigue teniendo sus debilidades y también sus siervos, personas fallecidas que han sido llamadas de la muerte, no son vampiros y siguen sufriendo el proceso de descomposición lo que permite a veces darle un toque gracioso a algunas escenas.

Éstos son los contenidos de la novela a las que debemos añadir el correcto uso de una intriga implacable en todo momento. Los personajes pocas veces están estáticos, siempre buscando, luchando, intentando sobrevivir bien a los vampiros o a sus siervos. En este sentido es una novela muy emocionante.

El problema es que Wellington sabe manejar con soltura las escenas de acción pero se queda un poco cojo en los tiempos muertos, es verdad que los dinamiza a base de contarnos las desventuras amorosas de la agente Caxton pero no lo suficiente, por eso a medida que avanza la historia se aprecia un bajón bastante importante le cuesta bastante subir y que no llega a superar del todo hasta encontrarnos con un final, un tanto decepcionante. O no, porque este libro pertenece a una serie y no podemos contar todo en el primer volumen. Aún así, me esperaba otra cosa

Otro elemento criticable es que en ocasiones los “buenos” se salvan con demasiada facilidad de los malos.

En 13 balas encontraremos aventuras, sangre y  violencia desmedida. Una novela con la que nos podemos volver a congraciar con los cazadores de vampiros. Ya se podía pasar Caxton por un par de novelas que yo me sé. Seguro que haría un favor a la humanidad.

Por mi parte tengo que leer las siguientes novelas y ver si la historia evoluciona de un modo correcto. Además Wellingtom también tiene una serie de hombres lobo que parece interesante. Un autor a tener en cuenta.

Calificación. 7/10

Con respecto a la serie consta de

–  13 balas

–  99 ataúdes

–  Vampiro cero

– 23 horas, cuentos de vampiros.

 

Quizá te interese

La voz
Entre las cenizas
Grito en el hielo
Tiempo de pasión
Anuncios

2 thoughts on “13 balas, David Wellington”

  1. iPodGirl los vampiros en este libro son muy malos, muy crueles y muy feos … y todo eso los hacen perfectos para un libro de terror.

    Aquí por suerte no hay vampiros estilo Crepúsculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s