Aventuras, Cine, Histórico cine

La legión del águila

La legión del águila se presentaba como una más que interesante película centrada en las aventuras de un joven que intenta recuperar el honor perdido de su familia.

Siglo II d.C. Adaptación de una novela juvenil de Rosemary Sutcliff (1954). Un legionario romano (Channing Tatum) y su esclavo celta Esca (Jamie Bell) emprenden la búsqueda de la Legión Novena, que desapareció veinte años antes en alguna parte del Norte de Escocia y a cuyo frente se encontraba un general que resulta ser el padre del legionario en cuestión.

Uno de los elementos más interesantes que tiene esta película es su guión. Ya comentamos en su momento que Centurión, que  habla del mismo hecho histórico, nos había parecido aburrida y que tenía grandes pretensiones pese a contar con un guión que se podía resumir en una hoja, pero que tenía alguna que otra escena más que aceptable. Las esperanzas de ver otra vez una buena película de romanos se ve ya como imposible y solo nos queda recurrir a las grandes historias de la época dorada de Hollywood, o pasarnos a las series de televión como la maravillosa Roma o la espectacular pero sangrienta Espartaco.

Se puede ya ver que “La legión del águila” me ha decepcionado un poco, quizá la culpa la tiene la propia historia que queda muy bien en un libro pero que en la pantalla grande sale muy deslucida. Claro que el problema puede ser del guionista, Jeremy Brock, que no ha sabido sacarle todo el provecho del superventas de Rosemary Sutcliff.

La historia arraca con la llegada de Marcus Aquila (Channing Tatum), un joven centurión a las lejanas tierras de la actual Inglaterra. Carga sobre sus espaldas es deshonor de su padre que comandaba la Novela Legión que desapareció durante una campaña militar en las tierras de más al norte. Se perdieron miles de vidas y el águila de oro, símbolo de la legión desapareció. Marcus está dispuesto a luchar para recuperar su honor, pero por desgracia en una escaramuza con los bretones sufre una herida que le obliga a abandonar el ejército. Se a a vivir con su tío paterno Aquila(Donald Sutherland). Poco a poco se va recuperando de sus heridas. Un día va a ver luchar a unos gladiadores luchar, allí en el teatro descubre a un exclavo, Esca (Jamie Bell) que se niega a luchar. Sobrecogido por su valor y su determinación Marcus incita al público para que le salven la vida. Más tarde el tío le engrega al joven que será a partir de ahí su esclavo personal. Más tarde cuando Marcus descubre que el símbolo de la legión puede estar en el norte, se embarca con sus esclavo en su búsqueda. Comienza  la aventura.

Todo lo que he contado sería el arranque de la historia, su presentación, el inicio que da pie a explicar el motivo por el cual Marcus y Esca lucharán por su vida cuando vayan a recuperar el águila de la novela legión. Pero éste comienzo se lleva casi la mitad de la película. Y cuando nuestros amigos marchan hacia el norte, lo único que hay son diálogos breves, concisos, poco profundos que no ayudan a entender muy bien como es posible que ambos hombres se conviertan en amigos al final, o mejor, dicho, que se conviertan en amigos por los que uno moriría.

La trama como ya he dicho antes arranca con un comienzo demasiado largo y que no aporta nada salvo la reiterada idea de que el honor es importante independientemente del pueblo. Tanto Marcus como Esca tienen un claro sentido del honor, que viene siendo la piedra angular de la película, porque se repite a lo largo de todo el metraje. El problema es que para desarrollar bien esa lucha por el honor, ese impulso que lleva a un joven romano a meterse en el territorio del enemigo tiene que asentarse en un personaje que nos llame la atención por su pasión. Por desgracia  Channing Tatum es un actor un tanto limitado en este aspecto, es un armario de cinco puertas, con un buen físico, solvente en las escenas de acción pero que no resulta muy creíble a la hora de manifestar sus emociones, más con un guión tan simplón que carga en exceso la parte dramática en una serie de miradas, en gestos, en momentos que si domina muy bien Jamie Bell y que no sabe explotar en director correctamente.

Jaime Bell es el esclavo Esca quien no es un digno oponente de Marcus en el sentido de que su personaje como el del romano son demasiado parecidos: taciturnos, de pocas palabras…lo que provoca que no hay una gran interacción entre ellos, son tan iguales pese a ser uno romano y otro picto que no se vislumbra una gran tensión entre ellos. Tensión que debería ser muy acusada al comienzo de su relación, pues los pictos mataron al padre de Marcus, y los romanos a la familia de Esca, lo que debería provocar como mínimo algún que otro roce. Además así sería un poco más creíble la evolución de la relación de ambos personajes. Quizá el problema estriba en la falta de emotividad de Tatum que no es capaz de expresar sus sentimientos de un modo tan claro como Bell con una sola mirada. Hubiera ganado la historia mucho más si director hubiera optado por incluir de vez en cuando primeros planos de los protagonistas, como miradas de odio, gestos de desconfianzas, de desdén… quizá entonces la relación de Marcus y Esca nos hubiera emocionado más y los personajes no nos parecerían tan planos.

Otro elemento que no he sido capaz de asumir es la existencia de “indios” en el norte del Escocía en esta época. Sé que los pueblos del norte podían ser muy brutotes y que se pintaban las caras con colores para ir a la batalla pero ¿se tienen que parecer tanto a los indios con los que luchan los vaqueros en el lejano oeste? Esto es: desnudos salvo con taparrabos (con el frío que hace), un peinado de cresta (¿¿eh?? ¿los pictos no eran unos melenudos?)y con las caras pintadas, y además con arcos y con flechas.  Pictos que además tiene fiestas que se parecen demasiado a las de los indios, con colocón incluido. Originalidad en este sentido cero. Realmente su departamento de documentación no ha estado muy fino.

Lo mejor de la cinta es el escenario donde se rodó que en ocasiones se traga a los personajes y una más que decente banda sonora.

La legión del aguila es una vuelta descafeinada a las películas de romanos que orbita entre  ser una cinta introspectiva de dos hombres enemigos naturales que se conocen y una superproducción de aventuras a la antigua. En ambos casos el resultado es un tanto decepcionante.

 Como curiosidad es una película puramente masculina en el sentido de que las actrices solo están haciendo bulto y ninguna tiene una línea de guión, salvo para gritar en el foro cuando lucha el gladiador.

Clasificación: 5,5/10

Quizá te interese

Valor de ley
Enredados En tiempo de brujas
Anuncios

2 thoughts on “La legión del águila”

  1. Pues tenía ganas de ver una peli de romanos, pero creo que después de leer tu crítica, voy a coger de mis estanterías la serie de Roma y me voy a conformar con eso.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s