literatura, Novela

Las cien voces del diablo, Ana Cabrera Vivanco

Las cien voces del diablo

Ana Cabrera Vivanco

Editorial: Grijalbo

Páginas: 288

ISBN: 978-84-2534-564-7

“Era un hombre sin final, uno de aquellos que te matan de gusto en la cama, se van sin decir adiós y la dejan a una muerta pero agradecida de por vida.”
Los amores irrefrenables y desbordantes de Jacinto siembran la caribeña Villa Veneno de una estela de pasiones prohibidas, de las que nace un joven cuyo destino se verá irremediablemente marcado por la tragedia. En un pueblo donde el aire huele a orquídeas, las mentiras se retuercen como enredaderas y el amor crece en las espinas de las rosas, un día la tentación y la culpa amenazan con cobrar su precio a sus habitantes.
Una historia arrolladora y sensual que envuelve al lector en un torbellino de pasiones y secretos, y que Ana Cabrera Vivanco narra con una magnífica voz propia tan audaz como subyugante.

Las cien voces del diablo es una novela puramente latinoamericana lo que conlleva muchos elementos positivos pero también algún que otro negativo.

 La trama de esta novela tiene un punto de origen el joven Lucifer Domínguez Amargo que ha  muerto a la joven edad de veintiún años. A partir de su persona se va trazando una novela puramente narrativa y en la que los diálogos son islas solitarias entre un mar de párrafos.

Para contarnos quién es ese joven la autora retrocede hasta sus abuelos,  el coronel Celestino Amargo y su esposa María Cecilia de los Milagros. Ellos tuvieron un amor apasionado, lujurioso y con un triste final. De su matrimonio nacieron dos hijas, Leonor, la madre de Lucifer, y Nina. La primera fuerte y decidida, la segunda enfermiza y soñadora, además de poseer un peculiar poder para indentificar los olores y los colores.

Alrededor de esta familia se van uniendo diversos personajes, como Venancio el marido de Leonor, o su hermano Jacinto, amante de Leonor, padre de Diablo y prometido con Nina, y multitud de vecinos que van pululado y que configuran una historia muy coral. La muerte de Diablo solo sirve de pretexto para narrar la vida de una pequeña aldea cubana en los albores del siglo XX.

Cada uno de los personajes que vamos viendo en la novela representa un personaje “típico” de toda novela de pueblo. Están las familias pudientes, poderosas, respetadas y con el poder de hacer casi lo que le da la gana sin rendir cuentas a nadie, papel que en este libro corresponde a Leonor; contamos con una mujer de mala vida, prostituta y ahora dueña de una gran riqueza que ha hecho de su casa un lugar de perversión aunque es una mujer muy generosa y no le importa ayudar a los más necesitados, es Amanda, hija bastarda de un señor del pueblo y expulsada junto a su madre del pueblo por ser de moral muy relajada; está la joven silenciosa, frágil, con cierto poder oculto que es Nina; el cura del pueblo, hombre guapo de rubio cabello que cree en Dios y que se desespera en ocasiones de las actitudes de sus fieles, también es un hombre al que el amor coge desprevenido; Jacinto hombre que adora a las mujeres y que no duda en acostarse con cuantas caen en sus brazos, no le importa que ésta sea la mujer de su hermano; la criada negra que cuida de la casa… También contamos con otros personajes secundarios que dan mucha vida a la historia. Todos están muy bien definidos y son perfectamente distinguibles los unos de los otros.

“Las cien voces del diablo” es un libro iberoamericano porque tiene una prosa muy trabajada en la que se intenta desarrollar al máximo los sentidos y que tienen su culmen en el personaje de Nina que puede identificar a una persona en la distancia con solo su olor.  Una característica también propia de esta literatura que explota al máximo el realismo mágico.

Pero además de los olores, no solo identificables por Nina, está la vista, con los jardines de orquídeas de María Cecilia y que a su muerte sobreviven aportando mucho colorido a la narración.  Pero también son estas flores un pretexto para tramar otro sentido, el tacto  que viene con una alta carga sexual primero por parte de los abuelos de Lucifer y luego con la presencia de una joven prostituta que se presenta en el pueblo completamente desnuda montada a caballo para desesperación de las mujeres y disfrute de los hombres.

Es un libro en este sentido muy sexual, con algo también de sensualidad, pero principalmente sexual, ya no solo por su referencia a las distintas partes del cuerpo implicadas en el proceso sino que los contactos que se dan entre los personajes vienen o de relaciones sexuales cargadas de desesperación por un amor que no se es capaz de controlar o bien por ser un simple intercambio de goces.

 Como elemento negativo está el uso del vocabulario en el sentido de que la autora eligen en muchas ocasiones palabras completamente desconocidas por estos lares. En problema no es tanto que no sepas una palabra, el problema es que no puedes deducir qué es. A la hora de referirse a diversas cuestiones no sabes si está hablando de un árbol, de una planta o de un bicho. Personalmente no me gusta leer con un diccionario al lado y más sabiendo que esas palabras son tan “cubanas” que no las utilizaré nunca.

Si bien esto es un problema también tiene una vertiente un tanto positiva en el sentido de que le da un “aire” mucho más isleño, más cubano, más tropical a la novela.

Para salvar los problemas que conlleva un vocabulario determinado está el hecho de que el libro desarrolla una trama muy bien pensada, con giros y vueltas de tuerca gracias a la gran diversidad de personajes y a un amplio espacio temporal que permite jugar con situaciones determinadas. Siempre pasa algo, no hay un momento de descanso y mantiene al lector atento a las andanzas de los diversos personajes.

 Las cien voces del diablo es un libro muy interesante, aunque creo que no es apto para todos los lectores porque es un libro puramente narrativo, hay muy pocos diálogos, está lleno de palabras desconocidas, su manera narrativa está cargada de recursos literarios que intentan explotar al máximo los sentidos y su argumento se parece a veces a una telenovela. Si se busca una lectura directa, desnuda, objetiva no es el libro que yo recomendaría. Ahora bien si se quiere uno sumergir en un baño de sensaciones, con personajes a veces llevados hasta los extremos esta puede ser una buena novela para leer.

Clasificacion: 7/10

Quizá te interese

La voz
Entre las cenizas
La plata de Judas
Tiempo muerto
Anuncios

6 thoughts on “Las cien voces del diablo, Ana Cabrera Vivanco”

  1. Que magnifica reseña! Veo que coincidimos en todo. Ya sabes que a mi también me gusto mucho, a pesar del tema del vocabulario y también considero que no es para cualquier lector.
    Besos

  2. Me ha encantado tu reseña, es muy completa y recoge muy bien la esencia del libro. Yo también lo leí hace unas semanas y me encantó, aunque es cierto que no es un libro para cualquier lector por la forma en que está narrado. Saludos!

  3. No he leído el libro, pero tras leer tu buenísima reseña, está bastante claro el libro que me voy a encontrar cuando lo lea. Me da un poco de pereza lo de tantas palabras desconocidas, pero, a pesar de eso, lo voy a leer, que tiene una pinta bastante buena.
    Besotes!!!

  4. Coincidimos en algunas cosas, como reflejé en mi reseña, aunque mi nota final fue la máxima. Quedé prendado de cada página, de cada personaje y de cada giro argumental.

    ¡Saludos!

  5. Hola!!Yo estoy en proceso de lectura del libro y creo que no voy a coincidir contigo en muchas cosas. Pero no quiero adelantar acontecimientos porque tengo que acabarlo, reposarlo y hacer su correspondiente reseña. Me gusta tu blog =)

    Te espero, si quieres, en cargadadelibros.blogspot.com

    Saludos

  6. Que reseña tan bonita y tan buena, a mi el libro tambien me ha gustado, y coincido contigo en muchas de tus apreciaciones, a mi tambien me ha molestado un poco el vocabulario que ni por el contexto se deducia pero lo he salvado como buenamente he podido, porque tampoco me gusta leer con un diccionario en la mano. Y los giros me han seducido mucho, si yo valorara seguro que le hubiera dado más nota que tu, pero no esta mal. También pienso que no es una literatura para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s