literatura, Novela romántica

Mi otra vida, Allison Winn Scotch

Mi otra vida

Allison Winn Sctotch

Editorial: Ediciones B

Sello: Vergara

Género: Novela contemporánea

Páginas: 299

ISBN: 978-84-666-4013-8

Precio: 17,00 €

Jill tiene aparentemente todo lo que una mujer puede desear, pero no es feliz en su matrimonio y se pregunta qué hubiera sido de su vida si nunca hubiera dejado a su novio anterior.

Después de que su masajista le desbloqueara su chi, despierta una mañana para encontrarse con que ha retrocedido siete años en el tiempo y tiene la ocasión de cambiar sus antiguas decisiones.

Mi otra vida parte de idea de que en un determinado momento, una decisión, un giro en una esquina hace que nuestra vida cambie. Pero ¿qué pasará si se volviera a este lugar y se tuviera la oportundidad de cambiar? ¿Seguiría este mismo destino o me construiría otro distinto?

Esta respuesta se trata de resolver a través de Jill, quien a través de su experiencia contada en primera persona ve su oportunidad de cambiar después de un masaje.

Lo primero que tengo que decir es que me ha decepcionado mucho el libro, el argumento prometía ideas interesantes, y en la solapa frases como “tras leer esta novela hilarante, puede que uno retome la ajetretada vida de siempre con un poco más de alegría” o “Te mantendrá en ascuas hasta el final” me impulsaron a cogerlo frente a otras novedades. Pero la realidad ha sido distinta y la culpa la tiene la protagonista, que me ha parecido demasiado superficial y egoísta, además de no tener las ideas demasiado claras.

Jill es una mujer de su casa, ha trabajado en una importante agencia de publicidad y ahora es toda una señora que solo tiene que cuidar de su hija Kate, que aún no tiene un año, y de su casa. Nada más. Tiene tendencias obsesivas que la llevan a leer todas las revistas habidas y por haber y seguir sus consejos la pie de la letra. De este modo ha conseguido saber qué sofá es el mejor para una habitación, cómo sacar una moneda de una oreja de un niño y convertirse de pronto en la animadora de un cumpleaños, … Sus conocimientos sobre niños vienen principalmente de lo que ha leído en las revista  como  “Ser padres”  ( después de acostar a Kate se quedaba toda la noche leyendo las revistas o navegando por la red para buscar información sobre bebés) y luego de su experiencia como madre. Con respecto a su marido, Henry, ahora que tiene un buen puesto de responsabilidad tiene que viajar mucho y ella se siente algo sola. Parece que su matrimonio no es el mismo que en sus primeros años de casada, se ha estancado.Cuando se entera de que su ex novio Jackson se va a casar vuelve a pensar en él y en lo que hubiera sido su vida si hubieran rompo.  Para quitarse todas las penas se va a un masajista y este le masajea el “Chi”  que lo tiene bloqueado. Y ala a retroceder en el tiempo. Ni máquina de tiempo, ni tormenta extraña, ni caídas en cuevas profundas, ni soplar las velas del cumpleaños… lo único que necesitas es que te toquen el Chi.

Una vez que Jill ha retrocedido en el tiempo se encuentra con que aún está con su novio Jackson en un momento en el cual no conoce a Henry. ¿Qué hará ahora? Pues después de darse cuenta de que está el el 2000, y que ha dejado atrás su vida no tiene problemas en acostarse ese mismo día con su novio que para eso lo tiene y pasa de su marido y de su hija. A empezar una nueva vida y a los demás que le den. Eso si para no parecer excesivamente fría, se acuerda de Kate, cada dos por tres, Kate por acá, Kate por allá; con respecto a su marido Henry lo menciona pero casi siempre para quejarse.

Se puede apreciar que no me ha gustado la protagonista porque deja su pasado como si nada. Puede que no fuera el mejor, pero tenía cosas buenas, una hija y un marido al que “supuestamente” quería. Con esto no digo que no deba explorar las posibilidades que ahora se lo ofrecen, lo que no me ha gustado es que lo olvide todo tan fácilmente y no sienta remordimientos por lo que ha perdido.

En esta otra vida tiene un abanico de posibilidades abiertas que puede explorar: está su relación con Jackson. Es verdad que tiene ahora una nueva oportunidad de hacer algo diferente pero aún así de parte de ella todo son quejas: por la relación que mantiene con su madre, por que no escribe su novela… No aprecio amor entre ellos ya que Jill lo ve no como es, sino cómo debería de ser: un gran escritor, y como no es así cuando lo menciona es para criticarlo o para pensar “qué buena persona soy ahora porque no me paso el día peleándome con él por que no tiene ambiciones o porque está demasiado apegado a la arpía de su madre” . Cuando aparece Henry, también hay una dualidad, cuando lo tiene delante solo se acuerda de  los malos momentos que pasó con él, pero en cuanto no está se acuerda de lo bueno que era.  Al igual que con Jackson no aprecio en ningún momento sentimientos de amor profundo por su marido, no la veo enamorada. No he leído nada que me haga pensar “vaya, se ha vuelto a enamorar hasta las trancas de Jackson/Henry” lo que hace que la historia sea algo fría de sentimientos.

En el plano más personal y para darle más interesé a la historia Jill había sido abandonada por su madre cuando contaba con diez años. En el 2000 ésta se puso en contacto con ella para entablar una nueva relación. Aquí viene una paradoja Jill tiene todo el derecho a estar enfadada por el abandono de su madre, porque la dejara sola, por no haber crecido a su lado, pero ella no se plantea que está haciendo lo mismo con su hija a la que supuestamente adora (aunque luego dice que no sintió nada por Kate hasta pasados unos meses) negándone incluso su existencia.

En cuanto a sus amigos, ha podido recuperar a su mejor amiga Meg, quien falleció en un accidente de coche. Es una joven adorable casada con Tyler desde hace años, entre ellos hay un gran amor y ahora están buscando un hijo desesperadamente. ¿Qué harías si supieras que dentro de unos días tu mejor amiga perderá el niño?  Pues lo que hace Jill es dejarla tirada porque está demasiado ocupaba subiendo puestos en el trabajo. ¿Qué harías si conocieras que no sería el único aborto? Jill no hace nada de nada.

Nos queda el plano laboral. Ahora nuestra perspicaz protagonista con todo su saber de su pasado puede plantear una estupenda campaña de publicidad para Coca Cola, lo que le permite ascender como la espuma, algo que no había logrado antes. Y lo hace asumiendo ideas que habían aportado sus compañeros cuando realizaban la campaña años cuando todavía trabajaba, antes de que ella diera el salto al pasado. Ríete tú de los trepas.

Como se puede apreciar no me ha gustado el libro porque no llegué a congraciarme con su protagonista, la considero egoísta en grado sumo e incapaz de mirar más allá de sus propios intereses. Además de una quejica a la que nada le parece bien y que se pasa la vida poniendo pegas a sus relaciones tanto con Jackson como con Henry. Marido que es el único que vale la pena como personaje pero no del todo aprovechado.

Puede que para otras lectoras o lectores les guste su personalidad pero yo cuando me enfrento a Jill veo a una mujer que tiene una enorme casa perfectamente decorada según sus gustos, sin problemas económicos, con una hija pequeña sin problemas de salud y adorable, un marido un tanto ausente pero que la quiere. ¿Qué problema tiene esta mujer? pues al parecer muchos ya que como bien dice

“O estoy dándole el pecho o la estoy cambiando o bañándola o jugando con ella; y cuando llega la canguro, ¡tengo que ir a comprar cosas! ¡No tengo ni un segundo de tiempo libre!”

Ríete de las madres trabajadoras con más de un hijo que tienen que trabajar fuera, hacer las labores domésticas, comprar y demás, y todo sin tener un canguro o un marido que las pueda ayudar.

Para cerrar la reseña comentar que el final es absolutamente precipitado y sin sentido y que no aporta nada a la historia más que darle un buen final a la protagonista, que por otra parte no creo que merezca.

Con Mi otra vida no he me reído nada, así que no entiendo lo clasificaran de hilarante, tampoco creo que sea un “vistazo inteligente y divertido a las decisiones que tomanos” porque como ya he dicho no es nada divertido y con respecto a la inteligencia sería correcto si asimilamos el término a un brutal egoísmo. No es fascinante y por favor, que no la conviertan en película. No me ha parecido una novela perspicaz, ni sincera, ni fantástica, ni de lectura obligada, ni ágil, ni absorbente, ni que recurra a la gran compresión humana, ni que huya de soluciones fáciles, ni tampoco me ha mantenido el ascuas hasta el final. Todos estos calificativos estaban en la solapa del libro, lo que me lleva a pensar que no hay que fiarse de todo lo que está escrito.

Calificación: 5/10


Quizá te interese

Oksa Pollock y el descubrimiento de Edefia
Todo lo que muere
En el país de la nube blanca
No abras los ojos

Anuncios

2 thoughts on “Mi otra vida, Allison Winn Scotch”

  1. Menos mal que al final pasé de esta novela!
    No soy partidaria del género chick lit pero suelo caer con bastante frecuencia y este es uno de los que me llamó la atención.
    No me extraña que te haya decepcionado, una protagonistas de esas caracteristicas chafa la historia a cualquiera.
    Me ha pasado mucho que una novela ponga que es para partirse de risa y yo me quede con cara de circunstancia toda su historia xDD

    un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s