Ciencia ficción

Código fuente

Código fuente (ficha técnica) es uno de los estrenos de comienzos de año que decidí no ver en el cine sino esperar a su estreno en DVD que se produjo a principios de agosto. Mi decisión venía principalmente a que si bien el argumento parecía interesante y las críticas eran muy recomendables, mis anteriores experiencias con el género de la ciencia ficción no fue muy buena. Me acuerdo de Repomen y de su decepcionante desarrollo, o de Los sustitutos con un peluquín de lo más amarillo.

Me pasa igual que con las cintas de extraterrestres que  las observo con mucho escepticismo pero siempre con la esperanza de encontrarme con una buena película.

Razones buenas o no, el caso es que Código fuente fue catalogada ya desde su estreno en la pantalla grande como película de alquiler de DVD. Y no me arrepiento de mi elección.

La trama es la siguiente.

El capitán Colter Stevens (Jake Gyllenhaal), un soldado que forma parte de un programa experimental del gobierno para investigar un atentado terrorista, despierta en la piel de un viajero del tiempo cuya misión es vivir una y otra vez el atentado a un tren hasta que consiga averiguar quién es el culpable. Guiado por una oficial de comunicaciones (Vera Farmiga) que controlará a Stevens en su viaje a través del tiempo, en el tren el joven conocerá a una viajera (Michelle Monaghan) con la que se implicará emocionalmente.

 El argumento es sumamente atractivo, un joven capitán Colter Stevens se ve envuelto sin saberlo en un accidente de ferrocarril metido en un cuerpo que no es el suyo. Cuando todo pasa se despierta en una especie de burbuja de metal y cables sin saber por qué está ahí pues no recuerda gran cosa de los últimos meses. ¿Estamos ante un experimento del ejército? ¿Existe una máquina controladora del tiempo? ¿Se puede cambiar el pasado?

Son preguntas que pueden plantear unas más que interesantes respuestas. Éstas pueden tomar diversos carices que van desde la comedia con “Atrapado en el tiempo” de Bill Murray hasta el thriller ” Déjà vu” con Denzel Washington. También contamos con cintas en las que se juega con el tiempo como elemento visionario que uno  desea cambiar, el periodo de tiempo antes de saber qué sucederá dependerá, puede ser de años, de meses, de días o de segundos, es el caso de “Next” de Nicolas Cage. Es la imaginación del guionista quien determina el papel que cada uno juega en el guión.  Todas esta referencias nos llevan a que la propuesta de Código fuente no es novedosa, en ningún aspecto: un grupo de personas perteneciente al gobierno intenta cambiar el pasado e impedir un grave ataque terrorista, por lo que la cinta se ve abocada a innovar en algún sentido. Y lo logra al menos los primeros momentos del metraje porque nos presentan algunas ideas muy provocadoras pero que se desinflan enseguida.

Las causas de que esta cinta no llegue a sobresalir son varias. Una de las más inquietantes es la dualidad argumentativa que presenta la película. Contamos con dos misterios, el primero resolver el ataque contra el tren y el segundo averiguar qué pasa con capitán. La primera se resuelve de un modo un tanto “descontrolado” y en una hora ya está todo resuelto, lo que nos deja el resto del metraje para imaginar qué pasa con el capitán Stevens y por qué está encerrado en una especie de burbuja de acero. Son dos líneas argumentales distintas que no discurren parejas con lo que hay un cierto desequilibrio entre ellas. Una persona mal pensada o simplemente que ya visto ya un poco de todo podría pensar que a la hora de plantearse el guión solo lograron escribir una historia que daba para una hora, ampliar este tiempo solo supondría repetir y repetir una escena una y otra vez (aquí también lo hacen), lo que les llevó a introducir otro elemento de intriga que adquiere a la larga un toque romántico que también está metido con calzador en algunos momentos.

Pero tampoco es que sea una mala cinta. Tiene una serie de virtudes, unas de ellas que es que no es nada pretenciosa ya que desde el principio, desde las primeras escenas nos damos cuenta de que no estamos viendo una gran superproducción llena de efectos especiales que enmascaran una total falta de imaginación.  No se acude a trucos visuales para atrapar al espectador sino que usar el truco más antiguo: contar lo menos posible de lo que ocurre, solo decir lo imprescindible para que uno no esté muy perdido. Se agradece el tono modesto que presenta.

A la larga Código fuente resulta entretenido a nivel global aunque también la puedo definir como “decepcionante” también  porque desprecia multitud de matices que hubieran dado a la cinta una calidad seguramente muy superior a la que tiene.  Es una pena que no se atrevan a arriesgarse en propuestas más rompedoras.

Por último comentar las actuaciones, me ha gustado Jake Gyllenhaal, lo hace muy bien, al igual que Michelle Monagham pese a que le ha tocado un personaje poco aprovechado.  El resto pasable.

Como he dicho al principio me alegóo no haberla ido a ver al cine y haberla dejado como cinta de fin de semana de DVD.

Calificación: 5/10

Quizá te interese

Capitán América  Harry Potter  Super 8
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s