literatura, Novela fantástica

Bajo la hiedra, Elspeth Cooper

Bajo la hiedra

Elspeth Cooper

Editorial:  Editorial Planeta

Sello: Minotauro

Género: Fantástico

Páginas: 424

ISBN: 978-84-450-7815-0

Trilogía: The Wild Hunt 01

Gair ha sido condenado a muerte. Escucha música, música poderosa, y en la ciudad santa eso sólo puede significar una cosa: es un brujo, y ha de morir en la hoguera. Aunque consiga escapar, los caballeros de la Iglesia y su cazabrujos le perseguirán sin tregua, mientras su incipiente poder amenaza con destrozarlo por dentro.

No hay esperanza… …ninguna, salvo una hermética orden, que también ha sufrido la persecución hasta ser prácticamente aniquilada. Si Gair consigue escapar, si consigue dominar sus peligrosas capacidades mágicas, si consigue encontrar a los guardianes del Velo, entonces quizá esté a salvo.

O puede que descubra que su lucha no ha hecho más que comenzar… 

 Bajo la hiedra es la primera entrega de la trilogía “The wild hunt” que supone el debut en el mundo literario de la autora británica Elspeth Cooper.

Este libro llega bajo una fuerte campaña publicitaria que lleva a denominarlo como el mejor debut de fantasía del 2011. Supongo que la palabra con la que nos debemos quedar es con “debut” ya que comparar esta obra con la de grandes escritores fantásticos como Brandon Sanderson, Joe Abercrombie, o el genial George R. R. Martin que también han sacado libro este año es un tanto arriesgado. Nos debemos quedar entonces con la idea de que con esta novela se nos abren las puertas para conocer una nueva escritora que puede aportar cosas diferentes al género.

Ya centrándonos en la novela está protagonizada por un joven llamado Gair, quien se nos presenta en una situación muy desastrosa, está a punto de sufrir la condena de su gente acusado de ser un brujo. Del joven sabemos muy pocos, tiene a penas veintiún años y se ha pasado gran parte de su vida en una orden religiosa después de que sus padres adoptivos descubrieran sus “facultades” y temeroso de lo que era decidieran llevarlo al convento. Allí ha pasado los últimos diez años, viviendo como un novicio al servicio de la Diosa. Su vida era relativamente feliz pero no puede dejar de escuchar una música, un canto que lo llama de vez en cuando y que le permite hacer cosas increíbles, como encender fuego a distancia. Por desgracia  es descubierto por uno de sus compañeros y sometido a juicio por los suyos que lo han condenado al destierro y a llevar un símbolo marcado con fuego en su mano como muestra de lo que es, un brujo, una abominación que hay que destruir. Por suerte en su camino se cruza un anciano, Alderan, que decide ayudarlo a escapar de la ciudad y de una muerte segura.

Ambos emprenden un viaje hacia el sur, hacia la casa del anciano. La relación entre ellos remota la clásica estructura maestro-aprendiz, tantas veces vista, no solo en libros de fantasía. Se juega con los secretos que oculta Gair y también con los de Alderan que poco a poco se van descubriendo. A media que pasan los días y las millas el anciano le hace una propuesta al joven Gair para que vaya con él a su hogar, a una de las Cinco Islas donde está una escuela de personas que son capaces de usar el canto. Volvemos a retomar la idea de una escuela de aprendizaje, que nos recuerda a otras novelas muy populares. Por esta parte nada nuevo.

Con respeto al ámbito mágico, hemos comentado que existe en este mundo un canto, que supone poder “oír” los sonidos de las cosas y a partir de él crear magia que se refleja en poder crear y moldear el fuego, la tierra, e incluso el propio cuerpo a través de la curación o de la transformación. Podemos usar esta magia para crear muros invisibles protectores. Elemento importante éste porque el mundo donde vive Gair está en contacto con otro mundo en donde viven ángeles y demonios. Entre ambos mundos está el Velo, un muro invisible que separa y protege el mundo de Gair de lo que existe en el otro lado. Para proteger el Velo están los Guardianes del Velo que se encargan de que el muro mágico siga en pie y que se preparan en la academia de Alderan. Durante miles de años no ha habido problemas pero desde hace tiempo están apareciendo grietas en el Velo que hacen que seres del otro lado penetren en el mundo de Gair y causen muerte y destrucción.

 Todo este entramado es la base de la novela de Elspeth Cooper. Tenemos por un lado un joven ignorante (más o menos porque no estamos hablando de un crío) de su poder que acude a una “escuela” para aprender a usarlo,  recordamos a Harry Potter o a Kvothe de El nombre del viento; contamos con un anciano que le ayuda a sacar todo su potencial; con una maestra Aysha, que se convierte en algo más; un enemigo, Savin, antiguo alumno que desea poder; con mundo religioso rígido y controlador que nos recuerda a la Iglesia Católica pero que reza a la Diosa, donde sus sacerdotes además son guerreros que han luchado contra los hombres que habitan en las arenas (recuerdos de los Templarios), y en los que los juegos de poder son importantes, en este caso tenemos presente La mano izquierda de Dios de Paul Hoffman y su fuerte ambiente religioso.

 El mundo creado por la autor es una peculiar mezcla que también nos recuerda a El hombre marcado por la existencia de lugares con grandes y altas montañas en la que la nieve es constante y otros donde dominan las arenas. Es un mundo que no podemos clasificar de feudal porque si bien tiene toques que parecen ubicarlo en esta época, sobre todo cuando leemos la parte dominada por los religiosos, otros están un tanto desligados y que parece más moderno, es la parte de la escuela.  En este aspecto le falta más definición a la hora de establecer escenarios y de jugar con sus posibilidades.

Con respecto a los personajes, están bien trazados pero son demasiado clásicos en el sentido de que los hemos leído en otras novelas por lo que no aportan nada nuevo, lo que implica que sus acciones sean más o menos previsibles. Sabes qué van a decir o cómo se van a comportar cada uno antes de que lo hagan. Lo bueno es que les coges aprecio, sobre todo al protagonista, al que no te importa seguir en sus aventuras.

En este punto, quizá por ser la primera novela y por ello ser la presentación, se hecha de menos una mejor configuración de las distintas razas que pueblan este mundo. Es posible que en las siguiente novelas se desarrolle sus peculiaridades más pero aquí nos deja demasiado a oscuras. Sabemos que hay humanos, unos normales y otros capaces de escuchar los sonidos de la magia y también hay elfos, aquí un inciso, personalmente su aparición me pareció un tanto forzada, es como si la autora ya a medio camino de la novela se acordara de que está escribiendo una novela fantástica y pensará “oh, ¡se me olvidaron los elfos¡, pues vale ahora los meto acá y los hago marineros”. De los demás seres no se sabe gran cosa, salvo que hay demonios y también ángeles.

Otro elemento a destacar en la manera de enlazar las escenas o el hilo narrativo que en ocasiones va a saltos y que provoca un ritmo algo irregular en sus pequeños detalles. Me explico. La novela se va a configurar al final en dos grandes escenarios, el de Gair, y el de  Ansel el preceptor de la orden religiosa en la que se crió nuestro protagonista, uno en plena juventud con toda una vida por delante y el otro viviendo los últimos día de su vida. Con ellos están unos secundarios muy jugosos como el Guardián del Velo Marsen o el caza brujos Pieter, a los que no se les saca provecho y que aparecen y desaparecen de una manera un tanto desordenada lo que le quita coherencia al conjunto final.

Pero no todo son problemas la manera narrativa es muy fluida, sin grandes elementos descriptivos,  lo que la convierte en una lectura muy fácil.  Pero para ello hay que pasar de cierta página, y en concreto del capítulo cuarto en el que uno puede quedarse atascado sin remedio, y sería una pena porque si bien no es una gran novela de fantasía si es una propuesta interesante para los amantes de este género.

Bajo la hiedra es un libro que al final me ha terminado gustado, no me ha levantado pasiones como la trilogía de Joe Abercrombie o de Brandon Sanderson pero me ha gustado. Salvo por un par de detalles, el primero es el capítulo cuarto “El guardián del portal”, donde a la autora se le fue la mano con su toque mágico y bucólico dando lugar a una sucesión de escenas aburridas y que no pegan nada ni con lo anterior ni con lo que viene después. Si no lo lees no pasa nada. El otro detalle es el poder de transformación de Gair pero ya es una cuestión personal mía, porque los únicos personajes que me gusta que se transforme son los hombres lobos porque cambian de forma pero mantienen sus masa, algo que no ocurre aquí ya que Gair, un joven alto y bien plantado se transforma en un azor.  Y no me salen las cuentas porque cómo pasas de ser un ser humano de ochenta kilos a ser un pájaro de un kilo. Me temo que en este sentido mi parte racional domina su pasión por la fantasía.

Ya por último comentar que la serie está compuesta por los siguientes libros, los dos últimos todavía sin publicar en inglés, pendiente de que su autora los termine.

1. Bajo la hiedra, por cierto una portada bastante mejor que la inglesa.

2. Trinity moon

3. The dragon house

Clasificación: 6,75/10

Quizá te interese

Carta Blanca, Jeffey Deaver
Tus malas costumbres
En el país de la nube blanca
No abras los ojos
Anuncios

4 thoughts on “Bajo la hiedra, Elspeth Cooper”

  1. No es de mis géneros favoritos pero desde que salió a la venta me llamó mucho la atención y quiero leerlo, aunque las reseñas que he visto lo ponen muy mal, me alegro de que en tu caso la lectura haya sido más positiva, supongo que algún día acabaré leyéndolo
    besos

  2. Pues perdóname pero me resulta algo bastante incomprensible que, gustándote la fantasía, no logres “aceptar” que un humano pueda convertirse en ave por efecto de la magia O_O.
    A mí sí me ha gustado mucho la novela. Es posible que no suponga una revelación o revolución en el género, pero su lectura es muy hermosa.
    Un saludo bajo la hiedra :o).

    1. Me gusta mucho la fantasía, es uno de mis géneros preferidos pero hay ciertas cuestiones que no me terminan de convencer sobre todo las que tiene que ver con las transformaciones. Acabo de leer !Zas¡ y en ella hay dos mujeres, una es una mujer lobo y otra vampiro, y ambas se pueden transformar tanto el lobo como el murciélago, lo bueno es que cuando lo hace la vampira no se convierte en un solo murciélago sino tiene que crear docenas de ellos para que tanto su peso como “humana” y su peso como “murciélago” sea igual. Personalmente esto me parce lo más lógico. Como dice la ciencia ” nada se crea ni se destruye solo se transforma”.

      1. Madre mía! XD Si me parece una visión estupenda, para ser original y verlo desde un punto de vista único, pero por los dioses, no se puede tomar una novela, la fantasía o la transformación, como una fórmula de física. Si hasta aquí vamos a imponer la ley de la ciencia… jopé, no sé para qué leemos sobre lo imposible 😉
        Besotes fabulosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s