Animación, Cine

El gato con botas

Después de la más que decepcionante Sherk 4 que demostró que la franquicia del ogro verde estaba más que agotada podemos encontrarnos en la pantalla grande las aventuras de “El Gato con botas” dirigida por Chris Miller responsable de la aburridísima “Sherck 3”, sin duda la peor de la serie. Sherk fue una película que arrasó en su momento por la peculiar manera de contar los cuentos de toda la vida. Tenía desde el principio un final cerrado que debido al éxito propició que se realizaran tres películas más. Siendo sinceros, a partir de la segunda entrega hemos asistido al declive de un personaje y de una idea explotada hasta sus últimas consecuencias, película tras película iba desapareciendo el encanto de la primera para caer en una espiral cada vez más acusada de vulgaridad y previsilidad.

Agotados los personajes de color verde Dream Works en un alarde de originalidad deciden seguir explotando la gallina de los huevos de oro, nunca mejor dicho, y darle un papel protagonista a uno de los secundarios. Asno estaba descartado, su papel como amigo pelma de ogro era tan acusado que no daba para crear un personaje de aventuras con entidad propia. El más apto era Gato, al que Antonio Banderas ponía voz y que hizo que Sherk 2 no fuera un desastre total. A partir de ese momento, una vez elegido el protagonista se comienza con la ardua tarea de crear una historia que nos cuente la vida de Gato antes de que se uniera a Sherk y Asno, y de ahí a la película, El gato con botas (ver ficha técnica)

Este es un punto muy delicado pues se presentan dos alternativas. La primera es adaptar el cuento original del Gato con botas de Charles Perrault a los tiempos modernos, la segunda crear una historia que no tenga nada que ver con el cuento clásico. Se optó por la segunda opción. Elección que no ha sido del todo acertada porque el peso del actor que le presta la voz, Antonio Banderas, es tan elevado que convierte a Gato en un Zorro de cuatro patas y de color anarajando.

La historia arranca con Gato que durante un golpe frustrado se encuentra con Kitti, una gata negra muy resultona que es además una experta ladrona. Ella le llevará a Humpty Dumpty (personaje popular inglés que aparece en Alicia en el país de las maravillas) un huevo al que conoció de niño en el orfanato y con el que compartió la búsqueda de las judías mágicas que llevarían a un castillo del cielo donde está la oca que pone huevos de oro. El más avispado será capaz de identificar la heterogénea mezcla argumentativa sacada de diversos cuentos populares, por un lado está el zorro gatuno, por otra un “huevo” con aires de criminal, por otra unas judías mágicas y una oca que te puede hacer rico.

A esto le añades un toque de película del oeste, con grandes espacios abiertos en los que domina las rocas y el polvo, lo salpicamos con un pueblo mexicano estilo serie B, y le ponemos como guinda múltiples guiños al Zorro de Banderas que aparecen a veces bien disimulados pero que en otras ocasiones son tan evidentes que sonrojan, elementos musicales incluidos. En este punto no tengo muy claro qué es lo que querían hacer, si una película del oeste con cierto aire de cuento de hadas, o un cuento de hadas con cierto aire del oeste.

En cualquier caso el resultado no ha sido bueno porque le falta imaginación, chispa y gracia, no solo a la trama sino también a los personajes. Resulta fallida el intento de crear tensión romántica con la gata Kitty, una ladrona de uñas limpias que tiene una máscara gatuna que nos recuerda a la Catwoman de Batman. Personaje que se presenta como sensual y respondona pero que es un simple adorno que sirve para que gato demuestre sus dotes seductoras. Con respecto a Humpty lo mejor que puedes hacer es no odiarlo, porque si lo detestas desde el principio ya no habrá nada que pueda salvar la película a tus ojos. De Gato poco hay que decir que no se haya dicho, es el Zorro en plan gato, un personaje de acción y poco más.

Teniendo en cuenta todo esto “El gato con botas” podemos considerarla una película aceptable en su conjunto. Como elemento de entretenimiento es apta, no te invita a marcharse de la sala o a dormir como la última de Sherk; técnicamente es correcta, no aporta escenas nuevas o impactantes que nos dejen asombrados, su guión con esa mezcla mal ensamblada de elementos no invita al espectador a participar de la aventura.

Como valoración personal comentar que a diferencia de otras películas en esta no me he reído en ninguna ocasión, ni tampoco se me ha encogido el corazón por alguna escena tierna. La verdad es que me ha dejado un tanto indiferente. Creo que si fuera más divertida mi crítica no sería tan feroz. Tampoco ayuda que el acento del gato me llegara a saturar.

Con todo esto queremos decir que los niños no se aburrirán excesivamente con ella pero tampoco se apasionarán. Los mayores pueden llegar a disfrutarla si no son muy exigentes. Por mi parte, decepcionante.

Calificación: 5,5/10

Quizá te interese


Four lions  X Men. La primera generación Contagio
Anuncios

5 thoughts on “El gato con botas”

  1. Buen comentario. Estoy de acuerdo en que podía haber sido mucho mejor la historia. Las imágenes son buenas y el gato tiene su encanto.

  2. Yo si tuviera que ir al cine con los pequeños me esperaría a ver la nueva que estrenan dentro de poco que tiene como argumento la Navidad. Dicen que es muy buena pero ya se sabe uno no se puede fiar de la publicidad.
    En cuanto la vea ya os contaré qué me pareció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s