Novela negra, Policíaca

La última causa perdida, Dennis Lehane

Han pasado doce años desde que Amanda McCready (Adiós, pequeña, adiós) desapareció de su casa de Boston. Ahora, en plena adolescencia, la controvertida Amanda parece haber recuperado su vida, pero vuelve a esfumarse de repente y sin dejar huella. Los investigadores Patrick Kenzie y Angela Gennaro, ahora padres de familia, deberán revivir sensaciones e intuiciones del pasado para dar nuevamente con el paradero de la joven. ¿Será posible que la vuelvan a encontrar, aun cuando parece que Amanda está inexplicablemente conectada con un mundo de crimen organizado y turbios negocios al margen de la ley?

Han pasado once años para que Dennis Lehane retomara con “La última causa perdida” la serie sobre los detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Evidentemente no podía seguir en donde lo dejó porque Patrick y Angela se han sumido en la agradable rutina de la familia. Casados tienen una hija de cuatro años a la que adoran, entre ellos la relación va bastante bien. Su único problema es el monetario pero es una situación temporal hasta que Angela consiga terminar la carrera universitaria que está haciendo y encuentre un trabajo acorde con sus estudios. Por su parte Patrick trabaja para una importante agencia de detectives aunque lo hace de un modo libre, tiene trabajo cuando quiere que investigue un caso, carece por ello de una nómina mensual, lo que le trae algún que otro quebradero de cabeza. Le gustaría estar el nómina, que le ofreciera un puesto fijo pero su peculiar carácter lo frena, si bien es capaz de cerrar la boca cuando la ocasión lo requiera no puede evitar que sus pensamientos le delaten. Su trabajo es aburrido, monótono y está plagado de saludos y grandes sonrisas hacia clientes que no siempre están en el bando correcto de la ley. Pero es lo que hay y tiene que aferrarse a eso, es lo malo de tener una familia, una hipoteca, seguro médico… demasiados gastos y pocos ingresos, no es hora de ponerse escrupuloso con la procedencia de ese dinero, lo único que ambos desean es que Patrick consiga que lo hagan fijo en su empleo y nada más. La explicación de esta nueva manera tranquila y sosegada de vivir con sus ventajas e inconveniente es muy destacada, tanto que ocupa una buena porción de libro, casi toda la primera parte.

Pero en el camino hacia su trabajo se encuentra con Beatrice McCready, quien le reclama después de doce años que vuelva a encontrar a su sobrina desaparecida (historia narrada en la cuarta entrega de la serie Kenzie- Genaro, “Desapareció una noche”). La vida de Beatrice, de su esposo y de su hijo cambió radicalmente cuando Kenzie dio con la verdad. Para Patrick el caso estaba claro, al igual que la verdad y el modo de actuar de la justicia de modo que ha cerrado el caso en un rincón apartado de su mente y ha intentado olvidarlo, o al menos lo intenta. Los intentos de Beatrice de despertar su conciencia, de obligarle a sentirse culpable por devolver a una niña a una madre drogadicta y ausente no funcionan. Pero evidentemente el pasado por muy lejos que esté y por mucho que lo intentes esconder siempre sale a la luz en los peores momentos.

“La última causa perdida” supone retroceder al pasado con la intención de poner punto final quizá a esta serie o al menos es lo que podemos deducir del final. El caso es que volver a buscar a Amanda, la joven desaparecida es volver a la época gloriosa de este peculiar matrimonio, cuando eran más jóvenes, más intrépidos, y no les importaba perseguir a delincuentes y manejar armas. Ahora son una típica familia con problemas económicos por culpa de la crisis, han entrado de lleno en el mundo de cotidianidad familiar. Y ese nuevo entorno se refleja en la evolución de la historia lo que puede suponer un problema a la hora de desarrollar una trama cargada de violencia y humor irónico.

Por eso después de leer el libro me ha dado la sensación de que esas dos características, la violencia y la ironía, no forman parte de los protagonistas quienes asumen en muchas ocasiones un papel secundario. En el caso de Angela está en un segundo plano siempre, en el papel de madre durante el día y estudiante durante la noche, lo que provoca que a la hora de enfrentarse al peligro no lo haga pues debe proteger a su hija, huyendo de la trama principal, siendo en algunas ocasiones un mero testigo secundario y en otras ni siquiera apareciendo.

En el caso de Patrick ya es más difícil relegarlo a una esquina argumentativa porque es el que cuenta la historia y aún así está como apartado porque se nos presenta como un mero narrador de una historia que se engarza perfectamente sola pero que adquiere un rumbo u otro por sus acciones o por su presencia en un lugar inoportuno. Por ello el pulso de este libro no lo tiene él sino otros personajes como la joven Amanda quien a pesar de su juventud maneja los hilos como un maestro, o Yefim miembro selecto de la mafia de Europa del Este que representa mejor que nadie la unión perfecta entre violencia y humor. Ambos son personajes muy destacados que le roban protagonismo a los personajes principales una pareja un tanto deslucida.

A pesar de todo La última causa perdida es un libro que bien vale la pena leer, no llega a alcanzar las cuotas de calidad de otro títulos de este mismo autor pero aún así vale la pena, siempre y cuando no esperes tramas excesivamente enrolladas y personajes muy carismáticos, en la que se supone como la última novela definitiva de la pareja formada por Kenzie y Gennaro.

Por último y como reflexión final que va muy acorde con la sensación general que me ha dejado el libro, es evidente que cuenta con una conclusión clara y rotunda que me parece que también es la declaración de intenciones de un escritor que quiere enterrar definitivamente a estos personajes. Quizá la presión de los lectores o de los editores le llevó a escribir esta novela (explicaría algunas cosas como cierta apatía a la hora de desarrollar ciertas escenas) pero se ve que ya dejado clara su idea de no continuar. Aunque nunca se sabe.

Calificación:5,75/10

La última causa perdida Dennis Lehane  Editorial: RBA Género: Thriller policial – novela negra  Páginas: 318

 

Quizá te interese

Carta Blanca, Jeffey Deaver
Aprendiz de asesino
Perturbado
Una luz en la ventana
Anuncios

2 thoughts on “La última causa perdida, Dennis Lehane”

  1. Pues no he leído ninguno de los libros de esta serie. Lo que me queda claro es que si un día me animo, no debo empezar por éste, que es el último. Porque con curiosidad por acercarme a estos personajes me has dejado.
    Besotes!!!

  2. Hasta el momento, sólo he leído del autor “Shutter Island”, una historia que me enganchó de principio a fin (tengo pendiente la adaptación cinematográfica). Supongo que antes o después volveré a leer algo de este escritor, aunque sopesaré bien las opiniones antes de elegir un título. Muy buena reseña. ¡Felices fiestas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s