literatura, Policíaca

El asesino de mujeres, Martina Cole

 George Markham tiene una afición poco confesable. La cultiva en secreto, a puerta cerrada. Pero ahora la afición de George se está convirtiendo en una obsesión, una obsesión que estalla en una orgía de crueldad y depravación sexual. Patrick Kelly es un tipo duro, muy temido, de los bajos fondos de Londres. Sólo tiene una debilidad: su hija Mandy. Cuando la ve caer víctima de un sádico violador apodado El Destripador de Grantley, Kelly quiere venganza, con o sin ayuda de la policía. Se encarga del caso la inspectora Kate Burrows. Su trabajo es difícil, tanto que le ha costado su matrimonio.

Siente simpatía por Kelly, ella también es madre, pero esa relación cada vez más estrecha con un conocido maleante empieza a poner en peligro su carrera en la policía. Se desata una colosal caza del asesino en la que convergen las fuerzas de la ley y el orden con las del hampa londinenses. Pero Kate tiene miedo de perder todo lo que siempre le ha importado… A manos del asesino de mujeres. 

El asesino de mujeres es la última novela publicada en nuestro país de la escritora policíaca Martina Cole a quien conocimos pro “Más cerca” y “El jefe”.  Autora que parece haberse especializado en trazar la vida de los delincuentes más peligrosos de Londres.

Este libro tiene como eje central la investigación y persecución que la policía está realizando para atrapar a un terrible asesino de mujeres.  Desde el principio el lector sabe perfectamente quién es el asesino, George Markham, un hombre aparentemente pacífico, con un trabajo anodino en una oficina y una mujer autoritaria y muy despótica. No tienen hijos. Pero bajo esta aparente insípida personalidad se esconde un hombre con unos deseos sexuales no satisfechos pues solo encuentra el placer en las revistas donde las mujeres son atadas, golpeadas o humilladas. Pero mientras sólo tuvieses revistas no pasaba nada, y aquí viene el punto de inflexión. Decide ir a  una tienda erótica a comprara más material y allí el amable dueño le ofrece ver películas snuff, es decir, películas donde la mujer muere realmente. Cuando George ve las cintas los pocos criterios que tenía de control se rompen. La diferencia entre hacer el bien y el mal en lo que respecta al trato con las mujeres desaparece porque todas son mala, unas busconas que solo causan problemas.

Ha sido interesante leer como este hombre pasa a ser un terrible asesino, pero lo peor quizá viene de que en ningún momento siente remordimientos, o lástima, sabe que a dejado huérfanos, a maridos desolados con la pena, a padres y madres destrozado pero le da igual. Ellas se lo buscaron.

Para darle un toque más inquietante al personaje de George la autora nos hace retroceder en el tiempo y comprobar como fue un niño humillado y maltratado por su madre, una persona horrible en todos los sentidos. Pero ¿una infancia desgraciada y llena de dolor es una justificación para matar a mujeres a sangre fría?  Es una interesante reflexión en la cual cada uno tendrá sus propias ideas. En la filosofía había autores que consideraban que el hombre es bueno por naturaleza, y otros que no lo es, que es maligno en su origen. ¿Dónde está la verdad?

Independientemente de la respuesta el pasado de George no justifica sus actos porque evidentemente en ningún momento se arrepiente, no está “obligado” a hacer daño porque alguien se lo mande, sino que lo hace porque quiere y disfruta con la violación y el asesinato.  Y lo hace con esa sonrisa en la que no enseña los dientes que tanto repelús da a todas las mujeres que se acercan a él.

Si por una parte está el asesino, muy bien encuadrado, por otro lado está la investigación que hacen los policías para atraparlo. Aquí ya habría que poner unas cuantas pegas más o menos matizadas.

La encargada del caso es la detective Kate Burrowns, una mujer de cuarenta años, divorciada que vive con su hija adolescente y su madre. Trabajadora incansable ha conseguido el puesto de inspectora detective por méritos propios y piensa luchar por conservarlo pese a “machismo” imperante en el lugar. Para ella que su jefe la ponga a la cabeza de la investigación del asesino de mujeres es un golpe de suerte que supone un respaldo importante a su carrera.

El problema con este personaje nace cuando conoce a  Patrick Kelly, un reconocido hampón de Londres que ha perdido a su única hija por culpa del Destripador de Grantley. Ambos se conocen y entre ellos surge una atracción que termina en una cama casi en seguida.

A partir de este momento la presencia de Patrick y de Kate se desarrolla en base una relación romántica en la que se entrecruzan algunos que otros problemas tales como el descubrimiento de que la hija de la inspectora no es tan buena como parece.  Aquí se introduce el problema de intentar recuperar un pasado perdido, a lo largo de los años Kate no ha podido pasar tanto tiempo como quisiera con su hija porque su trabajo era importante para darle un futuro mejor, pero ahora su hija es una adolescente que se acuesta con todos y que toma drogas, y que por encima ha sido detenida. Por otra parte su exmarido, al que quiso muchísimo, ha vuelto a aparecer después de que la mujer que lo aguantaba lo largara de casa. Ahora con más de cuarenta años se da cuenta de que ya no puede seguir viendo de las mujeres y que no sería mala idea “recuperar” a su exmujer.

Por último está el conflicto que existe entre el propio Patrick y Kate, uno es un hampón con “casa de masajes” por todo Londres, la otra una policía con la moral muy fuerte. ¿Pueden los dos ser felices a pesar de ver el mundo de diferente modo?

El caso es que entre tanto problema familiar, y amoroso la investigación del asesinato queda en un más que segundo plano. Vuelve a resurgir cuando George hace de las suyas pero nada más, lo que hace que este libro no sea precisamente un libro policial puro y duro.

Con otros autores habíamos visto que la trama policial dominaba y que entre medias surgían los problemas cotidianos de los que se encargaban de investigar. Aquí es al revés lo que me ha producido una doble sensación, si considero la parte amorosa me ha gustado mucho, pero si valoro la parte policial es muy decepcionante.

Calificación: 7/10

El asesino de mujeres Martina Cole Editorial: Alianza Editorial Género: Policial Páginas:640 ISBN: 978-84-206-5304-4 Precio:18,00 €

Quizá te interese

Carta Blanca, Jeffey Deaver
La última causa perdida
Perturbado
Una luz en la ventana
Anuncios

1 thought on “El asesino de mujeres, Martina Cole”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s