literatura, Novela fantástica

El viaje de Harkwood, Paul Kearney

Año del Santo de 551. Normannia es un continente dividido. En oriente, las noticias no pueden ser peores: la ciudad de Aekir, centro espiritual de las Monarquías de Dios, ha caído ante los embates del sultán de Ostrabar y sus feroces merduk. El legendario comandante John Mogen ha perecido en la defensa, y el sumo pontífice de la fe ramusiana hadesaparecido y se presume que también ha muerto. Ahora sólo queda reagrupar a las fuerzas defensivas desbandadas, y elegir el lugar donde presentar la última resistencia.

Mientras, en el otro extremo del continente, la represión religiosa de la orden inceptina siembra el terror en el próspero reino marítimo de Hebrion.

Sus víctimas: aquéllos que practican las artes mágicas del dweomer o, simplemente, son extranjeros sospechosos de desafecto hacia la verdadera fe. En medio de este caos surge la figura de Richard Hawkwood, un experto marino curtido en mil travesías y elegido por el rey de Hebrion para capitanear una misión inaudita: navegar hacia el extremo oeste del mundo, en busca del fabuloso continente occidental, con un cargamento de magos exiliados a bordo. El viaje promete ser inolvidable

El viaje de Hawkood es la primera novela de la serie “Las monarquías de Dios” compuesta por cinco libro publicados todos en español.

Ambientado en un mundo que nos recuerda al final del siglo XV europeo Paul Kearney traza una historia que se desenvuelve en tres frentes. Por un lado la aventura que tiene lugar en medio del mar, con el capitán Richard Harkwood y lord Murad, primo del rey de Hebrión quienes han sido a buscar el continente que está más al oeste de las tierras conocidas. El segundo frente es el de Corfe un soldado que ha huido de Aekir la ciudad santa de Dios, lugar de residencia del Pontífice Macrobius y que estaba protegida por las tropas del legendario comandante John Morgan, muerto batalla. Corfe incapaz ya de luchar y con las hordas de merduk del sultán Ostrabar destruyendo y saqueando la ciudad debe huir si quiere conservar la vida, solo espera que su mujer Heria hubiera muerto sin mucho sufrimiento.  Por último está el rey de Hebrión, el joven Abeleyn IV quien está inmerso en una batalla no declarada con la iglesia quien ha empezado una purga para quemar a todos los habitantes que no crean en bendito Ramusio.

A partir de estos elementos Kearne construye un mundo complejo que nos resulta a la vez muy cercana y muy extraño. La cercanía viene de la mano de aquellos sucesos que podemos comparar con nuestra propia historia. En el caso de lord Murad y del capitán Richard Harkwood viene marcada por el deseo de encontrar un nuevo continente al oeste de las tierras conocidas  y que nos recuerdan al viaje de Cristobal Colón. Las guerras religiosas que van a asolar  y dividir los cinco reinos del oeste que conforman Normannia se asemejan a la búsqueda de la pureza religiosa europea  en donde la quema de infieles se convirtió en una práctica habitual, todo aquél que no profesara la re ramusiana, llamada así por Ramusio, podía ser acusado de herejía y morir en la hoguera; conocidas nos resultan las contiendas entre un poder religioso en manos de los Cuervos inceptinos (orden más poderosa de la fe ramusiana) que quería dominar a un poder civil representado por la monarquía que se negaba a ceder ninguna cuota de poder.  Por último solo cabe asimilar a los merduk con los musulmanes  y su expansión imperialista en los siglos finales del primer milenio antes de Cristo para tener un escenario completo.

Las diferencias residen no solo en la aportación de un elemento mágico o de poder que poseen algunas personas sino en la unión de todos configuran una entramado más complejo de lo que puede aparecer a simple vista. Me ha gustado especialmente lo bien relacionados que están todos los elementos tanto grandes como pequeños, cada uno puede ser visto de modo independiente pero a medida que vamos leyendo nos dados cuenta de que todo está relacionado y que cada pequeño detalle tiene importancia porque puede ser el que cambie el curso de la historia. Ese gusto por no dejar nada a azar le da una gran fuerza  a la novela, le da sobriedad y en cierto modo seriedad a la narración.

Con respecto al elemento mágico, al dweomer,  es muy sutil, en ocasiones casi inexistente y  aparece casi siempre como un medio de comunicación. Es una parte todavía no explotada en su totalidad ya que estamos ante una novela que sirve de presentación a  los personajes y a los problemas y dificultades a los que se enfrentan. Esto hace que desde el punto de vista fantástico y comparado con otros libros, sea una historia muy “tacaña” en seres y elementos mágicos, pues los personajes que tienen el dweomer lo usan como mucha moderación.  Sin duda en las posibilidades que otorga dominar con fuerza algunas de las Siete Disciplinas no está todavía explotada pues hasta este momento solo contamos son curanderos, herboristas, comadronas, algunos pueden dominar el clima, o crear duendes a partir de su propia esencia como Bardolin. Queda por descubrir si su tenue presencia es porque es un poder muy limitado, o porque todavía no nos hemos encontrado con un verdadero maestro que nos demuestre todo su potencial.

En este punto mencionar a los cambiaformas u hombres lobo, humanos que se transforman en monstruos peludos y con garras, son los que representan mejor este mundo fantástico, y aún así hay en ellos más luces que sombras, es decir, son seres repletos de misterio  y que seguro que darán más de una sorpresa.

De todas maneras restringir el poder de los elementos mágicos es algo que me ha gustado, le otorga mayor realismo a la historia, su uso restringido como elementos de comunicación ocasiona que sean los personajes que no guardan relación con ella los que determinen el devenir de la historia. Si Corfe tuviera ese poder la pérdida de Aekir, el trayecto hacia la salvación y la lucha encarnizada en el dique de Ormann no sería lo mismo.

En cuanto a los personajes y a pesar de que el libro tenga por subtítulo “El viaje de Harkwood” el capitán Richard Harkwood no es el protagonista absoluto, aunque es el más destacado  respecto a la aventura que supone la búsqueda en el oeste del un nuevo continente  junto con lord Murad y el mago Bardolín. Contamos con el Corfe soldado que como ya hemos mencionado huyó de la ciudad santa para salvar la vida para después mostrar su valor en el dique de Ormann, debo destacar a este personaje porque muestra sin pudor sus emociones con respecto a lo que supone perderlo todo y llevar el peso de ser el único de los hombres de John Morgen que ha logrado sobrevivir . No podemos olvidarnos de el joven rey Abeleyn, rey de Hebrion, primo de lord Murad quien tiene sus propias batallas que librar, batallas más sutiles pues hablamos de juegos de poder, de alianzas entre reyes  y de pactos secretos.

No podemos olvidarnos de un par de monjes muy curiosos, uno amante de los libros y otro de la polémica. Su presencia sería casi anecdótica sino fuera porque se nos indica que en un futuro sus acciones determinarán devenir de todos los reinos occidentales.

Con respecto a las mujeres femeninas su papel es un tanto ambiguo y tiene un exceso de caracterización, contamos con una hermosa viuda amante de capitales y de reyes y a la que podemos definir como ambiciona en grado sumo; está una joven cambiaformas que tiene un cierto aire de malicia, y una mujer a la que le toca vivir en una pesadilla. Son personajes un tanto secundarios, en este libro complementan la historia principal pero ya se aprecia que serán determinantes en un futuro lejano.

La manera de narrar de Kearney es muy buena, ni excesivamente descriptiva ni excesivamente seca, ideal para el tipo de historia que nos está contando, una historia siempre en movimiento,  rápida y veloz, llena de acción, perfecta para unos personajes muy sólidos y perfectamente construidos.  El salto que realiza entre escenario y escenario es perfecto muestra de que Kearney sabe manejar el ritmo narrativo con soltura.

La única desventajas que le leo son dos, la primera que tiene un final de lo más inquietante que hace que sea necesario, no imprescindible,  que te leas el siguiente volumen. La segunda la profusión de términos náuticos, se nota que Kearney domina con soltura los nombres que tiene cada elemento del barco, pero yo no,  de modo que en algunas escenas estaba un tanto perdida porque no sabía de qué estaban hablando el capitán Harwkwood con sus marineros.

Calificación: 8,5/10

 El viaje de Harkwood Paul Kearney Editorial: Alamut Género: Novela fantástica. Páginas: 347 Precio: 19;95 €. Serie: Las monarquías de Dios Vol. I

Quizá te interese

Carta Blanca, Jeffey Deaver
La última causa perdida
Perturbado
Asesino de mujeres

Anuncios

2 thoughts on “El viaje de Harkwood, Paul Kearney”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s