Erótica

Promesas que cautivan, Sarah McCarty

Desde la trágica muerte de su prometida, Puma McKinnely tiene un serio problema: a pesar de haberlo intentado todo, es incapaz de mantener relaciones con una mujer, de modo que acude al peor burdel en un intento desesperado por resolver su problema. Allí le ofrecerán los servicios de Mara, una chica nueva que le hará disfrutar de nuevo. Pero, cuando Mara, incluso bajo los efectos de una droga, da muerte a la dueña del burdel y su esbirro, Puma es consciente por primera vez de que la chica no estaba allí por propia voluntad, y se promete a sí mismo que cuidará de aquella menuda y frágil muchacha. Sin embargo, no ha contado con la terquedad de Mara. El único camino que conoce para superar las dificultades es alimentar el deseo de la mujer que ama.

Promesas que cautivan pertenece a la serie “Promesas” de la autora Sarah McCarty, autora muy conocida en nuestro país por sus novelas de alto contenido erótico.

Quien haya leído algo de esta autora – nosotros reseñamos su novela Lobo –  sabrá reconocer en esta novela su peculiar estilo que otorga siempre más protagonismo al erotismo que a la ambientación, a la trama,  e incluso a los personajes principales.

La novela comienza con un nuestro protagonista, Puma McKinnely, en un uno de los burdeles más escandaloso de la comarca. Desde que murió su prometida Puma no es capaz de estar con una mujer. Parece que su vitalidad se perdió en día en que Emily murió ahogada. Pero aún así  intenta superar su problema y parece que la amable madam del lugar consigue un sorprendente éxito en medio de un salón lleno de mirones. Pero el plato fuerte está en una habitación, en una cama donde descasa una joven. Nada más verla nuestro protagonista recupera todo su vigor, el problema ahora es poder quitarle las manos de encima a la joven y sensual prostituta que no es lo que parece.  La joven se llama Mara y está en el burdel a la fuerza. Drogada es incapaz de negarse a los deseos de Puma que termina manteniendo una relación sexual con ella. Cuando la joven recupera gran parte de sus facultades intenta huir, con la desgracia de que mata a la madam y uno de sus hombres termina muerto a manos de Puma, quien la lleva a lugar seguro. Pasan los meses, Mara ha intentado hacerse un hueco en el pueblo pero es vista con malos ojos. Puma desea acercarse a ella, por un lado le gusta que ella no recuerde que fue él quien la tomó en el burdel, y por otro lado lamenta no estar a su lado.

 A  partir de aquí se va desarrollando una trama que tiene un único elemento importante sobre el cual  gira tanto el devenir de la historia como los sentimientos de los protagonistas. Hablamos de las escenas de sexo. Debe quedar claro que Promesas que cautivan es una novela romántica erótica por lo que está supeditada a una serie elementos que impiden que la novela se centre en manifestar sentimientos más profundos, menos carnales, lo que ocasiona que en ciertos momentos la evolución de la historia o de los mismos personajes sean demasiado simplista. Tipo “Aquí te pillo aquí te mato”

Mara es una joven muy peleona.  Pequeña, delgada pero de curvas generosas tiene el carácter de un gato montés. Su vida ha sido desgraciada y que su padre la haya vendido a un burdel no le ayuda a confiar en los demás. Su experiencia en ese lugar, del que guarda recuerdos no muy definidos, ha supuesto que sea todavía más arisca. No desea que la toquen, y que Puma muestre hacia ella un afán posesivo le irrita profundamente. Es de ese tipo de personajes que manifiestan sus temores, gritando, arañando y pataleando. De los que primero te dan una torta y luego te preguntan qué es lo que quieres de ellos. Son peligrosos porque llegan a ser temerarios en sus acciones.

Por contra Puma McKinnely es más tranquilo, si llamamos tranquilidad a una frialdad calculada. Ha trabajado al lado de la ley, ha visto lo peor de ser humano, ha conseguido una fortuna, y tienen un buen rancho donde pasar el resto de su vida. Es un hombre guapo, atractivo, con un aire de peligro a su alrededor que hace que las mujeres se giren para verlo y que los hombres le teman. Con respecto a Mara, la desea, la quiere desde el mismo momento en que la vio en la cama del burdel. Allí, en ese mismo instante, decidió que ella debería ser suya, no solo una noche sino toda una vida, lo que suponía sacarla del lugar. Aunque él lo quería hacer por las buenas, no pegando tiros y saltando por una ventana.

 La relación entre ellos es muy carnal desde el principio. Su primer encuentro terminó con la poca inocencia que aún tenía la joven. Después de dejar unos meses para que Mara se recupere del susto, Puma se lanza a su ataque y aprovecha el momento perfecto para meterla en su casa, en su cama y en su vida con la clara intención de que una vez dentro no saldrá nunca.

Tenemos de este modo un tira y afloja entre los protagonistas, porque uno desea que que la dejen en paz y el otro desea formar una familia y  estar siempre  juntos. En este punto al autora podría optar por un desarrollo sosegado de la historia pero como he dicho al principio estamos ante una novela erótica por lo que envuelve a los protagonistas en una relación carnal muy pronto. Al igual que en otras novelas de la autora, Puma se convierte en el maestro, en el hombre que enseña a Mara los secretos de un buen encuentro sexual.

De este modo el conflicto que tenían de base – el que él fuera su primer cliente en el burdel- queda un poco desdibujado y se soluciona casi en un momento. Tampoco se desarrolla la historia de la prometida muerta de Puma. Ambos aspectos darían mucho juego, pero como digo, están tratados muy por encima y aparecen de vez en cuando para mostrar los sentimientos de los protagonistas y darles unas personalidades más profundas.

De todas maneras la novela tiene un buen desarrollo porque si bien las escenas sexuales son muy importantes, la autora no llega a olvidarse por completo del escenario donde ocurre la historia, ni de los secundarios, lo que le da al conjunto la solvencia suficiente para ser una correcta novela.

Lo peor quizá sea la parte final y no porque no esté bien escrita, sino porque en este punto la autora da un giro que no pega nada bien con todo lo anterior.  Mete unos cuantos capítulos que chocan frontalmente con todo lo anterior. Es como si a un bello edificio gótico le meto una fallada barroca recargada de ornamentos.

Promesas que cautivan  es una correcta novela romántica erótica con la que puedes disfrutar mucho si no tienes expectativas muy grandes. Si te han gustado los libros anteriores de esta autora y has disfrutado con su lectura, esta novela te gustará. Si no la has leído nunca es una buena oportunidad de hacerlo. Y si la has leído y no te ha gustado, considera que sigue en mismo esquema de las anteriores y plantéate si quieres leerla o no.

Con respecto a la serie Promesas está formado por los siguientes libros todos publicados en español.

1. Promesas que unen

2. Promesas que cautivan

3.Promesas que perduran

4. Promesas que atan

 Calificación: 7/10

Quizá te interese

La devoción del sospechoso
La sonrisa de las mujeres
Ravenor
Tiempo de lobos
Anuncios

2 comentarios en “Promesas que cautivan, Sarah McCarty”

  1. No termina de llamarme. También es un género en el que no me muevo mucho, la verdad. Y con tanto pendiente como tengo, ahora mismo probar no me apetece.
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s