Ciencia Ficción, Juvenil paranormal

Cosecha de esclavos, Andrew Butcher

La enfermedad ha concluido, pero para Travis y su nueva comunidad la lucha por la supervivencia está a punto de entrar en una fase aún más ardua. Por fin se sabe quiénes son los responsables de la muerte de todos los adultos del mundo. Si los adolescentes quieren seguir siendo libres, deberán pelear… pero, ¿cómo? Su causa parece perdida de antemano contra un enemigo implacable; sin embargo, deben encontrar el modo de contraatacar, y rápido, antes de que sea demasiado tarde. Antes de que todos caigan víctimas de la cosecha de esclavos.

Hace unos días en un canal de televisión emitieron un documental en que se analizaba qué podría ocasionar el fin de la vida tal y como la conocemos. Se barajaban diversas posibilidades: un super volcán, la explosión de una estrella, un meteorito, o una invasión alienígena. En este último caso los científicos (profesores universitarios no cuentistas) aseguraban que si llegaba el día en que unos seres de otro mundo vivieran a hacernos una visita estaríamos en problemas, porque nuestra disparidad de tecnología sería tal que no habría manera de luchar contra ellos si tenían malas intenciones. Uno de estos estudiosos comentaba que los humanos tendríamos para ellos el mismo papel que nosotros le damos a un conjunto de hormigas cuando vamos al campo. No nos importa aplastarlas si llegan a ser muy molestas. Con la trilogía “La tierra heredada” no llegamos a ser hormigas, pero casi.

Tiempo de cosecha  (puedes leer aquí la reseña) nos dejó con el alma el vilo con un final que fue totalmente inesperado. Después de casi un año La Factoría de Ideas con su sello Trakatrá nos trae la segunda parte, Cosecha de esclavos. ¿Será tan buena como la primera? Definitivamente sí.  Es un libro tan bueno como su predecesor.

Terminamos la anterior novela con una sorpresa inesperada. En el cielo había multitud de naves espaciales que iban poco a poco surcando el cielo con su forma de luna creciente. No eran naves creadas por el hombre, por mucho que nos consideremos superiores no poseemos la tecnología necesaria. Nuestros amigos deberán enfrentarse un nuevo peligro, ¿son estos seres amigos o enemigos? Anthony con Travis y algunos alumnos más Harrigton deciden investigar el lugar donde ha aterrizado una nave. Cuando la encuentran son atacados con rayos láser que cuando te tocan te dejan inconsciente. Solo Anthony y Travis logran escapar ocultándose en un agujero durante toda la noche. De vuelta a colegio descubren que todos los alumnos han sido capturados y ellos tendrán el mismo destino.

En este momento, siendo prisioneros de los extraterrestres, es cuando vamos descubriendo más cosas de esos peculiares seres. Quienes son, sus objetivos, algo de su manera de pensar. Y no son noticias buenas, vienen con intención de recolectar a los humanos que han sobrevivido a la enfermedad – que ellos mismos crearon para deshacerse de los adultos que son los que podrían más resistencia- para convertirlos en esclavos que trabajen en su mundo. Y son especialistas en hacerlo. La Tierra no es el primer lugar en que actúan, lo llevan haciendo durante siglos en diferentes planetas, al fin y al cabo son los cosechadores.

¿Podrán nuestros amigos escapar de ellos? ¿Cómo podrán luchar unos adolescentes contra una raza que vive para luchar y recolectar?

Al igual que en la novela anterior contamos con los mismos personajes. Travis Naughton sigue siendo el cabecilla de este grupo, es un líder nato que consigue arrastrar a todos en sus deseos de actuar contra los invasores. Jessica, la hermosa adolescente rubia, ha ido ganando confianza poco a poco. Es un personaje que parecía predeterminado por su papel de chica guapa e indefensa pero en este libro se ve que es más que una cara bonita. Mel por su parte se ve superada por lo que ocurre a su alrededor, es arisca, se mete con todo el mundo y muchas veces peca de bocazas, y aún así guarda secretos sobre su padre, sobre sus sentimientos y su incapacidad para controlarlos es lo que le lleva a hacer alguna que otra locura. Tilo es quizá el personajes más prescindible, su papel se reduce a ser la novia de Travis  (para que haya un romance inevitablemente tiene que haber dos personas) y poco más. Richie, el matón del grupo, es un joven al que al final vamos a terminar admirando, él no es como Travis carece de su fe inquebrantable en lo que está bien y lo que está mal y de su arroyadora personalidad, a veces es un cobarde, otras bravucón, pero en cualquier caso hace una reflexión sobre si mismo, se da cuenta de que si recuerda como era antes de la enfermedad el único sentimiento que tiene es vergüenza y una aguda conciencia de que su madre podía tener razón sobre él. Me ha gustado que quiera cambiar para mejor, de superar aquello que lo hacía detestable. Simon es la parte debil del grupo, siempre acomplejado por su pasado, por el menosprecio que vivió en el colegio se adhiere sin problemas a aquellos que le puedan a dar algo de seguridad, aunque sea falsa. Por último está Anthony, el líder del colegio donde se refugian nuestros amigos en la primera novela y que aquí queda reducido a cenizas. Es un contrapunto interesante con Travis porque al igual que él tiene madera de líder aunque en su caso sus creencias idealistas le alejan de la realidad, vive de los recuerdos de las grandes hazañas de los antiguos alumnos de Harrigton y de las enseñanzas de su padre, un diplomático que creía que hablando se podía solucionar todo. Es un buen jefe en momentos de paz pero no en la guerra.

A lo largo del libro asistiremos a una enorme contienda entre dos fuerzas muy desiguales. Entre el gigante y la hormiga que intenta escapar a toda costa del pisotón. Hay grandes batallas, acción, traición, aventuras destinadas al fracaso pero también está presenta la esperanza, la creencia de que lo importante es respetar la vida independientemente del planeta donde surja. También está presente una profunda reflexión sobre valores universales como la amistad, la confianza e incluso la fe en aquello que no podemos ver como son los sueños. No podemos olvidarnos de cierta crítica social que está presenta tanto en los humanos – una sociedad que educa a su juventud según valores materiales – como entre los cosechadores- un mundo militarizado donde prima la pureza de sangre no el valor del individuo despreciando toda forma cultural que no sea la suya propia.

Narrado con un ritmo muy ágil – mucho más que su precedente ya que no hace falta presentar a los personajes – asistimos a una aventura increíble narrada con fuerza y que combina con sagacidad la acción con un retrato juicioso de unos personajes destinados a salvar el mundo.

Por último repetir el único “pero” que puede tener el libro y que comentamos en la primera entrega de la saga. El lenguaje usado por los adolescentes (tiene dieciséis años aproximadamente) es muy adulto, y a veces muy culto, lo que hace que en ocasiones los vea más como gente curtida que como personas que aún no tienen edad para votar. Quizá el problema es que los adolescentes que yo conozco son un poco “lelos” (ciertamente lo son) así que no tengo una buena referencia con la que juzgar la madurez de estos personajes literarios. En cualquier caso, a mí este “pero” no me ha molestado para nada, es más lo agradezco. El usar un lenguaje más “coloquial – adolescente” le hubiera quitado gran parte de la calidad que el libro tiene.

Si te ha encantado la primera parte, debes de leer esta segunda entrega, pues es una muy buena continuación de la serie.  El final absolutamente abierto y lleno de posibilidades tantas que Andrew Butchen seguro que nos vuelve a sorprender. Pero si no has leído la primera entrega, no importa, no tendrás problemas para disfrutar de esta novela, lo único malo es que al acabarla desearás es ir corriendo a la librería y comprar Tiempo de cosecha.

Y ahora a cruzar los dedos para que editorial no tarde tanto tiempo en publicar la tercera y última entrega.

Para concluir agradecer a la editorial que nos remitiera un ejemplar para reseñar y que pusiera además un pequeño fragmento de la crítica que hicimos de Tiempo de cosecha en la contraportada. Es todo un lujo.

Calificación: 8,50/10


 Quizá te interese
El redentor
La sonrisa de las mujeres
Ravenor
Promesas que cautivan

Anuncios

2 thoughts on “Cosecha de esclavos, Andrew Butcher”

  1. Hay una serie. se llama La Tribu, y Cosecha de Esclavos se basó en ella,trata de un virus mortal termina con los adultos,y los jóvenes deben sobrevivir sin ellos. Realmente fantástica ésta serie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s