Varios

Acosado, Kevin Hearne

Atticus O’Sullivan es uno de los últimos druidas que quedan sobre la tierra. Vive tranquilamente en Arizona donde regenta una librería especializada en ocultismo. Los vecinos y sus clientes creen que este apuesto joven irlandés tiene unos veintiún años, cuando en realidad tiene veintiún siglos. Sus poderes los obtiene de la tierra, posee un acusado ingenio y es el propietario de Fragarach, la que responde, una espada mágica.

Es curioso pero nada más empezar a leer Acosado de Kevin Hearne me vino a la cabeza el primer libro de la serie El mago de Michael Scott. Ambos protagonistas tenían mucho el común: una librería como negocio, eternidad, una manera parecida de ser inmortales, juego con dioses y leyendas que cobran vida.  Pero no fue la única referencia que encontré, a media que iba leyendo un par de detalles me llevaron a rememorar una de las grades trilogía fantástica de los últimos años escrita por Brandon Sanderson. Luego me vino a la memoria Harry Dresden sobre todo por el juego tan peculiar que Atticus mantiene con su perro de compañía, formando un dúo muy solvente. También me acordé de la serie de Kim Harrison, por ese juego de mezclar realidad con ficción que se ha dado en llamar fantasía urbana. Y ya que estamos también salió a relucir la serie de los Señores Oscuros de Gena Showalter por culpa de un par de diosas lujuriosas. 

El caso es que Acosado se inserta como ejemplo típico de novela de fantasía que tienen como escenario nuestra actualidad más cotidiana  que esconde en la vulgaridad de la vida diaria un montón de secretos. Es un género relativamente reciente y que surge con fuerza por culpa de una mezcla explosiva de romance, elementos paranormales y cotidianidad. Con el tiempo es un estilo que ha ido adquiriendo vida propia independizándose de sus hermanos mayores de modo que adquiere identidad propia.

Aún así creo que es un género al que le falta madurar y Acosado es una buena prueba de ello. Y cuando me refiero madurar hablo de tener un conjunto de ideas lo suficientemente amplio para que cada novela tenga su dosis de originalidad.  Quizá todavía no se ha escrito esta gran novela que haga adulto a este género tan reciente.

En cualquie caso como ya comentado antes esta novela no es original para nada sino que repite de un modo bastante bien llevado los tópicos de este estilo literario.

Tenemos en primer lugar a un protagonista, Atticus O´Sullivan o Siodhachan Ó Suileabháin que nos cuenta en primera persona sus aventuras. Es un hombre que tiene miles de años pero que se conserva joven – como uno de veintiuno- porque es un druida con poderes. Como buen irlandés tiene la piel clara y el pelo pelirrojo sin ser muy llamativo. Su vida en la actualidad es bastante pacífica, ha conseguido huir de los dioses irlandeses y de los demás seres mágicos, de modo que tiene su propio negocio el Tercer Ojo en Tempe (Arizona), cuenta con una buena casa y un perro Oberón, un lebrel irlandés – un perro que puede llegar a ser como un caballo enano- con el que mantiene interesantes conversaciones. Sus abogados son un grupo de hombres lobos – que se llevan muy mal con Thor- y un vampiro que le cobra en vasos de sangre.

Atticus en su juventud robó a Fragarach, una espada mágica a uno de los dioses  irlandeses, Aenghus Óg – dios celta del amor con muy mala leche- quien quiere recuperarla para conquistar  el reino de los dioses. A partir de aquí entramos en una entramado de luchas y demás. Es interesante el uso de la mitología. Estamos acostumbrados a los dioses griegos o a todo el mundo paranormal más clásico, léase vampiros, hombres lobos y brujas  – que también aparecen aquí- pero en esta novela se nos abre la puerta a unas creencias distintas. Es la mitología de los irlandeses en todo su esplendor. Por desgracia Kevin Hearne no es capaz de dar coherencia a las características de cada dios particular, por ello al principio se lanza a intentar explicar de qué va todo de un modo no muy correcto. Hay una amalgama de datos y características que nos aclaran más bien poco. Y esto es un pequeño problema porque hay demasiados mitologías, pues no solo están presentes las europeas (nórdicas, esclavas, griegas…) sino que también hay referencias a las orientales (de la India) y a las nativas americanas. Sin olvidar claro todo lo que gira en torno a la religión católica que siempre da mucho juego. Y le añadimos los seres paranormales que se nos pasen por la cabeza. Están todo presente ahí  mezclado sin ton ni de modo que si no sabes muy bien quién es quién te pierdes un poco.  Es una mezcla atractiva pero le falta una mejor presentación.

De todas maneras quizá en la visión de los dioses radica el gran problema de este libro. Porque ¿puede un simple humano por muy longevo que sea y por muchos truquitos que tenga en la manga – o en este caso en el cuello- vencer a un dios?  Pues según Hearne sí. Lo cual no está mal si te gustan las novelas con personajes todo poderosos. Pero por mi parte esa capacidad de ganar a todos los enemigos me parece una simplificación, no sólo de la trama sino también del protagonista. Si Atticus puede cargarse a todos dioses que se le pongan por delante ¿qué gracia tiene el personaje? ¿Cómo puede tener miedo, dudas, esperanzas, deseos…?  Quizá si las escenas importantes de acción se resolvieran de otra manera la trama tendría mayor calidad. Pero es difícil tomar en serio una historia donde un dios con una armadura increíble termina como termina por culpa de un perro que no vio. Y todo delante de un tranquilo barrio residencial. Quizá lo mejor es no considerar lo “simplista” de las  escenas de acción para poder disfrutar de la novela. Considerar que estamos ante una novela para pasar un buen rato y punto.

Pero no todo es malo, ya que mezcla con soltura la parte de acción con la cómica, que viene de una parte de la peculiar relación que tiene Atticus con Oberón, y por otra de la propia personalidad el protagonista, que a veces actúa con un joven inmaduro y eso que tiene muchos siglos a su espaldas.  Aquí una matización puedo aceptar que Atticus se transforme en animal aunque como comenté en Bajo la hiedra  es un poder que no me convence; pero me resulta raro que un perro hable. Me explico. Oberón es un perro que habla, no es un ser paranormal con forma de perro, ni hay ningún espíritu dentro de él, de modo que se asume que en este mundo los cánidos tienen razonamiento y por deducción inteligencia ya que Atticus le enseñó a hablar pero no le otorgó esa capacidad con sus poderes. ¿Soy la única a la que la parece raro? Porque si Oberón puede hablar lo pueden hacer el resto de animales.  Esta parte no me ha terminado de convencer. Me gusta el perro, lo encuentro encantador y divertido pero le falta profundidad, es como si fuera el personaje gracioso de la novela y nada más.  Sólo hay que ver lo de los caniches para darse cuenta.

Lo mejor de la novela es el gran ritmo que tiene, no hay una pausa para el descanso, de modo que una vez que el protagonista sale de un lío se vuelve a encontrar con otro. Esto propicia que el lector no piense mucho y que se meta de lleno en la historia no reflexionando sobre su originalidad o la previsibilidad de sus contenidos.

Es entretenida, divertida y llena de soltura. Lo peor son los errores históricos, chirrían un montón porqué qué pintábamos los españoles ayudando a los celtas irlandeses a luchar contra los romanos. Es una metedura de pata enorme. No sé si es por la traducción o porque así estaba en el original pero se ha pasado por el foro 1500 años de historia. Y no es el único detalle. Si no sabes de historia  puedes no darle cuenta pero si controlas un poco el libro pierde puntos. La verdad es que te planteas qué más cosas se ha tomado Hearne a la ligera.

 Acosado es la primera entrega de la serie Crónicas del Druida de Hierro, compuesta por el momento por cuatro libros – el último de ellos editado en inglés hace unas semanas-  Pese a que es una serie no hay problema en leer los libros de modo independiente. Al primero podemos considerarlo como autoconclusivo aunque deja las puertas abiertas a futuras historias al introducir una serie de interrogantes o enemigos no visibles de vez en cuando. Los demás deberían seguir el mismo camino.

Ya contamos con la segunda entrega en español, y se supone que las restantes las irán publicando poco a poco. Por mi parte me leeré Acorralado, la segunda entrega. Puede que no sea un libro de gran calidad literaria pero te hace pasar un buen rato y quizá eso es lo único que cuenta.

 Clasificación: 6,75/10

 

 Quizá te interese
Los chicos que cayeeron en la trampa
La sonrisa de las mujeres
El mapa del cielo
Promesas que cautivan
Anuncios

2 thoughts on “Acosado, Kevin Hearne”

  1. Esta vez no me convence mucho, aunque en otro momento habría dicho que sí. Pero se me acumulan tantos pendientes que ya una se pone un pelín más exigente…
    Besotes!!!

  2. Sólo un comentario respecto a lo de los españoles. Entiendo que es una simplificación de la traducción y que se refiere a los gallegos, los cuales ya tenían relación con los irlandeses en la época de los Tuatha de Dannan. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s