Novela

El mayor Pettigrew se enamora, Helen Simonson

La vida transcurre apaciblemente en el idílico pueblecito inglés de Edgecombe St. Mary, cuyos habitantes son defensores de la tradición y las viejas costumbres. Sin embargo, para el mayor Pettigrew, militar retirado, viudo, hombre flemático y cultivado, dotado de un gran sentido del honor —y, a su manera, del humor—, la rutina diaria está a punto de sufrir un notable vuelco. Cuando recibe la noticia de la súbita muerte de su hermano, Pettigrew halla consuelo en la discreta señora Ali, que regenta la pequeña tienda de ultramarinos del pueblo y con quien el mayor apenas ha intercambiado unas pocas palabras hasta entonces. De ascendencia paquistaní y diez años más joven que él, Ali también ha enviudado recientemente y tiene que hacer frente a las presiones del clan familiar, capitaneado por un arisco sobrino. Ambos se sienten irremediablemente atraídos. Mas esta tímida e incipiente relación no tardará en revolucionar a medio pueblo y amenazará con causar verdaderos estragos, sobre todo tras la aparición de Roger, hijo del mayor y alto ejecutivo de la City londinense. 

El mayor Pettigrew se enamora es la primera novela de la escritora británica afincada en los Estados Unidos Helen Simonson y que ha recibido muy buenas críticas por parte de la prensa especializada.

A la hora de decidirme por el libro o no me llamó mucho a atención la edad de los protagonistas porque no estamos hablando de un amor juvenil o de un apasionado romance entre adultos de cierta edad. El mayor Pettigrew está cerca de los ochenta años, y su amada, la señora Ali, tiene unos diez menos. Ambos han estado casados durante décadas y han enviudado hace un tiempo. Viven en el mismo pueblo pero su relación era puramente cordial mientras vivían sus respectivos cónyuges. El mayor se limitaba a comprar en la tienda de que la señora Alí, tenía con su marido  y ésta se dedicaba a cobrarle los productos.

Todo cambia un día cuando el mayor Pettigrew recibe la llamada de su cuñada informándole de que su hermano pequeño George ha muerto. Supone todo un mazado y aún lo está asimilando cuando la señora Ali llama a su casa para reclamar el pago del periódico. Nuestro héroes ya le había echado el ojo a la hermosa viuda pakistani pero nunca se había atrevido a ir más allá. Con el tiempo la relación se va afianzando, ambos sienten una pasión desbordada por la literatura, sobre todo por los clásicos y son amantes del té y de los buenos modales. Pero no es todo tan fácil pues a pesar de  ser personas ya curtidas por la vida en el amor aún hay muchas inseguridades.

Esta novela está contada desde el punto de vista del mayor Pettigrew. Su padre fue militar y él también y para su desesperación su único hijo Roger eligió estudiar económicas y trabaja en Londres en el distrito financiero. El mayor es todo un personaje, cascarrabias pero muy educado lo que hace que antes de soltar lo que realmente piensa lo medite un poco, lo que sirve para que su buena educación prime sobre lo primero que se le pasa por la cabeza. Por suerte nosotros podemos adentrarnos en sus pensamientos así que podemos disfrutar de su mordaz sentido del humor.  Esto no quiere decir que sea un ogro, o que se parezca al anciano gruñón que aterroriza al vecindario, nada más lejos de la verdad, es un hombre muy bueno que simplemente no entiende como a la gente se le va la cabeza de vez en cuando. Entre los chalados está su hijo y su desmesurada ambición por crecer profesionalmente.

La señora Ali es una hermosa mujer nacida en Inglaterra pero de origen paquistaní. Con su marido regentó una pequeña tienda en el pueblo y ahora que es viuda le ayuda su sobrino Abdul Wahid, pues ella no tuvo hijos. A pesar de que puede parecer que es una mujer independiente las tradiciones la atan y se ve obligada a respetar las decisiones de la familia, es decir, supeditarse a las órdenes del hermano de su marido. Algo que hasta este momento ha conseguido evitar.

Ha sido muy interesante que la autora haya “enamorado” a estos dos personajes tan aparentemente distintos porque le permite jugar no solo con el concepto de que el amor no tiene edad sino también con el perjuicio racial que existe en las pequeñas villas inglesas. Pero a la autora también juega con el cambio generacional al introducir dos historias de amor secundarias que tiene como protagonista, una al joven sobrino de la señora Ali y otra al hijo del señor Pettigrew. ¿El amor es siempre igual? ¿cambia con la edad? ¿o son las personas las que lo hacen diferente?

Me ha gustado mucho este libro, es cierto que en ocasiones puede que le falta algo de ritmo pero se lee muy bien porque tiene ese toque de humor sarcástico típicamente inglés con el que puedes disfrutar muchísimo.  El final muy acorde con todo la historia.

Tendremos que estar atentas a esta autora porque en mi primera novela demostró que sabe escribir muy bien y crear una gran historia de amor teniendo como protagonista a dos abuelos que viven en un típico pueblo campestre británico.

Clasificación: 7/10

 

 Quizá te interese
Almas cruzadas
Solos
22/11/63
El coleccionista
Anuncios

1 thought on “El mayor Pettigrew se enamora, Helen Simonson”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s