literatura, Policíaca

Deja en paz al diablo, John Verdon

Después de No abras los ojos  novela que nos gustó mucho -en la reseña podéis ver que le dimos buena nota -estaba claro que en cuanto se publicara el tercero de la serie que gira en torno al ex detective Dave Gurney lo íbamos a leer.

No tenía muy claro qué me iba a encontrar en su nueva novela, esperaba que fuera tan buena como la segunda pero sin ser una mera repetición de sus exitosas novelas precedentes. Lo que está claro es que no es como la anterior, pero tampoco es tan buena. Mejor dicho, no me ha enganchado tanto.

La historia parte de que Dave Gurney está en casa viendo pasar las horas y los días con una actitud apática. El disparo en la cabeza le ha dejado secuelas -escucha siempre un pitido- y su brazo no se ha recuperado del todo. Su mujer Madeleine sigue con su pacífica y casi bucólica vida intentando que él vuelva  a la normalidad pero es difícil. Todo cambia cuando acepta ayudar a una joven periodista que quiere su opinión sobre la manera en la que está planteando las entrevistas con los familiares de un asesino en serie que atacó hace diez años. Lo que iba a ser un día se convierte en todo una investigación. Me gusta Dave, creo que es un muy buen personaje, tiene cierta complejidad que lo hace interesante pero empieza a pecar de un defecto, que es su propia fama. Dave Gurney es un policía retirado que ha conseguido atrapar a asesinos en serie y que tiene un historial de éxitos espectaculares. Ahora retirado vive tranquilo en una pequeña granja pero el gusanillo de la investigación está ahí. En esta novela empieza indagando qué hay detrás de la investigación del Buen Pastor, objeto del reportaje de Kim, y nada más llegar comienza a ver fallos por todos sitios. Personalmente esta actitud de súper policía que llega a un lugar y empieza a decir que todo está mal, que todo están equivocados menos él, no me termina de convencer. Me gustan los personajes fuertes y con carácter pero no aquellos que tiene arrogancia, la creencia de ser mejor que los demás y de estar en posesión de la única la verdad.  Al final Dave termina siendo el que resuelve todo con sus sagacidad y todos los demás -y con esto digo todos los demás- han sido unos ignorantes durante años. Bueno hay una salvedad, yo intuí quién era el malo desde el principio, aquí Welzen 1 – Dave 0.

Chistes aparte, no solo he tenido problemas con la superioridad policial de Dave, sino que también me ha presentado dificultades el personaje de Kim. Esta joven periodista está aún en la universidad pero gracias  a su profesor de doctorado va a hacer una serie de reportajes en un cadena nacional -con fama de oportunista pues solo busca el espectáculo más lamentable- en los que entrevistará con los familiares de las víctimas del Buen Pastor después de diez años. Quiere contar qué les supuso el fallecimiento de sus pariente y demás. La joven lo quiere barnizar con un matiz de seriedad, respeto y demás pero viene siendo una forma de conseguir audiencia con las desgracias de los demás.  De todas maneras este no es el problema que he tenido con Kim, es que me ha caído mal el personaje. Al principio nos la presenta como una persona fuerte y decidida, pero al final es una joven que se esconde a la menor oportunidad. Además es una maleducada y una joven muy suelta.

En cuanto a la trama pasa más bien poca cosa. Al principio tenemos como dos posibilidades abiertas, una es la de Buen Pastor y otra la del ex novio de Kim que está algo loco. La última se desprecia rápidamente y todo se centra en el asesino en serie. Las páginas van pasado, Dave, habla con una serie de personas pero sin que aporten gran cosa porque te quedas casi como estás ya que el argumento incide principalmente en describir que toda la investigación inicial de los asesinatos se hizo mal, pero no se centra en investigarlo todo de nuevo. Sólo hay que leer el final para comprender el error de esta premisa. ¿Qué me interesa a la hora de leer una novela policial ir descubriendo capítulo a capítulo como un súper policía retirado le dice a todo el mundo que hace diez años fueron unos inútiles y que él es mucho mejor que todo ellos, o leer sobre un detective que sin quererlo se ha metido de lleno en una investigación más complicada de lo que parece y que tiene que atrapar a un asesino antes de que ataque de nuevo? Si buscas lo primero éste es tu libro, y si buscas lo segundo puede que sea mejor que te leas a otro autor.

 Y para complicar aún más todo, Verdon envuelve toda la narrativa en un lenguaje psicológico que da dolor de cabeza. Hay ciertas expresiones y conceptos que te sacan del contexto de la historia porque te obligan a parar la lectura y reflexionar  un poco para saber de qué hablan los personajes o el narrador. Esto ocurre sobre todo cuando sale la doctora Rebecca Holdenfield. Esta forma de narrar le quita muchísima libertad a la trama y hace que su lectura no sea muy fluida. Además qué me importa a mí lo que pensaban del Buen Pastor hace años o si el informe psicológico que realizaron en su momento está bien o está mal. Y si ya sabes qué está mal no te regodeas en ello y atrapa al asesino.

Ahora solo hay que cruzar los dedos para que John Verdon no incluya  Kim en la siguiente entrega. Por otra parte personalmente tengo curiosidad por saber qué papel jugará el hijo del protagonista en las siguientes entregas.

Deja en paz al diablo como libro de entretenimiento es perfectamente válido pero no será recordado como una de las grandes lecturas del año, puede que ni del mes. Es cierto que parte de una premisa que atrapa porque tiene diversas capas de complejidad, pero cuando no se usa ninguna y se recurre al socorrido “La culpa es de los otros” nos enfrentamos a un desarrollo y a una inevitable conclusión que no agradará a todo el mundo. Personalmente no me ha gustado tanto como esperaba sobre todo por ese final, que evidentemente no voy a destripar, pero poco dice de la habilidades detectivescas de David Gurney.

Clasificación: 5,75/10

 Quizá te interese
Clorofilia
Los buenos suicidas
22/11/63
La isla de los malditos

Puedes seguirnos en  

 

Anuncios

1 comentario en “Deja en paz al diablo, John Verdon”

  1. Las dos primeras novelas de Verdon me engancharon muchísimo, pero en esta ultima después de leerla con gran interés, me ha decepcionado, es muy lenta y no tiene la acción de las dos anteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s