Ciencia ficción, Fantástica, Serie, Televisión

Revolution, una serie poco revolucionaria

Este años está lleno de interesantes estrenos, o al menos lo son hasta que los ves en la pequeña pantalla y el adjetivo solicita el divorcio. Comenzamos con Terranova , seguimos con Alcatraz, continuamos con 666 Park Avenue, y ahora toca Revolution (ver ficha técnica)en un intento de conseguir una serie de ciencia ficción de calidad.

De entre todas la series arriba mencionada la que más se asemeja con ciertas salvedades, es a Terranova y eso que parten de conceptos diferentes, pero ambas tiene un espíritu común que podemos llamar de superación, o primeros colonos. Un grupo de humanos que se ven arrojados de su entorno tecnológico -con salvedades- de modo que se tiene que enfrentar a un mundo mucho más salvaje de lo esperado -con dinosaurios incluidos-. El caso es que Revolution bebe más bien de todo las novelas juveniles de ciencia ficción apocalíptica que se venden muy bien desde hace unos años pero que resulta ser un lastre, porque esas novelas, si bien son grandes éxitos cuentan historias que dejan mucho que desear por ser muy sencillas en sus planteamientos.

El caso es que Revolution empieza con una escena donde una familia normal estadounidense -padre, madre y dos hijos, niña y niño -están teniendo un día tranquilo, con la madre en casa con los dos niños que están mirando la tele o jugando con las “tabletas” tecnológicas de última generación. Llega el padre todo apurado, y le dice a la mujer que empiece a llenar la bañera. Al cabo de un rato todo se apaga. Y cuando digo todo es todo lo electrónico y lo que no es también.

Pasan los años, y los niños ya están crecidos. El padre se ha juntado con otra – la madre los abandonó – y viven lo mejor que pueden hasta que llega una milicia y todo termina muy mal.

A la hora de enfrentarse a esta serie me viene a la mente el pequeño espacio que tiene la Sexta3 en el que le preguntan a un científico si es Realidad o Ficción alguna escena que aparece en cierta película. Aunque muchas veces la realidad supera a la ficción no se pueden negar las más elementales normas de la física. O de la lógica más elemental. Si se apaga todo lo eléctrico ¿por qué se tienen que parar los coches? Si es eléctrico la cosa está clara pero si estamos ante un motor de combustión interna ¿por qué se para? Supongo que a los guionistas le pareció mejor hacerlo así, de este modo obliga  a los personajes a caminar o a usar caballos y queda todo más rústico.

Otra cosa que no entiendo en lo de las armas. En un momento uno personaje usa una pistola y en otra escena otros dos usan un fusil que se carga por el cañón como los que utilizaban a principios del XIX. Puede parecer una tontería pero con estos pequeños detalles la serie va perdiendo su gracia. Además la solución es muy fácil. Explicas a un incauto personaje qué cosas funcionan y qué no, y ya está, todo listo. Y te dejas de misterios que no te benefician. Hay que recodar a Flash Forward para saber de qué estamos hablando.

Si nos alejamos de la escenografía post apocalíptica y nos vamos a los personajes contamos con Ben Mathenson, un científico que parece tener la clave de por qué todo se fue al garete. Es padre de Charlie (Tracy Spiridakos), una joven guapa que se nos presenta como una luchadora, y de Danny, un joven de diecinueve años asmático y que representa el prototipo de chico estadounidense criado entre campos de maíz, con ciertos problemas a la hora de entender qué hacer ante el peligro por ser impulsivo y un tanto inconsciente. Le sigue Miles (Billy Burke), tío de los jóvenes, antiguo soldado que pelea como si fuera un personaje de tebeo mezcla entre Dartañán y Batman – aunque sin disfraz-. A  la joven Charlie le acompaña Aaron Pittman (Zak Orth) un antiguo millonario gracias a Google, que guarda algún que otro secreto. Interpreta el papel de científico gordito y simpático. Nos queda Nate Walker (JD Pardo) que es el chico guapo que pertenece a los malos, a la milicia y que le hace tilín a la protagonista. También contamos con otros personajes como Grace, Nora, Julia , Rachel,  General Sebastian “Bass” Monroe, Capitán Tom Neville que se van situando en uno u otro bando a medida que avanzan los capítulos.

Lo único que parece claro es que aunque sea una serie producida por J.J. Abrams  eso no significa que vaya a durar mucho. Ni tampoco tiene valor en si misma, que esté detrás de la idea Eric Kripke, responsable de la sexta temporada de Supernatural. Por cierto este hombre está preparado una adaptación cinematográfica de Deadman, un súper héroe, que se estrenará este mismo años.

¿Sobrevivirá Revolution a su primera temporada? pues si nos basamos en los primeros capítulos no. Pero aún le quedan unos cuantos hasta terminar, de modo que puede que no esté todo perdido. Lo que no cabe duda es que esta serie está pensada para un público joven o para aquellos espectadores que no deseen pasar más que un rato viendo la tele. Para lo que tenemos las neuronas un poco más quisquillosas, seguro que le pondremos un montón de peros, que nos molestarán más que despertarnos la curiosidad.

Lo que queda claro es que en estos momentos salvo casos puntuales, no hay una gran serie de ciencia ficción que nos muestre un mundo post apocalíptico diferente.

Reseñas de otras series de ciencia ficción

Alcatraz

Terranova

Falling skies

666 Park Avenue
Érase una vez

Anuncios

7 thoughts on “Revolution, una serie poco revolucionaria”

  1. buen dia acabo de enterarme de tu webblog y la verdad es que me parece muy bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote quincenalmente.

  2. Bueno, la serie es bastante mala

    Pero para que funcione un motor de combustion, ya sea de Gasolina o Diesel se requiere electricidad, para la bujía o para los calentadores ,
    y como en la serie es imposible la generacion de electricidad , tampoco puedes arrancarlo empujando (lo que se consigue con la dinamo del coche).Informate un poco mejor hombre.

      1. Nah.. Javibrick, esta diciendo estupideces, lisa y llanamente, el diesel no requiere electricidad para funcionar, los calentadores se pueden pasar por alto, y los autos hace mas de 50 años que no usan “Dinamo”… el naftero si necesita electricidad, el Disel, NO.

  3. pues yo estoy Javibrick, ningún motor de combustión puede funcionar sin un chispazo eléctrico, una cosa es que no te guste la serie y otra que mal argumentes porque no te gusta, normal que tengan que usar armas de las que se cargan por delante, que eran las que se usaban en las guerras anteriores a la electricidad…(trabucos, mosquetones) y la misma serie dice que no se usan armas modernas por escasez de munición, ya que se necesitan maquinarias para poder fabricar las balas modernas.Y el único personaje que no me gusta de la serie es la protagonista Charlie, que para mi es infumable, gracias y sigue con tu blog, tiene cosas interesantes

  4. Estoy con lo del wlzen, q pasa q de repente se paran los coches y ya está? no lo entiendo, se les gastan las baterías de pronto? venga ya. Por mucho q se acabe la electricidad, si uno tiene un coche más bien q tenga unos años (q sea más mecánico q eléctrico) eso sigue funcionando si o sí. Al menos sigue por un tiempo, aunque luego parará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s