Novela romántica

El cazador de sueños, Sherrilyn Kenyon

El cazador de sueños es la novela decimoctava de la serie los Cazadores Oscuros de la autora Sherrilyn Kenyon. Llegados a este punto de la serie las ideas ya no son tan refrescantes de modo que se empiezan a recurrir a personajes que aparentemente se apartan de la concepción general con la que nació la serie para abrir nuevos caminos, o en este caso, nuevos seres mágicos.

Aquí contamos con Arik un Oneroi del sueño, o lo que es lo mismo, un dios griego inmortal que se alimenta de sueños y que carece de sentimientos. O que carecía de ellos hasta que un semidios le embaucó, desde entonces disfruta de las sensaciones de un modo limitado. Su última obsesión es una humana, Megeara Kafieri, una arqueóloga que está buscando la Atlántida. Arik ha estado en sus sueños, viendo sus ilusiones y compartiendo con ella tórridas escenas de cama. Incapaz de dejarla de lado, hace un trato con Hades, dios del Infierno. Se convertirá en humano dos semanas para estar con ella, a cambio deberá pagar un precio.

El cazador de sueños es el típico libro paranormal romántico que podemos leer desde hace unos cuantos años. Tenemos por un lado a un dios que está de muy buen ver, que tiene un carácter un tanto seco pero que está completamente enamorado de la protagonista –aunque él no lo sabe-. Es valiente, todo un guerrero, bla, bla, y bla. Por su parte ella es toda una mujer independiente, que quiere ser valorada por su trabajo. Un tanto arisca no se fía de nadie. Por desgracia no me ha gustado ninguno de los dos, él me parece un tanto falto de personalidad, está tan obcecado en meterse debajo de la ropa interior de ella que no piensa en nada más, y ella es tan tozuda con su idea de encontrar la Atlátida que se convierte en una persona desagradable en algún que otro momento. Además no los veo yo como una buena pareja.

La relación entre ellos es muy rápida por diversos motivos tanto que no da tiempo a que sea una relación que vaya madurando. Ya sé que en este tipo de libros es lo “veo y lo amo” pero aun así siempre está en la habilidad de la autora darle un toque más profundo al amor, de modo que no se quede en algo muy superficial que solo se basa en una gran atracción física.

En este libro no he sentido el amor que se tienen los protagonistas, hay un desequilibro extraño en la historia quizá porque la autora ha querido introducir demasiados personajes secundarios –personajes sobre todo masculinos que tendrán su propia historia – y porque el estilo es demasiado informal. Aunque puede que esta palabra no se la correcta. Lo que quiero decir es que estamos ante una novela que tiene una parte de intriga que tienen muchos elementos interesantes: nos encontramos con una diosa antigua, una civilización perdida y unos dioses enfurecidos; pero nada de esto se llega a desarrollar porque cuando la cosa se pone un poco seria viene el diálogo cargado de humor que rompe completamente con la historia quitándole seriedad. Un ejemplo de esta manera de contarnos la historia se puede comprobar cada vez que Arik se encuentra con Solin se lanzan pullas sin parar. Me gusta el humor en este tipo de novelas pero también me gusta que el mundo en que se desarrollan sea algo más que un mundo lleno de dioses que parecen modelos de Calvin Klein que declaran su amor eterno casi después de conocer a la protagonista. El problema con este tipo de novelas es que leída una, leída casi todas.

El cazador de sueños no es una de las mejores novelas de la serie, sino de las más flojas. Quizá el problema es que estamos en un momento de transición en el cual la saga se abre a nuevos personajes, en este caso los oneroi, sin que haya una buena planificación detrás. Lo peor es el final, demasiado previsible y sacado de la chistera.

Clasificación: 5/10

 Quizá te interese
Anhelos en la oscuridad, Kresley Cole
El beso del demonio, Eve Silver
El señor de los vampiros, Gena Showalter
Conquistar a un seductor, Suzanne Enoch
Las huellas imborrables, Camilla Läckberg

Puedes seguirnos en  

Anuncios

3 thoughts on “El cazador de sueños, Sherrilyn Kenyon”

  1. Solo para aclarar un punto, este libro NO es el decimoctavo(el puesto lo tiene: La noche de la luna negra), es el número once, cometiste el error de contar los relatos cortos como novelas propiamente dichas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s