literatura, Novela, Novela histórica

La fabulosa historia de Henry N. Brown, Anne Helene Bubenzer

He de confesar que desde hace un tiempo aquellos libros que pertenecen a autores que me gustan porque los conozco de otras novelas, o que me llegan a casa en forma de regalo o que vienen por medio de la recomendación de un lector con los mismos gustos literarios que los míos, los comienzo a leer sin descubrir antes lo que el breve resumen de la contraportada dice de él. Lo hago porque en muchas ocasiones ese breve resumen destripa el argumentos –en el género romántico llega a ser tan explícito que te cuenta todas las sorpresas – y a mí me gusta ir descubriendo los misterios que giran alrededor de una novela sin que nadie me lo haya soplado antes.

En el caso de La fabulosa historia de Henry N. Brown empecé con gran entusiasmo porque tenía en frente, una novela con una edición maravillosa, y con una portada que me sugería un argumento que me llevaría a descubrir una parte de la historia del siglo XX. He leído bastante, algunos dice que mucho, pero nunca me he encontrado con un personajes tan singular como Henry. Y es que Henry es un oso de peluche. Al decir esto no destrozo nada porque aparece en la contraportada, pero para mí, como lectora, que entró con los ojos cerrados en este fascinante mundo fue a la vez extraño y desconcertante. No sabía que pensar porque no solo es el hecho de que Henry sea el eje central de este libro sino que es el protagonista absoluto, pues es él el que nos cuenta su vida desde que nace de las tristes y amorosas manos de una joven inglesa, hasta que llega a ser propiedad de una valerosa escritora que se queda prendado de él, tanto que lo defiende de unos quisquillosos policías de aeropuerto.

Hemos visto que para contar hechos del pasado se ha recurrido a muchos trucos. Cartas, diarios, cuadros, medallones, hasta los huesos enterrados en el armario o en lugares más exóticos, pero que sea un oso de peluche es algo muy novedoso porque impregna a la novela con un toque que difícilmente pudiéramos haber encontrado si nos hubiéramos tropezado con otro tipo de protagonista.

El hecho de que Henry al tener tantas limitaciones –no puede moverse, ni hablar –se convierte en un mero testigo de los sucesos que pasan a su alrededor, sin que él pueda hacer nada para modificarlos o variarlos. Él no elige su destino sino que son las decisiones de otros, muchas veces provocadas por olvidos o porque los niños se hace mayores, lo que determinan su futuro. Eso no impide que piense, que sienta o que llegue a amar a sus dueños sintiendo sus penas y alegrías, porque si en algo caracteriza a Henry es que es un gran amigo y el mejor confidente del mundo, pues sabe, mejor que nadie guardar secretos.

La historia arranca con una pequeña presentación de la editora y luego con una de las últimas aventuras de nuestro protagonista que sin quererlo se ve envuelto en un problema en el aeropuerto. El hecho de que se quede solo en una sala vacía hace que empiece a rememorar su vida. Como buen oso de peluche, no puede moverse, y su mundo se circunscribe a lo que ven sus ojos, y claro todo dependerá de cómo lo dejen. Estar boca abajo no es agradable, como tampoco lo es que te mordisquee una rata porque no puedes pegarle una patada para que te deje en paz.

Todo comienza en 1921, cuando fue fabricado por Alice, una joven inglesa que se sentía sola después de la desaparición de su amor en la I Guerra Mundial. Pero Alice no será la única, pues irá cambiando de manos, pasando por una rica familia inglesa que le permitirá conocer algunos de los personajes literarios más interesantes de la década de los años 20, podrá viajar a los Estados Unidos, volverá a Europa, conocerá la II Guerra Mundial desde el punto de vista de los de los franceses como de los alemanes, descubrirá los horrores de la guerra y como estos continúan incluso cuando ya se ha firmado la paz. Conocemos percances, amores, olvidos, peleas familiares, y ancianas malhumoradas.

Henry al tener tantos dueños -él no habla de todos sino de aquellos que lo han marcado- podemos hacernos una idea de la historia de Europa durante el siglo XX y ver cómo han ido cambiando las cosas poco a poco. Pero hay una constante que es la creencia el al amor, que nuestro protagonista conserva en su interior.

Otro de los elementos buenos que tiene la novela es lo bien escrita que está con un estilo sencillo y directo con breves toque emotivos. La autora podía regodearse en los sucesos más tristes y trágicos para crear una historia cargada de sentimentalidad que resultar difícil de digerir, pero Anna Helene simplemente ha elegido aquellos sucesos que sirven para el desarrollo de la historia y no al revés. El objetivo no es usar a Henry como mero analista histórico sino que lo importante es leer y entender cómo ha sido su vida. Me han gustado todas las historias pero hay un par de ellas que son terriblemente tristes, así que es posible que necesites un pañuelo al lado, si eres de lágrima fácil.

Podía decir muchas más cosas de esta novela, ir contando un poco de cada dueño, insinuar los pensamientos más profundos de Henry nacidos de ser un observador constante del mundo que le rodea, pero al igual que en algunos casos no merece la pena leer la sinopsis de un libro, no es conveniente decir mucho más de este historia porque es una novela que hay que leer para poder disfrutar de ella plenamente.

“La fabulosa historia de Henry N. Brown” es uno de los mejores libros que he leído este año. Sin duda lo recomiendo. Me ha encantado.

Clasificación: 9/10

 Quizá te interese
El mayor Pettigrew se enamora, Helen Simonson
La sonrisa de las mujeres, Nicolas Barreau
El chico que amó a Ana Frank, Ellen Feldman
Anuncios

4 thoughts on “La fabulosa historia de Henry N. Brown, Anne Helene Bubenzer”

  1. Lo lei hace unas semanas y me gustó muchísimo, es un libro precioso y que Henry sea el protagonista sin duda es algo novedoso, además de darle al relato un toque de mucha ternura
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s