Novela romántica

El encanto de un lobo, Lydia Dare

Dentro de reducido mundo de lo sobrenatural Lydia Dare nos presenta una serie que gira en torno a una familia de hombres lobos en plena regencia. Hablamos de novela romántica histórica paranormal. Un nombre muy largo que no lo llega a definir del todo este libro y ahora vamos a ver por qué.

El encanto del un lobo está escrita por Lydia Dare –persona irreal porque este nombre representa  a dos escritoras que se han unido para escribir de forma conjunta- y es una de las grandes apuestas de este año. La verdad es que sin llegar a ser una novela espectacular, es diferente porque no hay ninguna otra que presente semejante argumento, así que en principio, el libro gana por originalidad.

La historia gira en torno a Simon Westfield, duque de Blackmoor, un hombre con un gran título, con poder, riqueza, y buena presencia pero que esconde un gran secreto. Al igual que el resto de su familia es un hombre lobo, de modo que en los días de luna llena, el animal que lleva dentro sale a la superficie y él se trasforma en un espectacular lobo que deambula por el bosque aullando a la luna. En caso es que Simon, no lleva muy bien eso de ser un lobo, lo asume pero en el fondo no rechaza de modo que aún permanece soltero por temor a lastimar  su futura esposa. En su camino se cruza Lily Ruthledge, la hermana de la mujer de su primo, que cuida de su sobrino, Oliver York, desde que sus padres fallecieran en un accidente de carruaje. Simon conoce a Lily y no le gusta mucho, desde que se convirtió en tutor de Oliver, le ha dejado a la joven cuidar a su sobrino como le diera la gana, hasta este momento, pues el joven conde se está comportando de una manera  muy rara.

La historia es de hombres lobos civilizados y con título, lo cual hace que el aspecto paranormal de la novela esté muy atenuado. Sí, hay algunas transformaciones y algunos aullidos pero poco más. En lo paranormal solo contamos con unas cuentas escenas que nos sirven para dar verosimilitud al hecho de que Simon y sus familiares varones sean hombres lobos, de modo que si buscamos una novela sangrienta, con peleas terribles y garras sangrientas mejor buscar otro libro -podemos elegir Ansia de pasión de Kresley Cole, que cuenta con un lobo de dientes muy afilados-. Personalmente no me ha molestado que redujera ese elemento paranormal hasta ser casi una anécdota pero creo que lo que se logra es, al final, una novela romántica histórica similar a la que podemos encontrar en los estantes de todas las librerías. ¿Si contamos con una familia de hombres lobos porque no explotar más esas cualidades?

En cuanto a  los personajes contamos por una banda con Simon y con Lily, protagonistas absolutos. Como pareja no han estado mal –raramente una novela de este género tiene unos malos protagonistas- pero su romance ha sido fulgurante. Cuando la joven Lily acude a ver a Simon, que no está en su mejor momento porque la Luna llena está cerca, hay una pequeña discusión, luego se van de viaje y no sé qué tendrán los carruajes – será quizá la falta de ventilación- que ambos terminan enamorándose rápidamente. En este punto la novela toma un camino muy transitado, tanto que ni sorprende. La mujer del vicario que es una arpía, el vicario que es un santo, la madre comprensible, la protagonista atormentada porque su reticente marido, el marido que no desea que su esposa sepa su secreto. No hay habido sorpresas por este lado, lo cual hace que la novela pierda parte de su encanto. El factor sorpresa desaparece. El secreto es que es un hombre lobo pero podía haber sido otra cosa  menos espectacular,  como haber sido un pirata, ser un hijo bastardo, haberse casado con ella por venganza… las opciones son diversas. Si lo cambiáramos la novela no se resentiría.

En El lobo de Ravencliff de Dawn Thompson también se explotaba ese mismo secreto, ser  un hombre lobo, pero se hacía de un modo distinto tratando el tema de una manera mucho más profunda y con un retrato de psicológico de los protagonistas mucho más cuidado.

Si bien el romance principal no tiene una gran fuerza, ocurre lo mismo con los secundarios. Tenemos a la clásica vecina hermosa y metomentodo que está enamorada de uno de los hermanos de Simon, en concreto de William. El mencionado William también aporta algo de vivacidad porque vive su propio conflicto personal, no muy diferente al de su hermano. Pero el que más me ha gustado de todos los secundarios ha sido el joven Oliver York, porque a sus diez años, es el único que no está restringido a una caracterización determinada como lo están todos los personajes adultos.

Pesa a todas las pegas que le podamos poner, y que se reducen a que al final estamos con la clásica novela romántica de duque y joven dama de principios del siglo XIX, es un libro que vale la pena leer porque las desventuras de Simon para enfrentarse a lo que es, entretienen bastante, de modo que no es una pérdida de tiempo sumergirse en su lectura. Siempre y cuando te guste este tipo de novelas.

Como buena serie que es, el sello Esencia ha publicado la segunda entrega, Oscuro y feroz, hace unas semanas y tiene previsto seguir publicando el resto a lo largo del año que viene. Veremos entonces si las autoras mantienen el mismo estilo sencillo y sin pretensiones que hemos encontrado en El encanto del lobo, o deciden explotar más otras posibilidades narrativas.

Clasificación: 7/10

Te puede interesar
Conquistar a un seductor, Suzanne Enoch
Pasión diabólica, Teresa Medeiros
El hechizo del demonio, Eve Silver
Me perteneces, Shayla Black

Anuncios

2 comentarios en “El encanto de un lobo, Lydia Dare”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s