Novela fantástica

Ríos de Londres, Ben Aaronovitch

BenAaronovitch

Hay un género que ha ido creciendo poco a poco, es el llamado género fantástico urbano. Cuando lo conocí me llegó principalmente de la mano de autoras románticas que iban poco a poco metiendo elementos paranormales en sus tramas bajo el creciente éxito de libros de este mismo estilo. Aún así no era un género enteramente femenino pues podíamos pensar en autores como Jim Butcher, aunque con muchas matizaciones porque el argumento de su serie sobre Harry Dresden tiene un estilo propio que lo separa de esta catalogación. Son similares –paranormal, magia, ciudad, primera persona – pero no iguales.

El caso que es que últimamente está proliferando en las estanterías de nuestro país, donde las novedades y tendencias llegan cada vez más rápido, una serie de libros que son la unión de la seriedad de Jim Butcher y de la simplicidad de todas las tramas románticas paranormales. Un ejemplo sería Kevin Hearne al que conocimos en Acosado. Otro sería Ben Aaronovitch que nos presenta con Ríos de Londres la primera novela de la serie sobre Peter Grant.

¿Qué nos encontramos en este libro? Pues una historia que nos cuenta las peripecias de un joven policía de padre músico y de madre africana, que se ve envuelto de repente en un caso en el que el asesino podría ser un fantasma. El policía se llama Peter Grant y pese a su edad, es muy joven, tiene un humor que destila sarcasmo por todos lados. La novela empieza con una muerte. Peter Grant y una de sus compañeras agentes, Lesley, están vigilando el escenario de un crimen. Allí nuestro protagonista termina encontrándose con un fantasma que le cuenta lo que pasó realmente. A partir de ese momento la tranquila vida del joven da un vuelco. Dentro de poco tendrá que decidirse su destino dentro del cuerpo de policía, él no esperaba gran cosa, aunque lo deseaba. Lo que nunca pensó es que terminaría convirtiéndose en el aprendiz del inspector Nightingale, un hombre misterioso que le enseñará los rudimentos de la magia.

En esta novela es importante la ciudad, Londres, porque el autor no duda en desplegar el callejero y contarnos con pelos y señales, las calles, lo que hay en ellas, las rutas y demás elementos significativos de la ciudad, lo que implica que el texto está plagado de pequeños detalles históricos, perfectos para contar en un tour turístico pero que resultan innecesarios en una historia de aventuras, sobre todo cuando se abusa de ellos. Quizá ahí estriba uno de los peros de este libro, personalmente me gusta que los autores vayan por la trama salpicando estas pequeñas referencias históricas porque además de disfrutar con la lectura que estoy leyendo, también voy aprendiendo cosas, pero a veces en Ríos de Londres la ardua descripción de calles y caminos no proporciona la sensación de ubicar a los personajes en un espacio tridimensional, sino con la de que se usan repetidamente para rellenar para un argumento que no terminaba de fraguar de un modo correcto.

En cuanto a los personajes me han gustado todos, aunque a veces algunos secundarios están poco esbozados. Quizá aquí no sea por culpa de la historia en sí misma sino en el hecho de que la novela esté contada por el propio protagonista, que nos va contando lo que le va pasando día a día. Me ha gustado Peter, su compañera, su misterioso jefe, la peculiar criada y los diversos dioses que pueblan el lugar. Aquí otro punto que no entiendo, es la insistencia del autor en describir a las diosas de los ríos de Londres como mujeres del África más profunda, con su piel de color chocolate. Es que si pienso en diosas inglesas lo que me viene a la cabeza es la imagen de la familia real, o bien los actores de alguna serie de la BBC, o sea, tirando a blancuchos y de mejillas rojas. Claro que el mundo está cambiado y Londres es multicultural pero es que cuesta comprender cómo una mujer –negra, blanca, amarilla, verde o del color que sea- se puede convertir en diosa así como así, ¿no se supone que los dioses son inmortales? ¿o es que son mortales y cuando una muere, por cualquier circunstancia, su espíritu pasa a otro cuerpo? No lo sé. Lo único que tengo claro es que el dios de la parte superior del Támesis tiene más de dos mil años y sus hijos varios cientos. No me cuadra.

Quien haya leído antes alguna reseña mía ya sabrá que me inquietan estos detalles porque son coladores por los que la historia va perdiendo fuerza. Quizá, y es una suposición mía, como se ha planteado este libro como una serie todas estas cuestiones que se irán descubriendo poco a poco, pero aún así, hay ciertos detalles importantes que conviene dejar claro desde el principio porque son los cimientos de la historia, de otro modo todo se va al traste. Quizá esté pidiendo la cuadratura a un círculo.

En cuanto a la trama en sí, es decir, los diversos asesinatos, está bastante bien. Me ha gustado que uniera la tradicional historia de unos títeres con la investigación del pasado. Cuidado que no estamos hablando de unos simpáticos títeres que se dan besos y abrazos, porque su historia está llena de sangre, muerte y destrucción. El protagonista parece un asesino en serie. Menos mal que es de trapo porque no se salva ni el perro. Aquí otro pero, esta historia es muy conocida en Inglaterra porque se presenta aún hoy en día en las calles, pero es desconocida aquí en España por lo que jugamos con una clara desventaja. Lo que quiero decir es que a veces he sentido que me estaba perdido algo importante por culpa de mi propia ignorancia. Es como si el libro tuviera más sentido si hubiéramos conocido de antemano toda la historia de Punch y sus fechorías.

¿Me ha gustado Ríos de Londres? Sí, porque pese a todos los peros que le pueda poner no cabe duda de que su autor sabe manejar muy bien a sus personajes –se nota que fue guionista-, la historia es relativamente rápida, hay acción entretenida y mucho humor suelto por cada párrafo. Todo hace que la historia gane puntos aunque no los suficientes para conseguir un notable, pero si para querer leer la segunda entrega.

Clasificación: 6,50/10

 

Te puede interesar
El Atlético Invisible, Terry Pratchett
El aliento de los dioses, Brandon Sanderson
La maga, Trudi Canavan
El viaje de Harkwood, Paul Kearney
Anuncios

4 thoughts on “Ríos de Londres, Ben Aaronovitch”

  1. Mira, creo que no he leído nada de este género escrito por un hombre, como dices tú, yo también lo conocía a través de autoras románticas de paranormal que dieron un giro.
    Feliz fin de semana.

  2. No he leído nada sobre esto. Algo que aprendo antes de ir a dormir … Tiene muy buena pinta por lo que has escrito de maravilla. Me gusta su portada ^^ Apuntado queda!

    Saludos.

  3. Hola, un amigo compartió conmigo los audiobooks (en inglés) y ha sido una experiencia increíble. El actor que lo lee es Kobna Holbrook-Smith que tiene una voz fantástica y consigue interpretar los diferentes acentos de los personajes de una manera magistral. Estuve viviendo un tiempo en Londres y el hecho de que Mr. Aaronovitch detallara tan cuidadosamente las calles y barrios, me transportó una vez a esa ciudad tan multicolor y cosmopolita. Le doy un 9 sobre 10.
    Gracias por tu reseña.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s