Novela romántica

El guardián oscuro, Christine Feehan

guardian

El guardián oscuro es un libro que publicó Titania allá por el año 2008 y pertenece a la serie de los Carpatianos de Christine Feehan.  Quien sea seguidor de los vampiros chupasangres sabrá que esta autora fue una de las primeras en poner de moda a estos vampiros desvaídos y edulcorados antes de que llegará la fiebre de Crepúsculo.

Aunque hablar de vampiros no es correcto, pero tampoco incorrecto.

Lucien es un ser de leyenda incluso entre sus compatriotas, los carpatianos, seres inmortales que rehúsen el contacto con los humanos. Durante siglos, buscó sin éxito una mujer que lo apartara de su naturaleza más oscura y evitara que se convirtiera en vampiro, como ha sucedido con tantos de su pueblo. Pero ahora ha encontrado a Jaxon, una joven, atractiva y dura policía que batalla cada día contra lo peor de la raza humana. Jaxon se encuentra al borde de la muerte cuando llega Lucien. Un ser extraño, maravillosamente atractivo, posesivo y seductor. Junto a él, puede acabar con cualquier amenaza? aunque el precio que tenga que pagar sea el de llevar una existencia tan extraña que la sola idea encoge su espíritu.

No me gustan los vampiros. No me gustan los vampiros, en romántica. Sé que si me meto en paranormal me chocaré de frente con un montón de vampiros centenarios con cuerpo de modelo y dientes puntiagudos, pero es que no me gustan los vampiros.

Uno de los mejores libros que he leído ha sido Drácula de Bram Stoker, me quedé prendada de ese conde que se desprendió de su alma por amor. También me gustó el novio vampiro de Buffy, y luego me quedé con el rubiales mal encarado que terminó enamorándose de su enemiga. Últimamente siento que vuelven a estar en gracia con ellos por culpa de la última temporada de Supernatural. Pero aún así no me gustan los vampiros cuando hablamos de novela romántica porque no hay nada más repugnante y asqueroso que le chupen a uno la sangre. Si fuera erótico las enfermeras dedicadas a la extracción de sangre para análisis estarían muy solicitadas, más allá de que algunas actúen como banderilleros ofuscados ante nuestro indefenso y amordazado brazo.

El caso es que Feehan logra esquivar ese “no me gusta” creando a los carpatianos que son nos vampiros pero se les parece. ¿Pero qué es un carpatiano? para explicarlo tenemos al protagonistas de El guardián oscuro. Lucien es un carpatiano, es decir, ha nacido en los Cárpatos hace cientos de años. No puede ver el sol. Se recupera rápidamente de sus heridas. Duerme bajo tierra siempre que puede. Bebe sangre. Hipnotiza a sus víctimas para que no lo recuerden. Posee super fuerza. Y se puede convertir en murciélago, pero ya que estamos se puede convertir en cualquier cosa, desde bruma hasta un lobo. Como buen héroe romántico posee una compañera eterna que reconocerá casi de inmediato, mientras que ella no creerá en esa unión eterna. El problema es que con el paso de los años sus sentidos se van perdiendo y si no encuentra a su compañera se pierde en la oscuridad y se convierte en un  vampiro. Si somos un poco sinceros, y pese a que Feehan quiera catalogarlos como otra cosa, los carpatianos son los vampiros de toda la vida pero que piden permiso antes de cenar.

Pero vamos a la reseñar el libro  que aún no hemos empezado. El guardián oscuro nos cuenta la historia de amor entre Lucien -uno de los poderosos gemelos- y Jaxon. La historia comienza con lucha, sangre y sacrificio. Y luego continua con una niña de cinco años aprendiendo a ser un marine estadounidense. Dentro de las limitaciones de mis gusto personales -¿he mencionado que no me gustan los vampiros?- puedo soportar a Lucien porque a pesar de todo tiene su encanto pero no me ha gustado Jaxon porque es una mujer irreal. ¿Cómo es posible que una mujer de metro y medio y cuarenta quilos se comporte como si fuera Rambo? No me la termino de creer.

Si hablamos de la historia de amor es tipo troglodita. Lucien  diciendo constantemente “tú eres mía”, y Jaxon “nadie puede tenerme”. Y así unos cuantos cientos de páginas. Unas páginas muy largas.

Podía salvar la situación la parte de aventura pero en este caso el malo es un humano, con lo cual la gracia se va al garete porque qué puede hacer un hombre por muy malo que sea, contra un carpatiano inmortal capaz de controlar la mente, el clima, los animales y que se puede trasformasen en cualquier cosa. Es como si una hormiga intentara mover a un elefante. Sabes de antemano que Dumbo pisará a la hormiga y ni se dará cuenta. Por esta parte, emoción cero.

Si hacemos un resume tenemos unos personajes que no dan mucho de si, un romance repetitivo y previsible  y una parte de acción nada emocionante, pero pese a todo el libro tiene cierto encanto difícil de definir que te impulsa a seguir leyendo la serie de los carpatianos pese a que sabes que una vez leído uno, leídos todos. Eso sí, hay que leerlos con moderación. Uno cada muchos meses.

Clasificación: 5/10

Te puede interesar
El Atlético Invisible, Terry Pratchett
El aliento de los dioses, Brandon Sanderson
La maga, Trudi Canavan
El viaje de Harkwood, Paul Kearney
Anuncios

1 thought on “El guardián oscuro, Christine Feehan”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s