MisLecturas

Lecturas diciembre 2012

Hace unos días hemos comentado las lecturas que más nos gustaron durante el 2012, y ahora toca hablar de las lecturas del mes de diciembre.

Ha sido un mes alto caótico, he podido leer bastante más de los esperado algunos días pero otros ha sido casi imposible tocar un libro y menos criticarlos, de modo que tengo un montón de reseñas pendientes que iré poniendo en los próximos días.

Días aburridos se unían a días con la casa llena de gente, con niños corriendo por todos lados, comida abundante en la mesa y dulces y bebidas que eran imposible de resistir. Ya que el turrón lo vemos una vez al año no lo vamos a despreciar. Lo bueno es que este año ha podido comer todas uvas a tiempo, unos minutos antes me puse a quitarles la pepitas y así las pude masticar y tragar sin necesidad de escupir las pepitas como una loca. Espero que sea un buen presagio.

En cuanto a lecturas tocó hacer una reflexión sobre lo que dio el año 2012 de si, lo que me permitió avanzar en algunas series que tenía a medias. Entre mis planes del 2012 había disfrutar de una buena cantidad de libros de Terry Pratchett y ese último mes me servió para añadir uno más a la lista. Elegí para leer Ritos iguales porque tenía ganas de empezar a leer algo sobre las brujas de Mundodisco. Elección acertadísima porque me devolvió la fe en la literatura fantástica juvenil. También adelanté en la serie del Nicolas Flamel pues leí la tercera entrega, La hechicera. Es una serie que no quiero dejar de lado sobre todo porque me regalaron la última entrega y tengo ganas de saber cómo acabará todo. Además es una serie que me gusta mucho, no tiene desperdicio.

Fantástica, pero en esta caso de fantasía urbana para un lector un poco más adulto, fue Ríos de Londres de  Ben Aaronovitch. Novela interesante con algunos puntos muy buenos y otros no tanto, pese a ello, me gustaría leer la siguiente entrega en cuando la publiquen.

No puede faltar la novela negra. Invierno ártico de Arnaldur Indridason fue una de esas lecturas estupendas del mes. Me encanta ese estilo seco que tiene su autor. Disfruto tanto con la investigación como con la caracterización de los islandeses, personas que me llaman muchísimo la atención por lo secas que son.

Novela nórdica también es Un inquietante amanecer de  Mari Jungstedt. No ha estado mal pero no es una novela de notable. No me dio ganas de indagar más sobre Anders Knutas  su equipo.

Cayó también Tres  de Melissa Panerallo, libro que no me gustó nada de nada. Fue una de las peores lecturas del año.  En cambio Los desorientados de Amin Maalouf  fue una lectura que me permitió acercarme a una realidad desconocida. Me permitió pensar, meditar y descubrir unas serie de reflexiones que te hace pensar. Pese a que no me gustó el final, no creo que sea justo para su protagonista, lo recomiendo.

En romántica ha habido un poco de todo, principalmente novela histórica porque es el género que más me gusta. He leído El duque de Wyndham de Julia Quinn una novela muy ligera que me vino muy bien para olvidarme durante unos cuantos días del estress navideño. Histórica también fue Mi irresistible conde de  Gaelen Foley, novela que no está mal pero que no me entusiasmó.

Pero no todo fueron novelas históricas, cayó alguna contemporánea y un par de eróticas. La cara oculta del deseo de Lora Leigh, la que empecé en un viaje en tren. También me leí Sedúceme bajo la luna  de Shayla Black novela que tenía desde hace meses y que no podía dejar olvidada en un rincón más tiempo, más que nada, por si cae este año la siguiente entrega de la serie.  Paranormal fue El guardián oscuro  de Christine Feehan, novela algo repetitiva como un vampiro que no es vampiro. 

He leído alguno más romántico pero no los voy a mencionar aquí. Me parece más interesante hablar de las lecturas que espero leer este 2013. En principio no he marcado ningún objetivo más que volver a retomar la serie de Harry Dresden –ahora que me han devuelto los libros – y seguir con la serie Mundodisco. Me gustaría releer la serie de la Torre Oscura de Stephen King – leí hace años las tres primeras novelas – pero no sé si será posible porque tengo la estantería llena de libros pendientes de lectura y no quiero añadir más. Además me he aficionado a comprar las ofertas de libros electrónicos de Amazon  y otras librerías digitales -el mes de diciembre hubo una oferta espectacular en novela histórica y novela policial, sin olvidar los descuentos por el día de Reyes- y tengo el Kindler lleno de libros. Es que por menos de dos euros, y a veces menos, consigues un libro. Y dado que no tomó ni café ni fumo, la calderilla del bolsillo la gastó ahí.

Menos mal que la oferta de Reyes se acaba pronto sino es una ruina.

En fin, diciembre no ha estado nada mal. El parón en las editoriales me permitió reordenar mi librería y empezar a elegir que libros tenía que leer antes que ningún otro. Objetivo loable que a veces es todo un reto en si mismo. Esperamos que este mes de enero sea un buen mes, con buenas novedades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s