Policíaca

El niño de la nieve, M. J. McGrath

niño

El niño de la nieve de M. J. McGrath es la segunda novela de la serie que tiene como protagonista a Edie Kiglatuk, una mujer medio inuit que vive en una pequeño pueblo cerca del círculo polar Ártico.  En la anterior novela  Calor helado se dio a conocer al personaje y  su peculiar relación con su ex marido y su incansable búsqueda de la verdad.

No había leído nada de esta autora, es más solo cuando he empezado a hacer la reseña me he dado cuenta de que pertenecía a una serie, y eso que a lo largo del argumento se dan muchas pistas para llegar a tal conclusión. El caso es que yo considero esta novela como algo independiente así la voy a tratar.

El niño de la nieve comienza con el descubrimiento por parte de Edie Kiglatuk del cuerpo de un niño de pocos meses congelado dentro de una casa mortuoria.  A partir de ahí la protagonista irá descubriendo que está detrás de la muerte por lo que tendrá que relacionarse con un grupo religioso de origen ruso, los Oscuros Creyenteds. Además deberá apoyar a su ex marido, Sammy, que corre en la Iditarod, la carrera de trineos más famosa del mundo.Es una novela muy interesante porque nos lleva a Alaska de la mano de una nativa del lugar, aunque Edie se considera que los alaskeños son demasiados sureños para su gusto. Es un personaje interesante, quizá lo único que no me ha quedado claro son los motivos por los que se mete de lleno en la investigación del muerte del niño. Se comprende que aún sienta el asesinato de su hijastro pero la autora debería de profundizar más en las razones que la llevan a investigar el ese suceso. El hecho de que una persona, que en este caso es guía de caza en el Ártico, se encuentre con un cadáver no significa que tenga que averiguar qué hay detrás de dicha muerte. También resulta un poco frustrante que autora nos recuerde constantemente la etnia la protagonista, ya sé que es del círculo polar Ártico, que allí las noches son muy largas, que la vida es muy dura y todo lo que quieras, pero no me lo repitas cada cierto tiempo porque no me estás aportando nada nuevo. Además si bien Edie es inuit,  también es una mujer con una personalidad marcada, con un pasado trágico y con una forma de pensar determinada que no le viene solo de su raza. Caracterizarla por ser inuit, no creo que le haga bien al personaje.

En cuanto a la trama de asesinato, es muy estilo estadounidense, o sea por una parte una persona ajena al mundo policial que mete las narices donde nadie le llama porque es incapaz de dejar pasar una injusticia; y por otra un entramado político que tiene como escenario unas elecciones estatales en las que  un alcalde aspira a un puesto en la capital del país, huyendo de un lugar que detesta.

Ambas partes están correctamente trabajadas aunque la trama de asesinato tarda demasiado en arrancar. Al principio le falta fuelle, está como desligada de lo que sucede a su alrededor por culpa de otros sucesos como son la carrera política del alcalde y la Inditarod.  Luego, casi al final todo se precipita un poco. Quizá la culpa la tenga algo que comentamos antes, la falta de motivación de Edie para meterse de lleno en la investigación del asesinato del niño. Quizá si estuviera mejor planteada, o tuviera unos argumentos más fuertes el desarrollo de la historia sería un tanto distinto ya desde su comienzo.

Tenemos entonces la muerte de un niño pequeño, un grupo de rusos seguidores de la corriente religiosa escindida hace siglos de la religión ortodoxa que son considerados como una secta, unos políticos que moldean los límites de la ley para conseguir sus objetivos, unos empresarios que quieren convertir la costa de Alaska en un nuevo Benidorm, una red de prostitución de jóvenes rusas. Le añadimos una carrera de trineos tirado por perros en un paisaje de nieve. Y aún nos queda algo más, la relación entre todo este lío. A pesar de lo que pueda parecer es una explicación bastante coherente, pero aún así excesiva según mi modesto entendimiento. M. J. McGrath mete demasiadas cosas en la olla sin darse cuenta de que se le puede ir el guiso por fuera. A veces las tramas más sencillas, las que pivotan sobre sentimientos más primarios son las mejores. Complicar los argumentos con muchas cosas, llegando a callejones sin salida a veces en ocasiones no es una buena solución. En este caso concreto creo que sobra lo de la secta rusa  y alguna que otra cosilla más.

En cualquier caso El niño de la nieve es un libro de intriga correcto que cumple con la tarea de entretener.  Yo me lo he leído en dos días, lo que quiere decir que engancha. No será el libro del  año, ni siquiera del mes pero me ha gustado.

Si queréis leerla en Amazon.es la podéis comprar por 0,99€ . Una ganga.

Clasificación:6,75/10

Te puede interesar
Invierno ártico, Indridason Arnaldur
Un monstruo viene a verme, Patrick Ness
Mi chica fantasma, Tamsyn Murray
La pastelería Bliss, Kathryn Littlewood
Anuncios

2 comentarios en “El niño de la nieve, M. J. McGrath”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s