Policíaca, Serie, Televisión

The following

the following

Está mañana me desperté muy temprano, incapaz de dormir decidí tirar de algún vídeo divertido, eso supone buscar el Club de la Comedia y ver alguna actuación de Goyo Jiménez, que siempre he hace reír muchísimo. Di con uno de sus mejores monólogos, uno que hablaba de la valentía de los españoles frente a los estadounidenses –recordar que él es experto en los Estados Unidos-. En un momento comentaba la cantidad de asesinos en serie que existe por esas tierras. Y tiene razón. Según las estadísticas hay unos trescientos por ahí sueltos en estos momentos. Da que pensar. Algo que de vez en cuando hace los guionistas de la televisión, para sorpresa de muchos.

¿Qué pasaría si un asesino en serie tuviera aprendices? ¿Qué pasaría si contactara con otras personas que tuvieran sus mismas inclinaciones? ¿Qué pasaría si hicieran un club cuya entrada es muy exclusiva y sangrienta? William Williamson (Crónicas vampíricas, Scream, Dawson crece) lo ha pensado y por eso ha creado The following. Pero no solo es atractiva la trama sino su protagonista, Kevin Bacon, que le da un valor añadido.

La historia comienza con una huida, cuando el profesor Joe Carroll (James Purefoy), después de pasar una larga temporada en la cárcel, consigue de la prisión dejando detrás unos cuantos cadáveres. Para atraparlo la policía recurre a Ryan Hardy (Kevin Bacon) un antiguo miembro del FBI que consiguió atrapar a Carroll antes de que matara a una joven. Pero no todo es tan fácil, pues Hardy tuvo una aventura con Claire Matthews (Natalie Zea), la esposa de Carroll, quien se quedó embarazada de su marido antes de conocer quién era realmente.

La parte de intriga, la que guarda relación con atrapar a un asesino, se va resolviendo con velocidad, lo que hace que los episodios sean emocionantes desde el principio, aunque hay una trama que se prolonga en el tiempo y que une todos los capítulos a la que podemos llamar El club de asesino en serie, que no es tan clara como pueda parecer a simple vista. Hay más de una sorpresa. Más lenta es la parte emocional pues a media que avanza la historia, Ryan recuerda cómo fue su relación con Carroll, con su mujer y con sus víctimas. Recuerdos también por parte de los asesinos, ya que vamos conociendo cómo comenzaron su particular carrera sangrienta.

Es muy buena la manera en la que se une todo, pero debo destacar que la parte de relaciones del pasado (Jack-Claire-Joe) actúa como un complemento de la parte de intriga, y no al revés. Sí, Jack Hardy tiene muchos problemas, no solo físicos, Claire quiere que su hijo esté con ella, Caroll tiene su sus propios planes. Pero no estamos ante un triángulo amoroso lleno de rencores y secretos que lo domina todo, aunque es cierto que hay algo de ello. No podemos olvidarnos de que los asesinos también se ven envueltos en sus propios problemas románticos, siendo un contrapunto muy interesante. Es caso es que lo que prima es la parte de intriga, la parte de intentar parar a un terrible asesino. Y sinceramente es lo mejor de todo por ser lo más original de toda esta propuesta televisiva. Lo romántico tiende a acabar siempre de la misma manera.

El primer episodio fue muy bueno y sobre todo sorprendente. No esperé que acabara de esa manera, aunque al  hacerlo así abre muchas posibilidades. El segundo se mantuvo con la misma calidad. Por el momento contamos con una serie completa de quince episodios aunque teniendo en cuenta su éxito pueden llegar a ser más.

¿Cuál es el problema de la serie? Pues su propia concepción ya que todo el peso descansa en el dúo Ryan-Carroll, y es una trama que solo se puede alargar hasta cierto punto por muchos asesinos en serie que tenga el país. Lo mejor hubiera sido que fuera una producción británica, que concibe estas historias como miniseries cerradas en su conclusión, pero ya sabemos que en los Estados Unidos la cosa es diferente y tienden a mantener al difunto más tiempo de recomendable, a pesar de que desprende un olor muy intenso.

En cuanto a los actores, no puedo reprochar ninguna actuación, todo estás muy bien. Comenzar diciendo que desde hace algún tiempo –sobre todo con actores a los que le empieza a pesar el paso de los años, independiente de su gran calidad interpretativa, o aquellos que se encuentran con una historia irresistible para la pequeña pantalla- los rostros de la gran pantalla están dado el paso a la pequeña con dispar resultado. En el caso de Kevin Bacon, todo un actor, me sorprendió que diera el paso pero teniendo en cuenta quién es su mujer y la labor que realizó como director en Closer, era casi inevitable que lo hiciera en algún que otro momento. Lo que tengo claro es que sin él, llena la pantalla cuando aparece, la serie no sería tan atractiva.

The following es una buena serie policial, como las de siempre, pero con el añadido de que los malos no lo parecen ser los malos, y eso quizá es lo que más miedo da.

Clasificación: 8/10

Te puede interesar
Revolution, una serie poco revolucionaria
666 Park Avenue, una de terror
Terra Nova una de dinosaurios
Anuncios

4 thoughts on “The following”

  1. Yo también tengo pendiente ponerme con ella, en cuanto vaya finiquitando alguna de las que me tienen enganchado. Me han hablado muy bien de ella.

    Un besito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s