Ciencia Ficción

Planeta 86, Dan Abnett

planeta-86-9788448006402

Planeta 86 nos lleva hasta un planeta llamado así porque fue el ochenta y seis planeta en que fue conquistado  y colonizado por la raza humana. Cuando pase el tiempo – algunas décadas- alguien le pondrá un nombre más apropiado, como le ocurrió a su satélite llamado Fred.

En este lugar aterriza el periodista Lex Falk para realizar algún reportaje de investigación. Lo que se encuentra no le satisface mucho pero se deja llevar por lo que sucede a su alrededor hasta que se ve de lleno en una terrible contienda en un cuerpo que no es el suyo.

Esta novela es otro ejemplo de que el argumento te cuenta más de lo que debería contarte porque lo interesante es todo lo que sucede a partir de que Lex se mete en la cabeza de un joven soldado llamado Nestor Bloom. Como sabemos ese hecho se pierde todo el factor sorpresa de la novela, o al menos, el más interesante.

Pero hasta que llega ese momento la novela arranca con poca fuerza. Lex Falk es un personaje muy interesante, lleva muchos años trabajando como periodista, y se huele cuando algo no marcha bien pero su tono derrotista hace que la trama navegue por aguas muy tranquilas. Parece que está más empeñado en ver el paso del tiempo en su cuerpo que investigar. Alegra un poco la historia la presencia de una de sus amigas virtuales pero decae cuando se presenta una joven periodista de mal carácter que me cayó antipática desde el principio. Tampoco queda muy claro las motivaciones que hay detrás de cada grupo de poder, ni siquiera llega a explicarlos con detenimiento. Lo que está claro es que el mundo y todos los planetas conquistados por el hombre se reparten entre tres. Uno son los Estados Unidos, otro son los rusos  y otros que sería una pequeña minoría sería del último (se supone Europa). Nos encontramos aquí con una guerra fría –termino que aparece en alguna otra ocasión y que es determinante para entender no solo el juego de poder sino porque el equilibrio existente se rompe en estos momentos- que parece que tiene sus días contados. Me hubiera gustado más que Abnett indagara un poco más en este aspecto, aunque entiendo que haya esbozado ligeramente el contexto político porque lo importante no es saber quiénes son los buenos o los malos, sino saber cómo Lex Falk saldrá del lío en el que se ha metido.

Tenemos entonces un principio un poco soso, y un escenario interplanetario que es solo un esbozo de una realidad más completa –habría que añadirle corporaciones políticas y territoriales-. Si el libro hubiera continuado con esa línea el resultado habría sido muy decepcionante viniendo de Dan Abnett, pero a partir de que Lex se mete en la cabeza de Bloom la historia da un giro radical y empieza a ganar enteros hasta el final. En este momento es cuando su autor empieza a mostrar sus buenas maneras a la hora de meter a los personajes en problemas. Hay muchas escenas de acción, disparos con balas, con láser, aviones increíbles… mucha sangre y mucha huida.

Pero más allá de toda la acción, hay mucha y muy buena, debemos subrayar el equilibrio de poder que se tiene que establecer en un cuerpo cuando tiene dos mentes que buscan objetivos diferentes. Es cierto que Bloom aceptó participar en la misión –sin que lo supieran sus jefes militares, se puede decir que es un topo- pero eso no          quiere decir que no desee llevar las riendas de la situación. Me ha gustado ese juego de poder y cómo Falk asume el control cuando las balas empiezan a zumbar para su desesperación porque él es periodista, no un militar entrenado para la guerra. A pesar de ello se encuentra en medio de una muy violenta.

Otro aspecto importante son los motivos por los que se rompe la tregua, evidentemente descubrimos la causa  ya en el final, aunque en este punto no todo es tan claro como nos gustaría ya por una serie de palabras clave podemos deducirla, pero nada más. Creo que es un buen final, cerrado pero también abierto a nuevas posibilidades.

Como valoración final me ha gustado el libro pero he de reconocer que el comienzo se me hizo muy pesado, tanto que lo dejé apartado un par de días y empecé otra novela. Aún así merece la pena porque es una historia que gana en agilidad y emoción con cada capítulo.

 Clasificación: 7/10

Te puede interesar
Invierno ártico, Indridason Arnaldur
Un monstruo viene a verme, Patrick Ness
Mi chica fantasma, Tamsyn Murray
Aleación de ley, Brandon Sanderson

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s