Policíaca, Serie, Televisión

Jo, una de policías parisinos

JoElenco

¿Cómo llegar a la escena de un crimen como todo un profesional? Lo primero es no haber dormido mucho por culpa de las pesadillas, la mala conciencia o cualquier otro problema familiar o personal. Conviene ir un poco medicado, elige entre las drogas no legales o las legales pero tomadas según el libre albedrío. Tienes que ser irritante y grosero pero también hacer que los que te rodeen se preocupen por ti. Nunca se debe uno sobrepasar en su mal humor.

La llegada es crucial. Se debe hacer con unos minutos de retraso, los suficientes para que el jefe pregunte dónde andas pero no demasiados para que se planee darte una nota disciplinaria. El atuendo limpio pero informal. Si parece que te has levantado con él, mejor.

Cuando llegues haz como si el lugar fuera tuyo. Realiza algún aspaviento y llama la atención con un grito a algún compañero policía con uniforme para que aleje a mirones o para que mueva el culo. Punto importante este último porque reforzará un autoridad no solo ante todos los miembros del cuerpo policial sino también ante tu superior, que te echará una mirada de enfado pero que tú, con todos tus “****” bien puestos, ignorarás con como si fuera algo molesto al que no conviene ni dedicar un pensamiento. Las miradas acusadoras de tus compañeros de sección ni las consideres. Ellos son unos inútiles que casi trabajan para ti. Tu preocupación es centrarte en el muerto.

Oye algún comentario sobre cómo ha podido suceder el asesinato y luego con voz clara di el nombre del culpable. Si no lo sabes, no pasa nada, lanza el típico discurso de asesino en serie/asesino sexual/asesino irascible/crimen casual…  Inserta elementos religiosos o sexuales en tus conclusiones. Nunca falla.

Con todo esto podrás no solo convertirte en un detective de primera que cuenta con unos superiores resignados con tus  peculiaridades, sino que además podrás tener tu propia serie de televisión.

Jo es una serie protagonizada por Jean Reno que se desarrolla en París pero que cuenta con un elenco de habla inglesa en su mayor parte, fruto de que detrás de la idea no solo hay franceses –si fuera una serie cien por cien francesa sería muy distinta, y sin duda alguna mucho mejor-sino también británicos. El caso es que las serie policiales británicas, sobre todos las de la BBC, son muy buenas, de modo que ¿cómo es posible que Jo teniendo como progenitores a dos televisiones que sacan grandes productos sea tan mediocre? Misterios de la genética televisiva o de cuatro mentes directivas que se pasaron las tormentas de ideas tomando café.

Pero vamos a hablar un poco más de la serie. El gran acierto – y puede que único- es que Jean Reno le pongas lo que le pongas sabe estar. Sin él, seguramente no valdría la pena ver el segundo capítulo de la primera temporada de esta serie, pero su presencia hace que dejemos de lado un poco la mediocridad de la trama de investigación para intentar disfrutar de su labor como actor. Los problemas de su personaje, Jo St-Clair, con su hija (una enfermera con una mano muy larga) y su relación con Karyn (Jill Hennessy de Crossing Jordan) le dan el toque justo de melodrama para atrapar la atención sin llegar a caer en lo melodramático.

Otro elemento atractivo es la presencia de Tom Austen que interpreta a Bayard, el fiel compañero de St-Clair. No es un gran personaje pero el actor es muy guapo y al menos nos llena la retina cuando aparece.                      

Con respecto a las tramas que toca investigar, si somos sinceros no dan mucho de sí, si tomamos como ejemplo lo ocurrido en el primer episodio al que hacíamos referencia en el primer párrafo. Estas brillan por su simplicidad y por ser algo absurdas, sino no se entiende que al ver un muerto a las puertas de Notre Dame, los investigadores saquen las conclusiones que saquen. El colmo es esa deducción que consiguen porque el difunto señala con el dedo a una de las figuras de la catedral. Vamos a ver, estás en medio de Paris, delante de unas de las catedrales más famosas del mundo y a la que no puedes llegar en coche así como así, pero tú, como asesino, quieres dejar al difunto delante. Vale, es tu asesinato, tú decides. Cargas con el muerto un buen trecho, lo tiras al suelo y luego le coges la mano –cuidado con el rigor mortis- y con el dedo le haces señalar a unas de las figuras de pórtico –la catedral es famosa por sus cientos de figuras, así que tienes que apuntar con el dedo del difunto con precisión- ya que como buen asesino que eres quieres dar una pista sobre tus actos pero sin que se note mucho. Que discurran los policías que para eso se les pagan. Y todo lo haces de noche y sin que te vea nadie. Ya se sabe que Paris de noche se queda vacío.

Puede que sea porque leo bastante novela policial y negra, o porque me gustan demasiado las buenas series policiacas pero Jo  no ha cumplido mis expectativas. De todas maneras es una serie muy nueva y aún puede pulir sus defectos. Veremos si lo logra.

Anuncios

1 thought on “Jo, una de policías parisinos”

  1. No conocía esta serie y a pesar de los peros que le pones, ya me has intrigado. Voy a investigar un poco más.
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s