Ciencia Ficción, Thriller

Dos tumbas, Preston & Child

dostumbas

Dos tumbas es la última novela publicada en nuestro país de la unión de Preston y Child, novela que corresponde a la entrega doceava de la serie Pendergast.

La duración de la serie ya nos puede dar una idea de que cuenta con grandes seguidores aunque eso no significa que una ésta tenga calidad. Nos pueden venir a la memoria un montón de series que nos parecen horrorosas pero ahí están. En el caso de Pendergast su valor residen en su personaje central y su debilidad en la historia que lo rodea.

Pendergast es un personaje de lo más singular. Si tuviera que describirlo, más allá de su altura, escueta constitución y rubio cabello, tendría que decir que es la mezcla entre Bruce Wayne (por ser un millonario que se dedica a combatir el crimen por que le gusta. Tiene su propia Pendercueva en las profundidades de su mansión y un criado de lo más leal que por desgracia no se llama Alfred. Como Wayne aprendió un extraño arte tibetano –o algo así- que le permite trascender más allá de su cuerpo), Sherlock Holmes (solitario, desconsiderado con los que no son tan listos como él, le gustan los detalles y descubre quién es el asesino por un pequeño detalle que otros pasan desapercibido. Engaña sin pestañear por salirse con la suya. Solo le falta tocar el violín) y James Bond (por su gusto por las cosas caras, su conocimiento del arte de matar y su gran fortaleza física) Como se puede ver es un personaje de lo más peculiar que destaca  porque en ocasiones lleva a su irrealidad hasta extremos peligrosos. Me lo puedo imaginar como agente del FBI que resuelve las investigaciones a través de la observación y los procesos mentales, pero como personaje de acción me choca mucho y a que al comienzo del libro, en cada descripción física que se realiza de él, no da el pego como de superhéroe musculado. No es que se necesite músculo para ser un héroe pero si tienes que correr, enfrentarte al desierto, a pistoleros y demás peligros algo de carne tendrá que tener en los huesos.

A su lado hay otro serie de personajes que nos da pie a que la novela se divida en tres tramas bien diferenciadas.

Una es la del propio Pendergast que va poco a poco resolviendo los misterios del pasado.  En un momento dado la historia me recordó a una novela de Ken Follet (que no diré su nombre para no fastidiar a nadie) pero con mucho más aventura y con el trasfondo de los nazis chalados detrás. Para quién haya seguido la serie será un buen final – más o menos- porque trae consigo grandes sorpresas y trae consigo en su final nuevas posibilidades. Aquí hay un poco de todo. Comenzamos con tiros, seguimos con una persecución, un final, un comienzo, un descendimiento a los infiernos, una verdad, un viaje… Mucha acción y movimiento. Una parte muy entretenida con un elemento fantástico no muy mal llevado.

La segunda trama es la del doctor Felder que intenta averiguar si una de sus pacientes, Constance Greene, dice la verdad sobre su nacimiento, que ella afirma que ocurrió a finales del siglo XIX. Me ha gustado esta parte porque el doctor es un personaje que choca muchísimo con el resto de la novela porque carece de experiencia como investigador o como héroe de acción, por eso terminará metido en más de un lío. Me han gustado sus debilidades porque lo hace más humano.  Es esta historia se explota otro elemento fantástico al que se le une un toque de amor muy distinto al que nos encontramos en el policía Vincent D´Agosta.

La tercera trama es la de Corrie, una amiga de Pendergast que debe huir junto a su desaparecido padre para evitar que los nazis la capturen. Se ve metida en un gran lio para limpiar el nombre de su padre. Es sin duda la parte que menos me gusta, quizá porque el personaje de ella no me gustó o porque es una historia demasiado previsible desde el comienzo. Se intenta explotar la reconciliación padre-hija pero fracasa un poco. No hay nada paranormal o fantástico en esta parte.

Dos tumbas me ha gustado bastante aunque confieso que cuando apareció Constance me desconcertó ese elemento paranormal, más que nada porque no lo esperaba. Pero es culpa mía no de la novela porque no he leído las entregas anteriores así que no sabía muy bien a qué me enfrentaba. Pensaba que era la clásica serie policial de toda la vida pero si ya sabes de qué va todo no creo que te sorprendas con lo que te encuentres.

El caso es que una vez que me di cuenta de que el libro de realista no tenía nada, me permití disfrutar de él con la promesa de que nada me iba a sorprender. Ni los nazis chalados, ni las mujeres centenarias, ni los asesinos con poderes.

Finamente le doy un notable porque me ha hecho pasar unas horas la mar de entretenidas.

Clasificaciòn: 7,25/10

Te puede interesar
Invierno ártico, Indridason Arnaldur
Un monstruo viene a verme, Patrick Ness
Mi chica fantasma, Tamsyn Murray
La pastelería Bliss, Kathryn Littlewood
Anuncios

4 thoughts on “Dos tumbas, Preston & Child”

  1. NO he leído ningún libro de esta larga saga, pero lleva tiempo tentándome. Y ahora que se acerca el tiempo playero, puede que caiga, que son las lecturas que más disfruto en la playita.
    Besotes!!!

  2. Realmente os recomiendo a todos los lectores primerizos de éste gran personaje que empeceis por el principio. Os recomiendo, de hecho, que iniciéis vuestra aventura por el mundo de “Pendergast” por los “Asesinatos de Manhattan”, un gran libro aunque no es realmente el punto de inicio de nuestro querido detective, si bien es más cierto que disfrutaréis de una lectura hipnótica donde poco a poco iréis conociendo a todos los personajes que se os presentearán a lo largo de las demás novelas. Sin duda alguna, cuando lleguéis a la triología Diógenes, disfrutaréis 100% del agente del FBI es su salsa, la mejor triología que he vivido en mi vida. Sin duda alguna espero que disfrutéis de estas novelas, pues crearéis en vuestras mentes una serie de historias que agradeceran vuestras neuronas XD

    1. hola estoy totalmente deacuerdo contigo me encanta este tipo de lectura pero empezando por el primero q fue cuando me enganche estoy deseando leerme el ultimo me fascina

  3. Con todo respeto no es la novela doceava, sino la duodécima.
    La terminación -avo designa partes divididas, nunca un numeral.
    Doceava es cada una de las doce partes en que se divide -entre doce- una unidad.
    Gracias por tu magnífica crítica al libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s