Novela romántica

Mi hombre lobo, Lydia Dare

hombre

Después de leer El encanto de un lobo  y  Oscuro y feroz, primera y segunda entrega de la serie Los hermanos Westfield llega a hora de concluir esta trilogía familiar con Mi hombre lobo.

La novela nos cuenta la historia de lord William Westfield que por fin decide reclamar a su vecina Prisca Hawthorne como su mujer.

Desde el principio de la serie vimos la confrontación entre estos dos personajes, un antagonismo que escondía una profunda atracción mutua, por eso su historia prometía ser interesante, pero no ha sido el caso.

Una de las cosas que primero que llamó la atención es la edad de la protagonista, que apenas supera los veinte años. Por alguna razón pensé que la joven sería más madura porque daba la sensación de que su enfrentamiento con William una cierta antigüedad, como es el caso, pero las autoras optaron por originar ese odio cuando ella tenía solo quince años, después de un frustrado intento de fuga para casarse con él. Me hubiera gustado que Prisa fuera un poco más mayor, porque su edad no se corresponde con su comportamiento. Es decir, me resulta increíble que una joven de unos veinte años sea capaz de manejar a todo el mundo a su antojo, desde sus padres, pasando por sus hermanos, sus vecinos, sus amigas y todo el mundo que se cruza con ella. Ese poder generalmente lo da la experiencia que viene acompañada por la edad. Se puede decir que me chirría un poco su modo de ser. Además no entiendo esa manía que tiene de ser desagradable por naturaleza con Will o de crear peleas donde no hay problemas.

Con respecto a William es un buen personaje pero simple en su concepto. No hay nada que lo haga distinto de otro tipo de personajes –de otras novelas de este tipo- por lo que al final es fácilmente olvidable. Encantador, algo mandón, atractivo, mujeriego…

En cuando a la relación entre ambos partimos de un desdén mutuo que esconde un profundo amor. Odio que antes de darte cuenta ya se ha olvidado. Si en las primeras páginas de la novela ellos se están peleando en las siguientes se están besando con pasión. No hay nada intermedio y eso que provoca que la lectura produzca una sensación de apresuramiento para unir a ambos enamorados. Lo peor es que no se llega a ningún sitio porque William sigue manteniendo sus secretos sin permitir que Prisca los descubra por lo que todo avanza muy lentamente.

Una cosa curiosa es que no llegamos a saber qué pasó hace años para que ambos se separaran de mala manera. Parece que entre ellos hubo un gran mal entendido pero no conocemos todo los detalles. Este es otro elemento que le otorga una gran inestabilidad a la historia, en el sentido de que se abre un argumento interesante pero que no desemboca en nada. Quizá las autoras están demasiado preocupadas por hacer una novela que concluya en un final en el que todos terminan bañados de felicidad que se han olvidado desarrollar tramas un poco más complejas. Felicidad para los hermanos Westfield, para su madre, para el mayor, para las esposas, para los hermanos… para todo el mundo, incluso para aquel que aporta un toque oscuro.

Con respecto a ser un hombre lobo al igual que en las otras novelas el elemento paranormal está en un segundo plano. Es un toque que le da color a la historia de amor pero poco más. Otro camino que no conduce a ningún sitio.

La sensación que me dio el libro una vez concluida la lectura es que es una novela inacabada. Parece un borrador al que le queda añadir complejidad. Esta sensación fue muy fuerte en determinados momentos con escenas mal planteadas que se suceden de un modo absolutamente horroroso, en un momento están dos personajes en una habitación solos y luego aparece otro, pero ya no están en esa habitación sino en otro lugar. Y todo de repente. Desconcertante y a la vez irritante.

Como conclusión me gustó El encanto de un lobo aunque no fue una gran maravilla. Sin embargo Oscuro y feroz me pareció muchísimo mejor sobre todo gracias a unos segundarios estupendos. El caso es que en vez de seguir mejorando terminamos con una novela que es la peor de la trilogía. Decepcionante en su conjunto.

Clasificación: 5/10

Te puede interesar
Invierno ártico, Indridason Arnaldur
Un monstruo viene a verme, Patrick Ness
Mi chica fantasma, Tamsyn Murray
La pastelería Bliss, Kathryn Littlewood
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s