Ciencia Ficción, Novela fantástica, Varios

Semillas amargas, Ian Tregillis

244_DM25039.jpg

La literatura fantástica puede darte grandes sorpresas o grandes decepciones. Y desde que se ha impuesto un determinado tipo de personajes –en el caso de la literatura fantástica más fantástica el ladrón/asesino con ideales propios- y un determinado tipo de argumento –casi siempre con un trasfondo muy juvenil- que ha relegado a una esquina aquellas historias que son contadas para ser leídas por un público más adulto.

En el caso de España salvo la saga de Harry Dresden –y alguna que otra sorpresa que se esconde en las repisas de las librerías casi siempre de la mano de La Factoría de Ideas- los que nos gusta este tipo de novelas nos encontramos con un surtido muy escaso. Por eso la propuesta de Ian Tregillis es muy buena porque aúna los tres elementos que debe tener todo libro para que lleguemos a adorarlo: que tenga una historia sorprendente desde la primera página, que los personajes estén tan bien construidos que parecen reales, y por último que tenga un buen precio que no te haga llorar cada vez que te piensen en que quedan más libros de la serie por leer.  Y si la historia resulta ser una trilogía estamos ante lo mejor de lo mejor.

Elucubraciones a parte Semillas amargas tiene un argumento que me gustó mucho desde el primer momento aunque no sabía cuál podría ser el resultado de semejante idea.

La trama empieza a finales de la década de 1920, poco después de terminada la I Guerra Mundial cuando un extraño médico recluta niños para sus experimentos. Entre los escogidos está Gretel y su hermano Klaus. Puede que no sean la referencia para la supremacía de la raza aria –son medio gitanos- pero tienen potencial. En esos años también nos encontramos con William, nieto de un duque, que descubrirá un mundo asombroso gracias a las enseñanzas de su abuelo, y con Raybourd Marsh, que con su corta edad entra en contacto con el capitán John Stephenson, cambiándole su vida de una forma que nunca imaginó.

Será este trío de personajes –dos ingleses y dos alemanes, con sus respectivos jefes y con otros personajes secundarios- quienes orquestarán una trama compleja por las posibilidades que plantea.  Debo destacar sobre todo el juego entre realidad –hay un gusto por recrear detalles históricos de la época- y la ficción que dará lugar a que la II Guerra Mundial tenga un final distinto del que conocemos.

Pero ¿qué nos presenta realmente Semillas amargas? Pues nos plantea la posibilidad de que un científico nazi descubra el método por el cual crear superhombre- uno puede incendiar cosas, otro moverlos con la mente, volverse invisible, saber el futuro…- de modo que el régimen nazi tenga una fuerza imparable. También nos cuenta cómo los ingleses cuentan con sus propios elementos sobrenaturales, pues algunos de ellos –los brujos- pueden ponerse en contacto con los eidolones que son seres todopoderosos que están como flotando en el universo y a los que nos les afecta ni el espacio ni el tiempo.

En este punto Ian Tregillis podía plantear la dualidad: bien/ mal y asimilarla a los nazis/británicos pero no hace nada de eso sino que en cada grupo hay elementos positivos y negativos, hay luces y sombras. No todos los sujetos con poderes son realmente malos, ni todo lo que nos pueda proporcionar esos seres divinos viene envuelto en bondad.  Me ha gustado especialmente el giro que adopta la novela cuando descubrimos que hay detrás de los eidolones porque carecen de toda sutileza y hacen que la novela sea absolutamente adulta -Gracias a Dios, porque desde hace un tiempo parece imposible leer algo de este género sin que haya un adolescente que deba luchar por su vida-. Hay mucha maldad en esta historia, también desesperación, y una lucha constante con los propios remordimientos.

De los personajes poco podemos decir, salvo que cada uno hace su papel como muchísima corrección. No sabría con cual quedarme porque cada uno hace lo que tiene que hacer, desde la lunática Gretel al héroe Marsh. Los secundarios aparecen en su justa medida, sin sobresalir pero sin que se note su ausencia.

Podríamos decir más cosas de esta novela pero lo mejor es leerla. Sus apenas cuatrocientas cincuenta páginas se pasan en un suspiro si es que te llega a enganchar verdaderamente la historia. En este sentido ayuda que el estilo narrativo del autor sea preciso, parco y sin grandes aspavientos. Quizá de aquí venga el único reproche que le puedo hacer, la simplicidad que en ocasiones adopta no la historia en sí sino la manera de contarla. Pero considerando que esta es la primera novela del autor no tiene mucha importancia su falta de refinamiento o la simplicidad con la que a veces retrata los acontecimientos. Esperemos que vaya ganando soltura con el tiempo.

En fin, que Semillas amargas me ha gustado mucho. Más de lo que me esperaba así que ahora cruzo los dedos para que Random se anime a publicar los dos libros siguientes de la trilogía sin mucha tardanza.

 Clasificación: 8,25/10

Te puede interesar
Invierno ártico, Indridason Arnaldur
Un monstruo viene a verme, Patrick Ness
Mi chica fantasma, Tamsyn Murray
La pastelería Bliss, Kathryn Littlewood

Anuncios

4 thoughts on “Semillas amargas, Ian Tregillis”

  1. El argumento me gusta, pero viendo tu reseña me surge una duda… A finales de la década de 1920, terminada la II Guerra Mundial… No me cuadra… En cualquier caso, me apunto el título, que no lo conocía, pero me ha llamado mucho.
    Besotes!!!

    1. Margari tienes razón, se me coló un palo de más 😦

      Sobre el libro está muy bien, yo ya tengo la segunda parte. Espero que me guste tanto como esta.

  2. Vale! Es que me quedé con la duda de si era un fallito o alguna licencia que se permitía el libro, que nunca se sabe. Y como te das prisa con los libros! A ver qué nos cuentas de esa segunda parte, a ver si está a la altura.
    Besotes!!!

  3. He leído la primera mitad de tu reseña y la nota que le has puesto y ya estoy segura de que me lo voy a leer. Cuando lo acabe volveré para terminar de leer tu reseña 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s