Ciencia Ficción, Terror

Boneshaker, Cherie Priest

Boneshaker_Cover_Front

Boneshaker fue uno de esos libros que el año pasado Goodreads no hacía más que recomendarme basándose en los libros que iba leyendo. A pesar de que la novela tenía un punto interesante no fue hasta hace unos días cuando me puse con ella ya que vi su continuación en la librería y no quería comprar esa segunda haber leído antes su comienzo parte.

La novela tiene como argumento una realidad diferente a la nuestra. Es lo que llaman steampunk y que viene a ser historias centradas principalmente en el siglo XIX, en la llamada época victoriana, pero que difieren de nuestro pasado en que diversos sucesos –como puede una batalla que se ganó aunque en nuestra realidad fue una derrota, o un personaje que continua vivo y que para nuestros libros de historia murió tempranamente-  no han ocurrido de modo que se ha creado una línea temporal distinta a la muestra pero con muchos elementos comunes. Esa mezcla entre historia y fantasía es muy interesante y da lugar a ucronías con las que se puede jugar de forma maravillosa si uno tiene talento. Si además le añadimos un toque mecánico -estas historias tiene como característica determinante que en él se crean aparatos mecánicos más avanzados de lo que le corresponde si tenemos en consideración el nivel científico existente en nuestra realidad- el resultado puede ser fascinante. Daría lugar a lo que yo llamaría ucronía tecnológica. Para ver exactamente de que hablo se puede ver una película de Will Smith que refleja muy bien esta peculiar mezcla.El caso es que Boneshaker no solo se queda en ser una historia alternativa de nuestro siglo XIX sino que va más allá al añadirme un elemento que se lleva ahora mucho: los zombis. Sí, tenemos aparatos mecánicos increíbles, máquinas voladoras que funcionan como vapor y vete tú a saber, una plaga amarilla, una ciudad encerrada y unos muertos vivientes. Es una mezcla un tanto extraña pero que  Cherie Priest sabe llevar bastante bien sobretodo porque no llega a indagar profundamente en nada lo que le da un toque ligero que no indigesta pero que tampoco llena.

La Boneshake, creada por Leviticus Blue,  es una máquina taladradora que se volvió un poco loca, asaltó un banco y creó un agujero en el suelo por el que salió un gas amarillo que mataba gente y los convertía en zombis. Para salir del apuro los habitantes que no se habían muerto construyeron un gigantesco muro que contuviera el gas y de modo que dejó a gran parte de la ciudad aislada. Es algo muy parecido a lo que ocurre en Resident Evil pero en vez de volar puentes lo que se hace es elevar una barrera defensiva que contenta todo el mal dentro.

A parte de esta información no hay más explicaciones. Al ser este terrible accidente un hecho consumado desde hace años, el lector y la propia historia no se necesita racionalizar las causas que han llevado a la destrucción de la ciudad, aunque si nos ponemos puntillosos –cosa que hacemos siempre, lo siento querido escritor- no hubiera venido mal que la explicación de este gas y del mundo que ha creado no fuera tan simplista, sobre todo con vista a desarrollar una serie que contenta un montón de libros que llenen la imaginación del lector.

Una vez metidos en en la novela, lo primero que leemos es una explicación de lo que ha pasado con Boneshaker, luego conocemos a Briar Wilkes, una mujer de treinta y cinco años que intenta sacar adelante a su único hijo, Zeke, fruto de su matrimonio con Leviticus Blue. Pero ser la esposa del hombre que causó todo el lío no es su único problema, su padre, Maynard Wilkes, que murió por salvar a otras personas, es considerado un héroe por muchos, algo que ella considera erróneo. Su vida no han sido fácil pero ahora su mayor problema es su hijo que se ha marchado a la ciudad para intentar descubrir la verdad sobre su padre y su abuelo. Por eso Briar tendrá que entrar también es esta peligrosa zona para salvar a su hijo.

Y esta es la historia, la búsqueda de Zeque por la ciudad. Habrá dos visiones, la del propio adolescente y la de la madre. Cada uno de ellos se encontrará con personajes diversos, tendrá que huir de los zombis, fiarse de los pocos humanos que viven entre los muros y temer al peligroso doctor que domina cada esquina con mano de hierro. Boneshake es por ello un libro muy veloz porque siempre pasan cosas.

Me ha gustado la ciudad encerrada tras sus muros. Un escenario muy interesante desde todos los puntos de vista, desde la descripción de los personajes hasta el desarrollo de la historia. El hecho de llevar máscaras le da un toque estupendo a la trama, pues limita a los personajes que no se pueden mover con total libertad por donde quieran.

Hablando de personajes no le puedo poner pegas a ninguno, me han gustado todos, desde Briar, que se convierte en toda una guerrera, pasando por la Princesa, el capitán, el gigantón…Todos cumplen su papel a la perfección y como son bastantes los que aparecen en la historia nos encontramos con diferentes tipos de personajes, cada cual más pintoresco. No tenemos tiempo para aburrirnos.

Pero como en todo hay un pego y este empieza cuando se empieza a vislumbrar el final, sobre todo a partir de un momento concreto que no pienso desvelar. Es en ese instante cuando la novela empieza a flojear un poco, aunque quizá no sea ésta la mejor palabra, ya que la historia sigue siendo buena, lo que ocurre es que comparado el final con el comienzo y con el desarrollo se percibe cierta desigualdad en la calidad de lo que leemos. Resumiendo: hacia el final, la historia empieza a vacilar un poco, como si estuviera indecisa a la hora de elegir el camino a seguir. En cuanto lo tiene claro vuelve a retomar su primigenia fuerza pero ya no es lo mismo. Ha dado un bajón y no es capaz de situarse al nivel de antes.

Se lee bastante rápido –solo tiene unas trescientas veinte páginas- pues no nos encontraremos con una trama que se alargue en exceso. La parte negativa es que tampoco tendremos la oportunidad de profundizar mucho en el mundo que ha creado su autora, como ya mencionamos antes.

Boneshaker es una novela de aventuras pura y dura, así que no leeremos grandes parrafadas que explican este mundo de ciencia ficción, sino acción tras acción. Creo que eso me ha gustado porque hace la lectura muy fácil y agradable pero por otra parte hay cierta decepción, pues pese a los reparos que le podemos poner al gas amarillo y a su origen, esta ucronía tecnológica tiene todo el potencial para ser una muy buena serie, siempre y cuando  el autor sepa qué hacer con ella. Aquí se ve ese potencial pero también cierta vacilación a la hora de desarrollarlo.

En fin, novela recomendaba para aquellos que buscan una novela de ciencia ficción que reúna hechos históricos completamente alterados, zombis y un científico loco.

Yo por mi parte me haré con la segunda entrega –se dice que no es tan buena- para comprobar de primera mano si esta historia consigue mejorar o se ha quedado en un quiero y no puedo.

Clasificación:7/10

Te puede interesar
Semillas amargas, Ian Tregillis
Invierno ártico, Indridason Arnaldur
Un monstruo viene a verme, Patrick Ness
Mi chica fantasma, Tamsyn Murray

Anuncios

3 thoughts on “Boneshaker, Cherie Priest”

  1. De vez en cuando me gusta leer una buena novela de zombies, de hecho tengo un par de ellas en el ebook para cuando me de el punto, así que apunto también ésta aunque sea por si la encuentro baratita. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s