Ciencia Ficción

Wild Cards I

wild

No me suelen gustar las antologías porque siempre acabos enamorada de un relato a la vez que odio otro. La disparidad de autores, de estilos, de maneras narrativas sin embargo es un aliciente para que de vez en cuando me interese por ellas pese al riesgo que supone que una parte no me termine gustando.

Mi última elección ha sido Wild Cards I, aunque no sé si la palabra antología se puede usar con esta novela. Más bien la definiría como coral, una propuesta arriesgada en la que diversos escritores dan voz a una historia de ciencia ficción con mayor o menor suerte.

La historia es muy sencilla. Un día, a mediados de los años cuarenta, en plena guerra mundial, aterriza –o más bien choca- un plantillo volante con un extraño y excéntrico personaje, al que llamaremos doctor Lyle Carwford Kent, que asegura venir en son de paz, aunque tiene un poco de prisa, algunos de sus conciudadanos de su planeta natal, Tarkis, desean experimentar con los humanos una nueva arma química que les podría dar la victoria en su propio mundo. La razón de que vengan a nuestro planeta es que los humanos tenemos la misma morfología que ellos, y el arma es tan imprevisible en sus consecuencias que desea probarla antes en otros sujetos que en su propia gente, por muy enemigos que sean. El resultado es que esa arma, pese a todos los esfuerzos, termina expandiéndose por Nueva York y luego pro todo el mundo a un ritmo dispar. El resultado es que alguna de la gente afectada se muere rápidamente, otra se transforma en Jockers -o sea en seres mutantes de lo más variado-, otra se convierte en Ases –siguen teniendo apariencia humana pero han adquirido súper poderes que va desde volar hasta la súper fuerza, y otros se quedan como están, continúan siendo simples humanos.

A partir de este suceso se van narrando distintas tramas que arrancan desde la aparición del doctor hasta finales de la década de los ochenta del siglo pasado. No avanza más porque este libro, y sus relatos, fueron publicados por primera vez en estos años, aunque algunos de ellos son mucho más modernos gracias a una reciente reedición, que si bien mantuvo las historias originales –se aprecia muy bien cuáles son-, añadió unas cuantas más actualizadas y que suplen las posibles deficiencias de la primera novela publicada en 1987.

La novela como conjunto, y considerándola de modo uniforme, está muy bien. Más que bien. La historia a veces transcurre de modo caótico si no sabes mucho de la historia de los Estados Unidos y su desarrollo en la segunda mitad del siglo XX, pero su lectura no se ve entorpecida por ese desconocimiento, no supone ningún problema porque lo interesantes es ver cómo un pequeño hecho –la llegada del habitante de Tarkis y el posterior ataque a Nueva York- consigue crear una línea temporal distinta a la que conocemos de los libros de historia, pero hasta cierto punto, porque ninguno de los escritores se ha arriesgado a plantear algo distinto, algo rompedor y diferente a los hechos que transcurrieron en el siglo XX. Por una parte me gusta la idea de que la historia es fija y no se puede cambiar, que ésta es capaz de adaptarse  a los pequeños cambios imprevisibles que suceden de vez en cuando. Pero por otro lado me hubiera gustado que la historia fuera más rompedora, más atrevida con sus consecuencias porque en cierto modo todo queda como a medio gas. Hay un gran potencial pero no se usa.  Contamos con hombres y mujeres que tienen poderes increíbles pero poco más. No hay grandes momentos de acción, ni grandes luchas, ni nada parecido. Wild Cards I no es un libro de acción así que si esperas encontrarte una versión novelada de los X-Men te llevarás una gran decepción.

Es especialmente destacable la tendencia que se percibe en cada relato de evolucionar o de avanzar en el tiempo sin perder de vista el pasado, es decir, en los relatos apreciamos continuas referencias a sucesos del pasado que hemos leído en historias anteriores,  principalmente a través de la incursión de personajes conocidos. El relato inicial da el punto de partida, el segundo se  basa en él y lo menciona, y el tercero hace lo propio con los dos anteriores y así hasta llegar hasta el final. A pesar de esa tendencia unitaria no podemos hablar de una novela homogénea en su conjunto o que presenta una trama líneal porque cada autor ha optado por un tema casi diferente, con personajes casi siempre nuevos y con argumentos que difieren unos de otros pese a ese constante hilo unitario. Es lo que ocurre con las antologías, que aunque intentas poner un poco de orden entre tanta imaginación, cada escritor termina haciendo su propia historia, por eso si lo analizarnos individualmente –considerando cada relato como único- las propuestas de cada autor son diferentes. Unos optan por un estilo seco y adusto tipo informe científico, otros aportan más emotividad.

Las primeras páginas me desconcertaron un poco porque son como un relato de primera mano de un testigo presencial de los hechos. Luego se van sucediendo historias que varían en longitud, en maneras narrativas, en modos de caracterizar a los personajes… Esta visión de las tramas y de los argumentos, a medida que iba leyendo el libro, me ha ido gustando más porque te permite centrarte más en los personajes que en sus acciones. Por eso el libro termina siendo tan bueno, porque demuestra que el ser humano, tanto normal, como Jocker como As sigue siendo el mismo pese a sus diferencias, aparentes o no.

Me ha gustado todo bastante hasta casi el final del libro donde el nivel de la historia baja muchos puntos –demasiados según mi humilde opinión-, pero por suerte los relatos finales son lo suficientemente buenos para que el resultado final tenga una nota elevada, aunque no excesiva.

No podemos dejar de mencionar a George R. R. Martin autor de uno de los relatos porque su nombre aparece en letras grandes en la portada, lo que nos puede llevar a pensar que estamos ante una obra suya. No, él solo es uno de los escritores encargados en dar vida a esta nueva realidad además de ser su editor, lo que significa que es el encargado de coordinar todo el trabajo de sus participantes para otorgar al conjunto una visión unitaria.

Ya tenemos disponible la segunda entrega de esta serie que cuenta con más de treinta volúmenes publicados en lengua inglesa. Esperemos que se vayan publicando poco a poco en nuestro país porque es una serie que vale la pena seguir.

Clasificación: 8,25/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s