Acción, Cine

Ahora me ves

ahora-me-ves

La manipulación de los sentidos, especialmente de la vista, es llevado hasta sus últimas consecuencias cuando hablamos de la magia cuya naturaleza es enfocar nuestra atención en la mano derecha mientras la izquierda nos roba la cartera. Es un ejemplo un tanto simplista pero nos sirve  para hablar de Ahora me ves… una película que nos retrata las peripecias de cuatro magos que logran robar un banco francés en pleno espectáculo a pesar de no haberse movido de los Estados Unidos. Eso atraerá la atención del FBI, en especial de un agente, que no parará hasta atrapar a estos cuatro magos ladrones. Le ayudará en su tarea un ex mago, Thaddeus Bradley,  que ahora muestra los trucos que éstos utilizan en un programa de televisión.

La gracia de la magia es que no se sabe cómo se hace. Cuando te la explican y comprendes el truco que está detrás pierde todo su encanto, y con esta película pasa lo mismo. Su comienzo es un tanto atolondrado con cuatro magos de distintas categorías y especialidades que se reúnen gracias a un misterioso personaje. J. Daniel Atlas (Jesse Eisenberg) es el especialista en cartas además de un gran orador; Merrit McKinney (Woody Harrelson) es el mentalista; Henley (Isla Fisher) es la escapista, y Jack Wilder (Dave Franco) es el aspirante a mago con unas manos muy hábiles para robar carteras.

De repente los cuatro organizan un gran espectáculo -que organiza el multimillonario Arthur Tressler (Michael Caine)- que termina de un modo glorioso cuando trasladan a uno de los espectadores a Paris y le obligan a robar el banco donde tiene sus ahorros.

A partir de ahí comienzan los trucos de magia, con un agente del FBI que desea saber qué ocurre con estos magos, cómo lo han hecho y cómo puede atraparlos, lea compaña una agente de policía francesa, Alma Dray ( Mélanie Laurent) y Thaddeus Bradley con su equipo de televisión.

La relación entre los magos es bastante peculiar, pues J. Daniel y Henley han tenido una relación amorosa en el pasado que parece que no  ha terminado del todo, para deleite de Merrit que se mete con ellos a la menor oportunidad. El cuarto del grupo, Jack, está en un segundo plano, y parece más bien como un ayudante que como un ilusionista. Pese a todo ello forman un buen grupo y muy cohesionado.

La parte policial nos llega de la mano del investigador Dylan Rhodes (Mark Ruffalo, Los vengadores) más centrado en atrapar a los magos que en averiguar cómo lo hacen. Para ello está Thaddeus, un personaje peculiar interpretado por el siempre solvente Morgan Freeman, que guarda más de una sorpresa. Como contrapunto femenino está la  policía francesa Alma Dray, no me ha terminado de gustar este personaje porque es demasiado blando en sus maneras de pensar y de actuar. Su medio romance con Dylan está muy forzado.

Una de los problemas de la película es que no entiendes qué motivación tiene los magos. El dinero no es porque lo reparten entre el público, el prestigio tampoco porque ya lo tienen, la venganza no tiene sentido porque antes no se conocían y no tienen ningún enemigo en común. Es cierto que en un momento parecen unos nuevos Robin Hood, pero esa explicación no es suficiente. Esa falta de sentido podría hacer que la cinta tuviera un punto interesante pero este se pierde con la explicación de cada uno de los trucos de magia y con un final un tanto decepcionante, aunque incluya una sorpresa nada desagradable.

El caso es que el director Loius Leterrier (Ira de titanes; El Increíble Hulk) vuelve a pecar de un mal que se aprecia en gran parte de su filmografía: una historia que se queda en segundo plano ante la magnificencia de los trucos visuales, o en este caso, de la explicación que se esconde tras ellos.

Ahora me ves… cuenta  con unas escenas muy cuidadas, con grandes planos multitudinarios, una coreografía perfecta entre el gran elenco de actores y unos efectos bien planteados, pero la historia adolece de profundidad al no indagar más en dichos personajes y en sus motivaciones. La trama es simplista –aunque por suerte no previsible- y fácilmente olvidable, sin que eso signifique que no se disfrute viéndola.

En mi caso pasé una hora y media bastante entretenida pero poco más.

Clasificación: 5,75/10

Te puede interesar

El hombre de acero

Guerra Mundial Z

El Hobbit: Un viaje inesperado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s