Policíaca

Fría venganza, Craig Johnson

fria

Las aventuras de Walt Longmire, sheriff del condado de Absaroka, en el estado de Wyoming, personaje creado por Graig Jonshon, no aterrizaron en las estanterías de las librerías de nuestro país hasta el año pasado. Y eso que es una serie que cuenta ya con nueve entregas y una adaptación televisiva, además de ser un gran éxito entre los lectores. Puede que hayamos tenido que esperar algunos años para poder disfrutarlas pero ha valido la pena.

La primera novela es Fría venganza. En ella conocemos a los personajes, sus peculiaridades, y el escenario donde se mueven, puesto que las montañas y los valles con su clima arduo y frío son importantes a la hora de entender este historia.

Todo empieza con el descubrimiento de un cuerpo por parte de un vecino, al que nadie toma muy en serio porque siempre está borracho. Pero lo que ha visto no es una oveja sino el cadáver del joven Cody Pritchard al que le han disparado con un arma del gran calibre. Las pistas son pocas, pero la más inquietante es una pluma de águila que puede conectar la muerte del joven con un terrible suceso del pasado.

En este punto el sheriff del condado, que lleva veinticuatro años en el cargo y que ya está pensando en la jubilación, deberá enfrentarse a un caso más difícil de lo que parece a simple vista.

Fría venganza es uno de esos libros con los que puedes llegar a disfrutar enormemente si le das una oportunidad porque tiene diversos elementos que lo hacen distinto. El primero es su protagonista. Walt Longmire no es el típico policía con problemas familiares, o con grandes traumas. Ha estado casado muchos años con la misma mujer, y a pesar de que hacía tiempo que su matrimonio había dejado de ser un buen matrimonio ambos se entendían. El tener una hija en común lo hacía todo más fácil. No se separaron hasta la muerte de ella hará unos cuatro años. Ahora sus amigos –casi todo el pueblo está un poco pendiente de su vida amorosa- están intentado que vuelva a salir con otras mujeres. O más bien con una mujer en especial. Es un personaje bastante singular porque por un lado parece que no se toma nada en serio –tiene siempre la tendencia de pensar o decir alguna que otra broma que no siempre es bien aceptada- pero con el tiempo comprendes que es la forma en la que él se enfrenta a su trabajo diario.

Como compañero tiene unos ayudantes que no dan mucho de sí. Lamentablemente son un condado pequeño y sin muchos recursos. Cuenta con Turco, el sobrino del antiguo sheriff, un joven un tanto violento, no muy sagaz y que tiene el deseo de ser el próximo sheriff del lugar. Luego está  Victoria Morett, Vic, una mujer policía muy lista de Filadelfa que ha trasladado al pueblo debido al nuevo trabajo de su marido. Por último, y no menos importante, está Henry Oso en Pie, un indio de su misma edad y con un pasado militar muy singular que además de ayudarle en la investigación es su mejor amigo. Es graciosa la forma que tiene de hablar, porque termina las frases con un tú.

La trama se salpica con otros personajes secundarios muy bien definidos y peculiares en sus características, como Lucian, el antiguo sheriff que está viviendo en una residencia de anciano y le falta una pierna y que tiene un carácter que se las trae; la secretaria de la comisaria con su ética visión del bien y del mal; la dueña de la cafetería que sabe que es lo que siempre come Walt.

No podemos olvidarnos del propio condado que tiene su cuota de protagonismo en la descripción los cielos, los espacios abiertos, los bosques, las montañas, las tormentas… La cuestión india está presente no sólo por Henry, sino porque la víctima de la brutalidad de los jóvenes que ahora están en peligro fue una joven india con síndrome alcohólico fetal a la que violaron de modo brutal sin recibir un merecido castigo.

Pero la novela no solo sobresale por lo bien que están los personajes  o por la caracterización de su entorno, sino también por la trama de asesinato que tiene su origen en una venganza.

Me ha gustado como el autor traza las líneas maestras de la narración en dos tiempos, por una parte está el presente en el cual Longmire debe investigar un asesinato –aunque luego esta cuenta aumentará- a pesar de que la víctima no era una buena persona; y por otro están los hechos que sucedieron en el pasado y que el propio sheriff nos relata porque, todo hay que decirlo, este libro está escrito en primera persona de modo que la objetividad se pierde en algún que otro punto. Pero esto en vez de desvalorizar el desarrollo lo enriquece ya que te permite reflexionar sobre alguna que otra cuestión moral.

Fría venganza es una muy buena novela con la que sonríes, te emocionas y te permite reflexionar un poco sobre la ceguera de la justicia. Tiene personajes carismáticos, una trama policial que avanza a un buen ritmo hasta llegar a un final un tanto inesperado aunque lógico.

La segunda entrega de la serie es Una muerte solitaria publicada este mismo año. Una novela que no me pienso perder.

 Clasificación: 8,5/10

 

Anuncios

2 thoughts on “Fría venganza, Craig Johnson”

  1. Un tanto cansada de tanto policía sueco, Johnson a vuelto a congraciarme con un género que adoro. Cierto que, a veces, se extiende un poco en descripciones que no aportan nada a la trama pero las hace tan bien que tampoco molestan.
    Yo desde luego la recomiendo, así como su segunda novela “Una muerte solitaria”.
    Que los disfrutéis.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s