Novela romántica

El santo, Mónica McCarty

santo

El Santo es el quinto libro de la serie “La Guardia de los Highlanders” creada por la escritora Monica McCarty. 

Quien haya leído los anteriores libros ya sabrá que los personajes que integran este grupo tan peculiar de escoceses son los mejores guerreros, los encargados de llevar a cabo las misiones más importantes, entre las que está proteger al rey Bruce de todo peligro. Por eso es importante que nadie sea quién pertenece a este equipo, de modo que cada uno de ellos -que se conocen muy bien entre sí- reciben un apodo en base a sus cualidades. En el caso de nuestro protagonista recibe en nombre de Santo, porque durante las misiones no habla de mujeres como los demás, ni tampoco se le ha visto con alguna haciéndose carantoñas o algo más. Ahora sabemos el por qué, su corazón pertenece a una mujer a la que no ha podido olvidar. 

Los libros de Mónica McCarty sobresalen por algo, están bastante bien documentados pues tiene la destreza de jugar con personajes reales y los sucesos que marcaron sus vidas, con los que ella crea para sus novelas románticas. El problema es que a veces el lector no termina de enteresarse muy bien de quién es quién porque muchos de ellos tienen el mismo nombre y porque las genealogías parecen ovillos imposibles de desenredar. Aunque la verdad es que estos no importa mucho, lo interesante es la parte romántica, que para eso estamos ante un libro que pertenece a este género.

Las anteriores novelas de la serie me gustaron bastante. Son buenas historias en las que hay un  poco de todo: aventura, amor no correspondido o que no tiene futuro, personajes que no se rinden nunca o que son tan cabezotas que no dan su brazo a torcer ni siquiera aunque el amor los golpee con la fuerza de una bomba, erotismo, peligro… El Santo tiene todo esto pero también posee una tendencia  a la repetición que lastra todo el libro.

La historia arranca con dos jóvenes, Magnus MacKay y Helen Sutherland, que pertenecen a clanes rivales y que se conocen durante unos juegos estivales. Al principio los une la amistad, y luego el amor. Cuando Magnus le pide en matrimonio a una jovencísima Helen delante de su hermano, ella no puede más que rechazarle no solo porque su padre está muy enfermo sino porque no está muuy segura de los sentimientos de él. Se separan. Pasan unos pocos años y se vuelven a encontrar en la boda de la joven, que se va a casar con el mejor amigo de Magnus.

El Santo es una historia que parte de un pasado que ninguno ha podido olvidar. Los errores que ambos cometieron en su momento – ella no confiando en él, y él no diciéndole que la amaba- determinaron que se separaran, pero ahora que se vuelven a unir tampoco parece que haya un futuro juntos porque la autora en vez de afianzar la relación la estira hasta casi el final. Es decir, Helen y Marcus cuando vuelven a encontrarse lo hacen de un modo no muy agradable y no en las mejores circunstancias pero hay una posibilidad de hacer realidad su sueño de estar juntos, tan solo tienen que decir la verdad y luchar por ella. Pero eso no lo vemos porque el protagonista -muy encerrado en sus sentimientos- es un hueso duro de roer que se niega repetidamente a estar con Helen. Menos mal que ella es tozuda y lo persigue sin ningún pudor, porque es otra mujer -alguién con un poco más de orgullo -y lo manda a freir vientos.  La relación se desarrolla de un modo muy lento y se podría resumirse en: ella intenta que él la quiera, él la quiere pero no puede estar con ella, ella lo persigue, él se aleja, ella lo persigue, él se aleja, ella se aleja, él se enfada, ella lo persigue, él se aleja… y así casi todo el libro. Personalmente creo que en este sentido la historia es un tanto repetitiva; no hay nada de original porque ya sabes que la reacción de Magnus ante cualquier avance de Helen será alejarse y la de ella maquinar para estar con él. Tampoco ayuda mucho la parte de aventura porque el rey Bruce no ha sido muy afortunado ya que le pasa casi de todo, por suerte Helen es como el doctor House y lo cura a base de verduras e hilo de coser.

Pero además de la historia principal está una secundaria que nos cuenta el amor entre el hermano mayor de Helen, William, y la hija de un sanador. Un bonito romance que da un contrapunto interesante a la trama principal pero que a veces parace un añadido de última hora, como si solo fuera un complemento para rellenar páginas y hacer que la pareja principal se tome un descanso.

A pesar de lo que pueda parecer la novela no está nada mal. Está muy bien escrita y se lee con rapidez. Mi único gran pero es que no me ha gustado tanto como las anteriores. Esperemos que el siguiente, que es el de Kenneth Sutherland, el hermano de Helen, esté mucho mejor. Suponemos que sí porque este personaje tiene un carácter que se las trae.

Clasificación: 6,5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s