Acción, Cine, Drama

Capitán Phillips

capitan

Cuando me planteé ir al cine a ver Capitán Phillips pensé que lo mejor era no buscar ninguna información sobre el protagonista. No desea conocer cómo había concluido el secuestro, si alguien había muerto o quiénes fueron los rescatadores y los secuestrados. Lo poco que sabía llegó de la mano de un avance que contaba muy pocas cosas –la diferencia de otras películas que logras saber todo el argumento gracias a dos minutos muy bien resumidos-.

 Capitán Phillips nos cuenta el ataque de un grupo de piratas somalíes a un buque mercante de carga de la empresa de transportes Maersk llamado Alabama. No hay nada más, y en esa simplicidad está una de las grandezas de la cinta. No hace falta contar con un argumento rocambolesco, si crear escenas cargadas de tiros y de sangre pues la realidad tiene la suficiente dosis de intranquilidad para atraparnos por más de dos horas.

Dirigida por Paul Greengrass (El mito de Bourne) según un guión de Billy Ray la historia arranca cuando el capitán Richard Phillips se encuentra en su casa de los Estados Unidos preparándose para su próximo trabajo como capitán mercante. Conocemos a su mujer y, solo de oídas y por alguna que otra foto, a sus hijos. Lo siguiente es revisar el barco, saludar a la tripulación y luego ponerse rumbo a su destino.

El contraste con Muse –unos de los piratas somalí- es total. A diferencia de Phillips este joven es completamente escuálido, maneja un arma con precisión y no teme a nada con tal de lograr su principal objetivo que es lograr la mayor cantidad de dinero asaltando barcos. En un momento de la película se vanagloria de lo que ha ganado el año anterior, aunque la vida que tiene tanto él como su familia como el pueblo en el que vive es de absoluta pobreza.

El encuentro entre ambos evidentemente no es bueno, pero sinceramente podría haber sido peor.

Puede que a esta cinta le pongamos algún “pero” como la frialdad con la que a veces se nos cuenta el secuestro que se refleja en un estoicismo por parte del capitán chocante si consideramos que cuatro hombres armados y con muy malas pulgas lo tienen retenido, o el alarde técnico con el que los estadounidenses lo resuelven todo en el que no falta el avión espía no tripulado. Sí, seguramente el director podía haber indagado todavía más en la personalidad de los secuestradores y en sus motivaciones más profundas no caracterizándolos con arquetipos clásicos. También podríamos también haber asistido a la parte más familiar de este drama, conociendo cómo asume la familia del capitán la tragedia, aunque ésto puede que hubiera llevado a la historia por el camino del melodrama superficial, así que quizás su ausencia sea una ventaja.

Pero nada de esto sucede porque el protagonista absoluto es el capitán Phillips que deja en un segundo plano tanto a la tripulación de su carguero como a los miembros del ejército que intentan salvarlo. Él lleva el peso de todo la película desde sus comienzos, por eso no podemos más que alegrarnos de que Tom Hanks –en estado de gracia- sea quien lo interprete, porque el resultado de esta película hubiera sido otro si él no estuviera. Las irregularidades de la historia  -emocionante en unas partes y más sosegada y previsble en otras- hubieran sido mucho más profundas. Una candidatura al Óscar no sería de extrañar.

 Capitán Phillips me ha gustado mucho, no he notado su duración y he disfrutado de la interpretación de Tom Hanks. Sin duda, la recomiendo.

Clasificación: 8/10

Anuncios

1 thought on “Capitán Phillips”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s