Detective privado, literatura, Novela negra

Dios salve al muchacho, Robert B. Parker

salve

Estos últimos días han sido intensos en cuanto a lectura mientras aprovechaba el buen tiempo que ha habido esta semana.

Entre mis lecturas -he podido ya despejar la mesa de algunos libros de formato pequeño- destaca Dios salve al muchacho  de  Robert B. Parker. Una de las cosas que más me gusta del sello RBA Serie Negra es que me permite acercarme a libros ya publicados hace décadas pero que bien vale la pena leer. Es curioso pero cuando leo este tipo de novelas siempre me asombro de lo rápido que pasa el tiempo y cómo lo que hoy considero normal -hablar por el móvil, buscar información en la red global-  es algo imposible en esa época.

Dios salve al muchacho  es la segunda entrega de la serie sobre un peculiar detective llamado Spencer. En esta ocasión los Barlett lo contratan para que encuentre a su hijo de quince años, Kevin, que ha desaparecido junto con su mascota. Después de varios días nadie sabe dónde puede estar y la policía sigue sin encontrar ninguna pista. Spencer se pone manos a la obra. 

Spencer, quién se da a conocer en El manuscrito Godwulf, es un personaje normal. En la treintena, vive solo en un apartamento bien cuidado. Cocina muy bien y aunque bebe alcohol no es un problema pues solo toma una copa de vez en cuando. Físicamente no tiene nada de singular salvo que es muy alto y posee una fortaleza que no siempre se aprecia a simple vista. Sabe pelear porque ha practicado en el ring. Sobre su familia no hay mucho que decir, inexistente. Es un detective que le gusta su profesión aunque eso conlleve estar horas sentado vigilando una puerta, pero le gusta mucho más que tener un horario de oficina. Es inteligente y sabe usar la fuerza cuando es necesario. Tiene un sentido del humor un tanto irónico y cortante que se agradece mucho. Ciertamente Spencer no es un hombre que destaque por nada -no es un borracho, en su vida no ha habido una gran tragedia, no tiene una ex esposa que le amarga la vida…- pero tiene el encanto suficiente para que te interese seguir sus investigaciones.

Ya centrados en la novela Dios salve al muchacho posee una trama que al principio parece compleja pero que con el paso de las hojas ves que es bastante sencilla. Con eso no quiero decir que sea mala, sino que no hay grandes giros argumentales que te descoloquen. Es verdad que hay ciertas sorpresas pero casi te las esperas. Lo más interesante son los personajes, los padres del joven Kevin, su hermana pequeña, el jefe de policía, su nueva “novia” … porque cada uno está muy bien perfilado de modo que la complejidad no viene de la desaparición y de la posterior investigación, sino de cómo los personajes la afrontan y van asumiendo lo que Spencer va descubriendo poco a poco.

Los Barlett por ejemplo son de lo más peculiar, sobre todo la madre, personaje muy superficial pues su única preocupación son sus intereses personales y lo que pensarán sus amigos y vecinos. Tiene aires de artista y eso hace que se pelee con frecuencia su marido, un buen hombre que solo hace trabajar para poder pagar todos los caprichos de su esposa. Al conocerlos entiendes porque el hijo ha huido de casa.

Como ya he dicho antes la trama policial no da para mucho pero me ha gustado. A veces lo mejor es lo más simple. De todas maneras lo único criticable puede ser el final completamente abierto lo que te da pie para que te preguntes qué pasará a continuación, por lo que espero que RBA publique la siguiente entrega pronto.

Comentar que esta novela fue publicada por primera vez en 1974 -ya ha llovido bastante- y que pertenece una serie que sigue las aventuras de este detective privado. Son en total cuarenta novelas. La última salió en el 2011, un año después de la muerte del autor. Creo que sería muy interesante ir leyéndolas todas porque sería como leer toda la vida de Spencer. ¿Se casará? ¿Tendrá hijos? ¿Logrará adaptarse a los nuevos tiempos?

Clasificación: 7/10

Anuncios

1 thought on “Dios salve al muchacho, Robert B. Parker”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s