Acción, Ciencia ficción, Cine, Comedia

Bienvenidos al fin del mundo

bienvenidos_al_fin_del_mundo

Después de disfrutar con la comedia de muertos vivientes “Zombies Party” y de la particular visión de la vida cotidiana de unos policías en “Ama fatal“, estaba claro que no me iba a perder Bienvenidos al fin del mundo que cierra de la llamada trilogía Cornetto de tres sabores cuyo fin es tomarse con humor los más éxitosos géneros cinematográficos: zombis, pareja de policías y extraterrestes.

Simon Pegg ya había hecho una incursión dentro de la comedia con hombrecitos verdes con Paul -que no era precisamente verde- pero ahora regresa de la mano de un viejo amigo Edgar Wright que no solo actúa como director de la cinta sino que con el propio Pegg, también firma la historia como guionista. Sus trabajos anteriores resultaron muy refrescantes y en ciertos momento hilarantes así que mis esperanzas con esta película eran muy altas. Y así ha sido. Por el momento y teniendo en cuenta que quedan unas pocas semanas para decir adiós al 2013, puedo decir que Bienvenidos al fin del mundo es la comedia que más me ha gustado este año, mucho más que Somos los Miller, Cuerpos especiales, R3sacón  o Juerga sin fin (por cierto, bastante mala, solo tiene unos cuentos momentos divertidos, uno al principios y unos cuantos al final)

Todo empieza cuando Gary, Andy, Steven y Peter deciden tener la noche de su vida haciéndo un circuito cervecero entre los doce pubs de su ciudad. Tomar una pinta en cada uno se torna en una misión imposible. Han pasado veinte años y cada uno de los amigos ha ido encauzando su vida hacía la normalidad, con trabajos estables o una familia, salvo Gary que no ha sabido superar la decepción de esa noche. Por eso trama todo una mentira para volver a intentarlo. Con lo que no contaba era con que la ciudad estuviera tomada por robots extraterrestres.

La premisa de toda la película y la que encauza todo el argumento es el intento de Gary King por poder tomar una cerverza en cada uno de los doce pubs el pueblo en una noche, y si es con sus amigos mucho mejor, y estos son Andy (Nick Frost), Steven (Paddy Considine), Oliver (Martin Freeman, El Hobbit, Sherlock Homes ) y Peter (Eddie Marsan). La primera parte de la cinta nos lleva a recordar cómo eran los cinco cuando tenían a penar dieciocho años. El paso siguiente es verlos adultos y perfectamente asentados. Es la parte más lenta y que la en cierta forma resulta más pesada de diguerir, más si tenemos en cuenta que en cuanto nuestros cinco amigos se meten en el primer pub de la lista la comedia más pura, irónica, brutal y cargada de guiños te golpea sin que puedas ni siquera esquivarla, porque si queremos huir de una invasión alienígena ¿qué es lo mejor?, pues para Gary y sus amigos ir de pub en pub, tomar una pinta de cerveza -una pinta es más de medio libro de cerveza así que multiplícalo por doce- con todo lo que ello conlleva. La lógica para actuar así es que para salvar el pellejo nada mejor que pasar desapercibido y hacer lo que uno ha ido a hacer: la ruta de los doce pubs. Es que así se despista a los robots de ojos brillantes. 

Además de la parte de la aventura -con luchas, huidas, disimulos- tenemos una pequeña historia de amor que está en un segundo plano y que enriquece aún más el argumento porque se queda en eso, en un añadido que da más profundidad a ciertos personajes y nada más. También contamos con una renovación de la amistad entre los cinco amigos que les permite purgar el pasado y cuyo eje central es la incapacidad de Gary King -el único e inimitable- de asumir los fracasos de su vida, pues este cuarentón con problemas de alcohol , achaca todos sus problemas actuales al hecho de no haber sido capaz de hacer el circuito cervecero en su juventud, sin darse cuenta de que el devenir de su vida no ha dependido de lo que sucedió esa noche en particular. A partir de las locuras de Gary, de su tozudez en completar el circuito, de la negativa de sus amigos a abandonarlo, el director va trazando una historia en la que los extraterrestres parecen haber tomado el control de la ciudad. El destino del mundo pende ahora de unos cuarentones que se están emborrachando cada vez más.

No podemos olvidarnos de que hay pequeños homejanes a las películas de los años cincuenta -no decimos cuáles para no desvelar mucho-, y también críticas bastantes claras hacia las tendencias actuales que hacen que todos actuemos de igual manera. Es este sentido la locura de Gary es un soplo de aire fresco entre tanta estandarización. No llega a convertirse en héroes pero casi.

Con semejante argumento y con un desarrollo más que correcto, además del  buen hacer de los actores, el resultado es una comedia al más puro estilo británico mucho más depurada, y por qué no decir,  más certera que las propuestas estadounidenses. Sí, la cinta empieza con lentitud pero va ganando fuerza poco a poco hasta que estallan un tornado de locura, carreras, tragos de cerveza y manporros.

Bienvenidos al fin del mundo es una comedia muy buena con la que podrás disfrutar además de lanzar un par de carcajadas muy sonoras. Más que recomendable.

Clasificación: 8/10

Anuncios

1 thought on “Bienvenidos al fin del mundo”

  1. Las otras dos me gustaron mucho, sobre todo “Arma Fatal”, que me parece sobresaliente. Esta, con semejante reparto y con el mismo equipo tras la pantalla, es de visionado imprescindible.

    Gracias por una crítica tan buena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s