Drama, Policíaca, Serie, Televisión

Sherlock Holmes: Ha vuelto el mejor detective

sherlock

Después de dos años de ausencia el Sherlock Holmes más televisivo ha vuelto con fuerza y rodeado de gran expectación, pues la conclusión de su anterior aventura trajo consigo uno de los finales más comentados en su momento y por ende, originó una oleada de especulaciones sobre cómo había conseguido Sherlock engañar a su compañero y a todo el mundo con su sucidio.  Estaba claro que había truco en ese salto -la escena final en el cementerio lo deja claro- pero no se sabía cuál era.

Sherlock Holmes: The empty Hearse – el título sigue la tradición de sus antecesores al adaptar una de las historias de escritas por su creador- es el primer episodio de esta tercera temporada y no resuelve las dudas, simplemente lanza algunas explicaciones y desarrolla algunas teorías que van desde las más racionales hasta las estrambóticas sacadas de la ferviente imaginación de un grupo de fans del detective que siguen sus pasos con un afán casi obsesivo. Pero la respuesta no queda clara. Quizá si siquiera valga la pena saber todo el entramado que se esconde tras el salto porque lo importante es… ¿qué es lo importante en este episodio?  

Este capítulo podemos desmigarlo en tres elementos. El primero tiene que ver con Sherlock (Benedict Cumberbatch, El Hobbit: La desolación de Smaug) y lo que supone ser un ser tan mediático como él en un mundo globalizado. El segundo gira en torno a Watson y a sus intentos de tener una vida normal. Y el tercero es sobre el caso. Por desgracia hay un desajuste muy importante en el modo en que se comporta cada uno porque el menos trascendente de todos -el egocentrismo del protagonista y su seguidores- es el que se apodera de la trama en los momentos más inoportunos.

Sí, está muy bien que Sherlock se convierta en un hombre famoso. Y la idea de jugar con sus seguidores, de desconcertarlos, también se presenta como interesante pero en este capítulo no quedan como elementos secundarios, como los figurantes de cualquier producción televisiva sino que se convierten en protagonistas de una partida de rol donde cada uno interpreta un personaje muy definido: el listillo, la chica gótica, el fanático acérrimo. Y cada uno cuenta con su propia teoría de la caída pero, ¿tiene tanta importancia el modo en que Holmes sobrevivió? ¿Importa tanto conocer el truco? Sinceramente no. Con que nos hubieran dando una explicación, o un atisbo de ella hubiera bastado, no había necesidad de escenificar algunas de las teorías por muy divertidas que sean -la de la chica gótica tiene mucha gracia, lo confieso.

Las consecuencias de satisfacer a los seguidores trae consigo que los otros dos elementos que comentábamos antes no estén tan bien desarrollados. La relación de Holmes con Watson (Martin Freeman. El Hobbit. La desolación de Smaug) siempre ha sido muy peculiar, una especie de tira y afloja que permitía un equilibrio muy interesante con los personajes. Lo mejor de todo es que John Watson no permitía que su compañero lo pisoteara, y con esfuerzo habían logrado formar algo muy especial, un dúo que se complementaban en sus debilidades y fortalezas. Cuando Sherlock era frío y arrogante Watson ofrecía un punto de vista más humano. Y cuando éste se dejaba llevar por su sentimientos Holmes aportaba racionalidad, aunque fuera de una manera muy grosera, es verdad. En The empty Hearse no se ve esa dinámica en los personajes porque salvo en los momentos finales no forman equipo. Queda claro que el doctor no va perdonar muy pronto a su amigo pero me sorprendió que se rindiera tan pronto, que capitulara sin luchar, o mejor dicho, que no impusiera sus propias condiciones ante la posible asociación con su viejo compañero de aventuras. Salvo que algún que otro mamporro, Holmes ha salido bien parado de su engaño. Recordar que el doctor ha estado dos años pensando que su mejor amigo ha muerto. Sí, ahora es feliz con una adorable mujer con la que se quiere casar pero no le ha sido fácil alcanzar esa felicidad.

En todo caso lo peor parado ha sido la trama que gira en torno a un acto terrorista en Londres. Está esbozada en sus mínimos elementos. Lo lamento, pero resulta increíble que una mente tan prodigiosa cómo Holmes no logre ver el truco del vagón de metro antes. Lo mismo ocurre con la bomba, llegar hasta ella ha sido muy fácil pero desactivarla no debería ser tan simple, aunque quizás lo peor es que se convierte en un recurso para que Holmes vuelva a hacer de las suyas jugando con los sentimientos de Watson.

He de confesar que esperaba este estreno desde hace tiempo. Y sí, me ha gustado porque me he reído muchísimo, no puedo poner pegas al sentido de humor que impregna la historia, pero sí pienso con frialdad Sherlock Holmes no es un comediante, es un detective muy observador que con una mente fría y racional que hace que los sentimientos de los demás le importen poco,  para él lo vital es descubrir la verdad. Como drama policial que merece algo más que ser un homenaje a todo los fanáticos que han esperado dos años.

Y eso nos lleva al segundo capítulo. Un capítulo mucho más personal, se nos casa Watson, aunque la celebración se convierte en una ocasión perfecta para que la mente prodigiosa de Sherlock pueda resolver algunos casos que han quedado inconclusos. borrachos

The sign of tree -título muy bueno cuando comprendes todo su significado-  es un capítulo muchísimo mejor planteado que el primero, si consideramos el elemento investigador, pues en vez de un caso nos enfrentamos a tres. Uno es el del novio fantasma, otro el de acosador del guardia real y el tercero tiene lugar durante la celebración de la boda. Y en medio pequeñas resoluciones de la siempre activa mente del detective. Gracias a esos casos el capítulo gana en profundidad y el calidad, porque como ya he comentado antes, lo interesante de Holmes es su labor como investigador sobre  cuando le toca investigar sucesos que parecen sencillos pero que en realidad esconden una gran complejidad, aparentemente porque todo se esconde en darse cuenta de pequeños detalles muy obvios pero que pasan desapercibidos hasta el final. Tanto la investigación del caso como su resolución es efectiva y directa y muy bien planteada, y como siempre salpicada de momentos de humor.

En cuanto a los protagonistas Watson recupera su papel de acompañante, siempre dispuesto a disculpar el comportamiento de su amigo, pero también siendo resolutivo y con voz propia cuando es necesario. Son una buena pareja de detectives, hasta que aparece una mujer, Mary Morstan. 

Ha resultado muy interesante ver cómo un nuevo miembro interrumpe en el dúo -Mrs Hudson está muy alegre con que Watson haya encontrado un nuevo amor, aunque le sorprende que sea una mujer- porque Holmes no es un ser precisamente generoso y considera a su amigo como alguien que lo debe seguir y listo. Pero Mary es capaz de manejar a ambos hombres con una soltura increíble porque sabe que Sherlock necesita a su marido y éste necesita a su amigo, por muy irritante que sea. Todos los sentimientos que existen entre ambos, la peculiar relación que tienen y la que ahora van a tener -Sherlock, Watson y Mary- se resume maravillosamente en el discurso que el padrino realiza durante el banquete.

Sin duda el segundo capítulo es mucho mejor que el primero ya que ahí está el Sherlock que conocimos hace unos años y al que adoramos. Pese a todo quedan algunas dudas sin resolver pues y que se plantearon en el primer episodio, me refiero al hombre al que solo le vimos los ojos –sabemos su nombre pero no qué papel juega en la trama-, y al misterio que rodea a la actual señora Watson. Dado la vitalidad creativa de los guionistas, a los que les gusta jugar con los personajes y con lo que esconden, no sería raro que Mary tuviera algún que otro esqueleto -real o figurativo- en el armario. Más interesante puede ser la evolución de Sherlock, ha habido momentos en que ha dado la sensación de que empieza a ver con buenos ojos las relaciones románticas, aunque el paso para tener una está muy, muy lejos. Se puede intuir que la presumible soledad auto impuesta de su hermano mayor ya no le parece  tan apetecible.

En el tercer episodio, His Final Vow, veremos cómo se resuelve todo. Puede que tengamos algunas respuestas pero dado que existe la posibilidad de que se realicen más temporadas es posible que las grandes preguntas queden para más tarde.

Anuncios

2 thoughts on “Sherlock Holmes: Ha vuelto el mejor detective”

  1. De momento he visto solamente los dos primeros capítulos de la serie, pero espero este fin de semana ver alguno más porque los tengo grabados. Me está gustando mucho, los protagonistas son muy curiosos y el sentido del humor inglés la hace muy entretenida. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s