Ciencia ficción, Fantástica, Serie, Televisión

Intelligence, una serie poco inteligente

Intelligence

Inteligence es una de las nuevas apuestas de este recién estrenado 2014. Y llega con caras conocidas ya que supone el regreso de Josh Holloway (Perdidos) y un nuevo proyecto de Marg Helgenberger (CSI Las Vegas)

Estrenada en los Estados Unidos hace unos días no tendremos que esperar mucho para verla en nuestro país. La serie se podrá ver en el canal Fox Crimen a partir del día de hoy aunque en un horario un tanto peculiar. Supongo que eso nos puede dar una idea aproximada de lo que nos podemos encontrar.

Inteligence es una serie que tiene como origen una novela aunque las semejanzas entre la versión en papel y las que vemos en la tele son tan escasas que difícilmente podemos decir que hay alguna relación entre ellas. El argumento (cierto tono juvenil distrópico) y los personajes (es difícil ver a Holloway como un adolescente de dieciséis años que es la edad que tiene el protagonista en el libro) Más allá de las no semejanzas con su supuesto origen literario la serie se presenta como una historia donde no hay nada interesante que masticar.

De qué va todo esto

La primera escena que vemos es a Gabriel Vaugh (Josh Holloway) un veterano Delta Force caminando en los bosques del Himalaya (es decir, en los bosques canadienses que es más barato) cara un complejo secreto del gobierno de la India (mejor elegir un territorio neutral). Lo capturan con facilidad. Cuando lo tienen en una sala aislada y empieza el interrogatorio, Gabriel hace  unos comentarios sagaces –así sabemos que es un tipo inteligente- y luego de golpear al guarda indio –aptitudes de combate excelentes- huye con rapidez del complejo secreto. Es perseguido por los soldados. Se pierde en el bosque canadiense, perdón, en los bosques de Himalaya -aunque es realidad son los bosque de Canadá-. Gabriel corre, y corre –demostramos su lado atlético- y luego de ser encajonado en un precipicio, decide saltar al vacío y caer en el río que en el fondo –demostración de valor. Ya tenemos a nuestro protagonista: guapo, con toque graciosete, pero listo, con la agilidad de un ninja, y la destreza combativa del 007. Todo en uno que para eso es el mejor agente de la agencia de Cíber Seguridad y ahí no entran inútiles, o eso dicen. El pequeño toque dramático viene porque la mujer que ama no era lo que parece ya que ha resultado ser una terrorista con muy mal carácter que además tiene el mal gusto de no estar muerta. ¿No notáis semejanza con Almost Human?

Después de la espectacular huida del agente lo siguiente que apreciamos en la agente Riley Neal (Meghan Ory, Érase una vez) que debe presentarse ante Lillian Strand, una de las jefas de la agencia. Su función es ser la guardiana de Gabriel Vaugh. Evidentemente ella no está contenta puesto que ha pasado de proteger al presidente de su país –patriotismo de barras y estrellas- a un agente grosero con un chip de metal en la cabeza. Para ser la cuidadora de Gabriel no ha requerido más que vestir una 38 y guardar algún que otro trauma infantil aún no superado.

Ego versus historia

De todas maneras supongo que el mayor problema de esta serie tiene su origen en que Josh Holloway también la produce, y eso es peligroso, porque tú te lo guisas y tú te lo comes. Es decir,  cuando eres ambas cosas –productor + protagonista- terminas creando un personaje que se adapte a tu ego, y cuando más ego se tenga en la vida real más control se tiene sobra la historia y sobre cómo se quiere mostrar. Aquí Holloway se nos muestra como el mejor agente del mundo mundial, en gran parte porque por una pequeña mutación genética que posee se le ha podido introducir un pequeño chip en la cabeza que le permite conectarse de forma automática a cualquier red informática. Así que si está aburrido solo tiene que darle al chip y dentro de su mente, y como en una representación virtual, ya puede estar toda la tarde viendo videos de gatos en youtube.

No puedo negar que la idea es buena pero el entramado sobre el que está montado no porque todo rezuma cierto tono cutre que hace que te plantees abandonarla antes de que llegue el final. También es cierto que no me ha terminado de gustar la interpretación de Josh Holloway, no es tan buen actor –lo único que le sale bien es hacer poses- como para hacer la historia creíble. Marg Helgenberger está correcta pero da la sensación de que está desaprovechada por estar encerrada en el papel de jefa que se ha tragado un palo. Meghan Ory está bien aunque sobrepasada, no en la forma de actuar sino en lo que representa su personaje porque seamos un poco racionales. ¿Tienes que proteger a un agente de la agencia muy valioso y eliges a una joven que debe pesar 40 kilos? ¿Sólo tú detectas a los francotiradores? ¿Saltar sobre la persona que debes proteger en plancha es algo natural o requiere un entrenamiento especial? En fin que todo su personaje está lleno de pequeños detalles que chirrían un montón.

¿Veré el siguiente episodio? No. Considerando que hay series mucho mejores que ésta sería una pérdida de tiempo. Y para perder cuarenta y cinco minutos de mi vida en nada prefiero mira ver cómo corren las ardillas por el parque.

Nota: esta serie se quedará en una sola temporada ya que ha sido cancelada por la productora.

Anuncios

1 thought on “Intelligence, una serie poco inteligente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s