literatura, Novela estadounidense, Policíaca

Reseña “Buried prey” de John Sandford

prey

John Standford no es muy conocido en nuestro país aunque en los Estados Unidos goza de una gran popularidad, algo que no nos importa mucho porque si queremos leer algo de él tendremos que acudir o a una biblioteca o bucear en el mercado de segunda mano de Amazon o de Ebay porque los pocos libros traducidos ya cuentan con un buen montón de años. Otra opción es leerlo en inglés.

Sin duda es un escritor que quizá no haya tenido mucha repercusión por estos lares debido al creciente interés de la novela nórdica policial en los últimos años, que ha dejado un poco de lado a otro tipo de autores que no viven por esas tierras. En cualquier caso, una de nuestras últimas lecturas ha sido Buried prey que viene siendo el libro veintiuno de la serie sobre el policía Lucas Davenport. Sí, he escrito bien, esta novela es la veintiuna, pero no la última porque la número veinticuatro se acaba de publicar hace unas semanas.

Teniendo en cuenta la extensión de las aventuras de Davenport y la cantidad de reseñas positivas que tiene en Goodreads, estaba claro que era un escritor que merecía la pena leer.

¿Qué nos ofrece Buried prey? Pues una historia que nos permite conocer al protagonista, Lucas Davenport, tanto en pasado como en el presente.

En el momento actual, Lucas Davenport, es un investigador que ha trabajado para el Departamento de Investigación criminal de Minnesota, y que ahora cuenta con su propio equipo de investigación, aunque nunca ha sido un líder nato porque ha tendido siempre ha hacer las cosas a su manera. Está casado con una importante neurocirujana, y espera su tercer hijo, uno de ellos es una adolescente que han adoptado hace poco.

Este es su presente que de pronto se ve sacudido cuando en una excavación para construir un nuevo edificio aparecen dos cadáveres. Son los de las hermanas Jones, que desaparecieron cuando eran unas adolescentes, hace más de treinta años. En ese momento Lucas eran un joven y ambicioso policía que aún vestía uniforme que vio en el caso una oportunidad para convertirse en detective y dejar de patrullar las calles. Su reto no sólo era descubrir al secuestrador sino también había un gran componente de ambición.

Durante la novela tendremos dos partes. Primero contamos con una pequeña introducción que nos lleva a nuestro presente, al momento en que se descubren los cadáveres de las chicas. Luego damos un salto al pasado  a través de los recuerdos de Davenport, nos introducimos en la investigación policial que se realizó en su momento, y que dio lugar a que hubiera un sospechoso, que finalmente fue tiroteado. Por último, estamos otra vez en el presente, ante una nueva investigación en la cual los avances científicos forenses demuestran ser un elemento crucial para resolver el caso.

 Esta novela se ha presentado como la opción perfecta para introducirnos en la serie policial protagonizada por Lucas Davenport. Los recuerdos del pasado -Davenport como un policía independiente, algo chulesco y que se acuesta con mujeres casados o con cualquiera que se ponga a tiro -se ve contrarrestada por su actual vida de hombre respetable de familia. Al final sigue siendo el mismo, aunque enfundado en trajes caros y conduciendo un Ferrari, pero sus prioridades, o más bien su lealtad va dirigida hacia su familia y hacia sus amigos. Se percibe que el personaje no es tan independiente como cuando comenzó como investigador, pero aún así es agradable saber que sigue teniendo una veta rebelde que comparte con sus compañeros de equipo, que al final, son también sus mejores amigos.

Más allá del interés de Davenport -es interesante leer sobre un policía sobre el que no pesa ninguna desgracia como la que pesa sobre Roy Grace, William Monk…- la historia está bastante bien contada. Dado el hecho de que está dividida en dos partes, la primera es el pasado que lleva a acusar a un inocente, y la segunda que es el presente con la investigación del real asesino, podríamos pensar que hay cierto desequilibrio entre ellas, pero la verdad es que no es así. Todo está muy bien pensando, habiendo la suficiente intriga y acción en ambas partes. Es verdad que hacia el final todo se apresura demasiado pero es algo normal en este tipo de novelas.

En cuanto al estilo narrativo, es sencillo, sin grandes pretensiones. No hay grandes párrafos descriptivos, ni se ahonda profundamente en las motivaciones de los personajes, simplemente se escribe aquello que proporciona valor a la historia y se prescinde de los superfluo, o de aquello que enriquece innecesariamente el relato. Con este estilo no es de extrañar que sea una novela que se lea muy rápido, porque tiene un ritmo imparable ya desde sus

Buried Prey es una buena novela, aunque a veces me hubiera gustado que me diera un poco más de información, aunque claro teniendo en cuenta que hay veinte libros previos que cuentan las investigaciones de Davenport, no tiene mucho sentido que el autor redunde mucho en la personalidad del protagonista, o de los secundarios habituales porque se supone que después de tanto tiempo el lector, sobre todo si es fiel, ya sabes qué número de calzado usan.

Sin duda una buena opción para los que les guste la novela policial ambientada en los Estados Unidos, o para aquellos que desean leer algo diferente a lo que proponen los autores europeos. Esperemos que algún día las editoriales españolas se atrevan a darle otra oportunidad.

Anuncios

1 thought on “Reseña “Buried prey” de John Sandford”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s