Cine, Comedia

Crítica “Malditos vecinos”

malditos_vecinos_28042

A veces tengo la sensación de que la comedia de los Estados Unidos se está alimentando a sí misma porque se repiten los mismos esquemas una y otra vez. Sólo la cantidad de tacos y los chistes de mal gusto que tiene cada una las hacen diferente. Es cierto que Resacón en las Vegas marcó una pauta en este tipo de cine al recuperar la figura del treinteañero con complejo de Peter Pan, algo gamberro y con poca sesera, pero eso no significa que el espectador tenga que sufrir de modo constante este personaje en cada comedia que ve.

En Malditos vecinos nos encontramos con unos los Radner, Mac (Seth Rogen) y Rose (Rose Byrne), felizmente casados y padre de una niña de unos meses. Su vida es muy tranquila gracias a que viven en un barrio residencial con vecinos amables y silenciosos. Todo iba muy bien hasta que se traslada a la casa de al lado una fraternidad universitaria con ideas un claras sobre lo que es la diversión. El presidente de la fraternidad, Teddy Sanders (Zac Efron), junto a su copresidentes, Peter (Dave Franco) comiezan a organizar fiesta tras fiesta para desesperación de los Radner, que por una parte desearían unirse a ellas, y por otra quiere que se acaben para poder vivir como una tradicional familia. La batalla comienza muy pronto.

Malditos vecinos viene abalada por algunos críticos que la clasifican como la mejor comedia del año -aún quedan muchos meses por delante, así que es probable que veamos otra supuesta comedia del año-, lo cual quiere decir que hay que coger a esta película con pinzas. Su director Nicholas Stoller es responsable de algunas comedias ligeras como Todo sobre mi desmadreLos viajes de Gulliver,  Los Muppets que provocaban alguna que otra sonrisa lo que ya nos da indicios de lo que nos vamos a encontar en esta cinta.

El caso es que la idea en la que se basa no es nada mala. Retrata la lucha entre dos modos de entender la vida. Para los Byrne ver las juergas de la fraternidad les trae a la memoria sus experiencias universitarias -ambos disfrutan de una de las fiestas- pero pronto se dan cuenta de que ese momento de su vida ha pasado porque son padres de una niña de pocos meses y la responsabilidad no algo que puedan dejar de lado. Ser padres es un trabajo a tiempo completo.

Por otra parte está Teddy que no desea madurar sin ir de fiesta en fiesta y poder completar el cuadro de honor de la fraternidad. Es irresponsable, algo gamberro, y no duda en mostrar sus abdominales en cuanto puede, siendo un curioso contraste con Mac, que ya tiene su curva de la felicidad. Es un joven que pese a estar en la universidad no ha hecho nada con su vida, y eso en cierto sentido le aterroriza, lo que hace que luche más enconadamente por seguir su estilo de vida actual: alcohol, fiesta, mujeres. Nada de preocupaciones.

El enfrentamiento está claro. Son dos modos de vida distintos, aunque Mac y Kelly hayan tenido su  momento de locura veinteañera.

Uno de los problemas de la cinta no es solo que el enfrentamiento tarde en comenzar (los Radner se une a una fiesta) sino que el humor que salpica cada escena es el que incluye un monton de jod** y porrazos que siempre nos hacen gracia, pero ese un humor sucio  y vasto que no le gusta a todo el mundo. Personalmente no me importa escuchar diálogos cargados de tacos pero en cierto momento resultan un tanto cansinos.

Tampoco tiene tantas escenas graciosas. Simplemente hay dos que provocan verdaderas carcajadas (una está en el avance, y la otra casi al final), el resto te puede hacer sonreír y poco más. Y en medio mucha fiesta, movimientos alocados de la cámera, música a tope, cuerpos esculturales con poca ropa… vamos que si piensas en una fraternidad universitaria con todos sus tópicos seguro que los encontrarás aquí. Y esta parte es la aburrida porque la hemos visto -y sufrido- cientos de veces. Aquí confesión: mi amiga se echó un par cabezadas durante la película.

No puedo dejar esta crítica sin comentar que Zac Efron hace todo un papel, quizá sea lo mejor de la cinta. Sabe estar en los momentos más alocados  como en los serios. Es un actor que cuenta con un gran potencial, solo hay que esperar que no lo estropee con alguna locura.

Malditos vecinos viene siendo otra comedia estadounidense que no se diferencia nada de otras películas de su mismo género, salvo que tiene un guión muy interesante que se pierde en favor de un humor zafio y de risa fácil. No es que sea un completo desastre, porque no es así, pero tampoco es esa comedia que nos quieren vender. Aunque puede que  problema sea mío  porque prefiero un humor mucho meditado que tenga su base en el diálogo y no en los golpes. Personalmente me pareció mucho  más graciosas Bienvenidos al norte.

Anuncios

1 thought on “Crítica “Malditos vecinos””

  1. Es que bienvenidos al Norte es divertidísima, es de las películas con las que más me he reído.
    A mi tampoco me molestan el humor grosero y los tacos, pero como dices, puede cansar.
    Me esperaré a que salga en dvd.
    Feliz día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s