literatura, Policíaca

Reseña “Casanova y la mujer sin rostro”, de Olivier Barde-Cabuçon

cover

De vez en cuando nos gusta leer algo distinto a la tradicional novela policíaca, y lo más fácil es optar por elegir a un autor que no hayamos leído nunca, o por alejarse del marco temporal actual y leer alguna historia ambientada en un pasado lejano. Casanova y la mujer sin rostro reúne las dos condiciones, el escritor, Olivier Barde-Cabuçon, es nuevo en mi librería y la trama de su novela se ambienta a mediados del siglo XVIII, décadas antes de la Revolución Francesa.

Estamos en la primavera de 1759, en París, y en cadáver de una mujer al que le han arrancado el rostro aparece en medio de la calle. Para descubrir al asesino se recurre al que llaman comisario de las muertes extrañas, el llamado señor Volnay. Él se deberá enfrentar a una serie de retos para descubrir quién está detrás de la mujer de la joven.

Casanova y la mujer sin rostro es uno de esos libros que una vez leído no sabes muy bien como clasificarlo porque da pequeños puntazos en diversos temas. Aunque si tengo claro es que no es un libro que volvería a leer si tuviera oportunidad. Las razones son varias pero quizá la más importe es que la trama de intriga no está lo suficientemente bien planteada para que mantenga al lector pegado la historia porque es una simple escusa para reunir una serie de personajes cada cual más peculiar.

Tenemos por una parte al señor de Volnay -al que el escritor se refiere como el  comisario de muertes extrañas en multitud de ocasiones, tantas que llega a ser un poco desesperante- un hombre que a pesar de sus ideas medio revolucionarias termina siendo recompensado por el rey, pues le salvó la vida cuando en un atentado contra su vida. De este modo Volnay tiene poder para poder investigar aquellas muertes que le resultan atractivas por lo peculiares que son. Es un personaje al que describen como frío, desapasionado, que comparte su vida con un pájaro parlante. Vemos parte de su humanidad cuando se siente atraído por una joven italiana pero poco más. Como investigador no destaca mucho.

Le ayuda en su labor un monje que guarda muchos secretos. Otro personaje peculiar que da más de una sorpresa. Evidentemente está Casanova, un hombre que sin saberlo muy bien termina metiendo las narices en el asesinato y eso que ni le va ni le viene. Está descrito como un hombre con gran corazón que ha tenido una infancia muy dura, pero que es muy inconstante con sus sentimientos. Tenemos otros personajes históricos, como el rey francés -descrito como un pervertido sexual de jovencitas-, su amante Pompadour, el conde de Saint-Germain. Cada uno con una personalidad muy marcada y nada dados a salirse de su papel.

Este libro es más un libro de personajes que de trama, que parece solo una escusa para juntar a todos estos personajes. Esto no implica que el libro sea un desastre sino que significa que no podemos considerarlo una novela de intriga histórica, en el pleno sentido de la palabra, porque esta denominación no basta con que exista un investigador y un asesinato, se deben dar otra serie de circunstancias, como una investigación propiamente dicha, giros dramáticos, falsas pistas… y un final en que nada parezca obvio. En Casanova y la mujer sin rostro se descubre la verdad en un párrafo que aparece como arte de magia, sin que casi te des cuenta, lo cual le baja muchos puntos al resultado final.

Como comentario final, el estilo narrativo de la historia es muy propio de la época, lo que le otorga una ambientación muy lograda que no evita que exista algún que otro problema, como por ejemplo que el autor, cuando no quiere decir el nombre del protagonista para no repetirlo, se refiera a él como el comisario de muertes extrañas, aunque sea en medio de un diálogo, lo cual queda un tanto extraño. Cuando lo hace más de una vez en pocas páginas ya no es extraño, sino irritante.

Casanova y la mujer sin rostro  ha resultado un libro interesante pero que no ha logrado convencerme del todo porque a los personajes les falta este toque que los hace mágicos, y porque la trama, en un momento, alcanza cierto grado de subrealismo que te echa para atrás. Pese a todo es una lectura interesante aunque no emocionante.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s