literatura, Novela británica, Policíaca

Reseña “Cold killing”, de Luke Delaney

cold

Que en habla inglesa hay una ingente cantidad de escritores que optan por la novela negra es algo bastante evidente si hacemos una búsqueda breve por las estanterías de nuestra librería. Que a los autores del norte también le va lo macabro, es hasta obvio. Que en España el panorama literario no depende del autor sino de las listas de ventas, tampoco es una gran sorpresa. Y por eso si triunfa la novela erótica tenemos novela erótica por todos lados -la calidad, si es que podemos llegar a usar esa palabra, es otra cuestión-; si triunfan los vampiros, pues vampiros hasta en la sopa… Es decir nuestro mercado literario está marcado por los factores de venta, así que muchas veces, autores que realmente valen la pena leer no llegan a nuestras librerías porque no se apuesta por ellos porque no entran de lo que se considera vendible.

Si alejarnos mucho del panorama policial, si observamos las novedades veremos que casi todas las novelas corresponden a autores confiables, léase Peter James, David Baldacci, Ian Rankin… salvo algún que otro novelista que se cuela casi por casualidad, todo es conocido. Eso tienen ciertas ventajas pero supone que, en muchas ocasiones, no podamos disfrutar de autores que plantean maneras distintas de narrar, o de desarrollar una trama policial.

Toda esta introducción viene porque hace pocos días acabé de leer, Cold Killing de Luke Delaney, un autor inglés que ya desde su primera novela (que es precisamente la que reseñamos hoy) da muestras de que puede es un escritor al que no debemos perder de vista.

La novela nos cuenta la lucha entre un terrible asesino y el policía encargado de atraparlo. Todo empieza con el asesinato de un joven londinense que se dedicaba a la prostitución masculina. El encargado del caso es el DI Sean Corrigan, que junto con su equipo tendrá que hacer frente a un asesino en serie.

Siendo sincera Cold Killing  no se aparta de lo que consideramos una novela policial típica. Tiene como protagonista a investigador jefe Sean Corrigan, un hombre felizmente casado con un médico -no sé por qué pero en los cuatro últimos de este género que he leído, todos los policías estaban casados o tenían relaciones con médicos-, y con una hija pequeña a la que adora -otro misterio, los investigadores tienden a tener más hijas que hijos-.Cuestiones familiares aparte, Sean ha logrado ascender dentro del mundo policial gracias a su talento ya que su dura infancia, con un padre maltratador, le permite conocer de primera mano el mal e identificarlo en cualquier lugar. Es un hombre terco, tenaz, incapaz de rendirse que siempre ondea entre lo que es correcto e incorrecto.

A su lado cuenta con un grupo de investigadores, que además de subordinados son también amigos. Ellos también aporta su toque interesante.

En cuanto a la trama tenemos un asesino que parece conocer de primera mano como funciona la mente de un policía así que hace todo lo posible para que no lo puedan atrapar. No sabemos quién pero conocemos sus deseos, pasiones  y sus pensamientos más oscuros.

Con estos ingredientes Luke Delaney va trazando una trama que avanza con rapidez por las calles de Londres. A primera vista parece que Corrigan tiene a su asesino, solo le falta tener pruebas, pero nunca se sabe ya que los giros de esta novela te pueden llevar a una dirección completamente nueva. Y eso  es lo que la hace tan interesante. Sí, cuenta con el clásico policía casado con su trabajo y con el típico asesino carente de sentimientos, pero la manera de relacionarlos a los dos es ligeramente diferente, de modo, que nada es predecible y todo es posible. Tenemos que añadir que el estilo narrativo es más que correcto, buenas descripciones y caracterizaciones de los personajes más que solventes. Y buen equilibrio entre las partes más serenas y las más animadas. Todo esto hace que  Cold Killing sea un libro más que destacado. Es de esas novelas que te dejan con buen sabor de boca y que no te importaría volver a  leer en algún momento del futuro.

La única pega que le puedo poner es la relativa a la capacidad del protagonista para entender la mente del criminal. No sé si es que el autor no quiere dar muchos detalles, pues al ser el comienzo de una serie puede que quiera ir explotando poco a poco dicho poder, o es que Corrigan realmente tiene facultades que van más allá de la comprensión. Puede que estemos ante una idea alternativa a la que presenta de John Connolly. Supongo que no lo sabremos hasta terminar el segundo libro, The Keeper.  

¿Veremos algún día a Luke Delaney traducido en nuestro país? Considerando que no tiene vampiros, ni hay un millonario algo salido de rosca que considera a la mujer como un simple objeto sexual, yo diría que no. Pero los milagros alguna que otra vez son posibles.

Anuncios

1 thought on “Reseña “Cold killing”, de Luke Delaney”

  1. Pues mira, me has convencido. Con el Kindle todo es posible. Si está en Amazon, esta tarde es mía. Tengo otra pendiente en inglés que me gustaría leer primero. Pero me la apunto y la guardo en la carpeta de “pendientes”. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s