Juvenil, Juvenil paranormal, literatura

Reseña “Los adivinos” de Libba Bray

los adivinos

A Libba Bray la conocí hace unos años cuando tuve la oportunidad de leer La orden de la Academia Spencer, una novela de corte juvenil, y primera entrega de una trilogía. Este libro se convirtió en una lectura muy agradable, pues tenía todos los ingredientes necesarios para atrapar al lector desde la primera página. Por desgracia el afán de alargar una historia que merecía solo un volumen trajo consigo que las dos entregas siguientes carecieran de la calidad de su precedente. La segunda fue un libro pasable, la tercera una pérdida de tiempo.

En cualquier caso cuando supe que volvía a publicar en nuestro país, no la descarté totalmente y por ese motivo terminé leyendo Los adivinos, otra historia interesante que peca de una excesiva verborrea.

Los adivinos pertenece a la serie de corte juvenil paranormal del mismo nombre. Nos situamos en Nueva York en 1926, los gloriosos y locos años veinte. La joven de diecisiete años Evie O’Neill se ha metido el un lío pues ha usado sus poderes para impresionar a sus amigos en una fiesta. Por desgracia, en ese momento estaba un poco borracha y no se dio cuenta de que contar el secreto más escandaloso del chico de oro de la ciudad no era buena idea. Para evitar males mayores, sus padres deciden enviarla con su tío, que vive en Nueva York, durante unos meses, hasta que el escándalo se haya mitigado un poco. pero Evie es un espíritu libre que adora el alcohol, las fiestas y pasarlo bien. Cuando se empiezan a suceder una serie de asesinatos, y la policía pide ayuda a su tío, comprende que su don puede ser de mucha utilidad.

 Esta novela cuenta con una grandes críticas por parte de lo lectores, en cierto modo comprensibles aunque quizá exageradas. Resulta extraño pero si hablamos de novela juvenil paranormal -de cualquier género- las puntuaciones que reciben siempre son altísimas, aunque el libro no tenga ninguna cualidad literaria destacada. En cualquier caso Los adivinos nos presentan una historia que es contada en tercera persona y que cuenta con varios protagonistas, pues Evie no es la única que tiene poderes, aunque si es la que centraliza de alguna manera a la historia, y a los personajes que pululan por ella.

Evie O´Neill es una joven de diecisiete años de la que no puedo decir nada positivo porque sinceramente no lo tiene. Es caprichosa, manipuladora, vengativa y egoísta, solo busca su beneficio personal -esto es divertirse en fiestas y bebiendo alcohol-, considerada su don como un juguete que le sirve para hacerse la interesante en las fiestas. Además es bastante superficial. Se nota que no me ha gustado el personaje, primero porque su caracterización no es de mi gusto, es demasiado egocéntrica para que la pueda ver como heroína que tiene que salvar el mundo. Y segundo porque no se comporta como si tuviera diecisiete años sino bastantes más. Un ejemplo de cómo es realmente se aprecia en la relación que mantiene con su amiga, Mabel Rose,  a la que manipula sin piedad con destreza crueldad.

También contamos con otros personajes como Jerico Jones, otro joven de diecisiete años, que trabaja para el tío Will y que guarda más de un secreto. Solitario, poco hablador, adora la filosofía y es un férreo seguidor de su patrón y maestro. Por su parte Mabel es la hija de unos sindicalistas que luchan por los derechos de los trabajadores y se considera atea. Es una joven dulce, tímida a la que no le gusta llamar la atención. En cuanto a Memphis Campbell es un joven que vive con su tía y con su hermano pequeño, que sobrevive haciendo de recadero de apuestas ilegales; cuando era joven tenía el don de curar, pero desde que murió su madre es incapaz de sanar. Su hermano pequeño, por contra, muestra un gran talento. Por último está Zeta Knigh, una corista muy hermosa que aspira a ser una gran estrella; vive con Henry un joven que compone música. Su relación es puramente fraternal.

Se puede ver que estamos ante una novela un tanto coral, lo que viene muy bien para dar vitalidad  a la trama. Por desgracia en la primera parte del libro no pasa gran cosa, y cada personaje anda a lo suyo. A medida que avanzamos en la lectura la cosa se anima aunque esto no evita que algunas cosas chirríen mucho. Por ejemplo ¿es lógico que una persona que a la que le han endilgado a la sobrina rebelde decida llevarla a la escena de un crimen horrible porque ésta ha batido un poco las pestañas, permitiéndole al final ver el cadáver? ¿es lógico que lo acepte el investigador del caso? Recordamos que Evie tiene diecisiete años, y que el único afán de ir a ver a la joven asesinada es que cuando vuelva a casa, podrá decirle a sus amigas que vio en Nueva York  un asesinato, así podrá presumir durante unos días. La joven trata con absoluta despreocupación el sufriendo que se esconde detrás de este crimen. Ya nos podemos hacer una idea de la catadura moral del personaje. Los demás personajes no son tan repelentes y aunque están correctamente construidos, en determinados momentos, carecen de profundidad, actuando como estereotipos fácilmente reconocibles. El tío Will, por ejemplo, se nos presenta como un hombre serio, responsable, con rígidos valores morales, pero nada más, no se dan en él los matices necesarios para hacerlo más real. Igual sucede con Mabel, caracterizada como la chica buena que se opone a la locura desenfradada de Evie.

Pero no todo es tan malo, pues entre las diversas apariciones de Evie nos encontramos a Memphis, un personaje mucho mejor construido y mucho más consciente de sus circunstancias.  Él se preocupa no solo por el bienestar de su hermano sino también de aquellos que conoce lo que lo hace especial.

Dejando de lado a los personajes ¿vale la pena la historia? es un poco complicado decirlo porque si soy sincera la historia, valorándola únicamente por lo que aporta, no sale muy bien parada porque es una mezcla de cosas que se han visto en otros libros, o incluso en series de televisión, así que el factor sorpresa no existe. Lo único peculiar viene de los detalles que vienen determinados por la época histórica en la que tienen lugar los hechos -años veinte del siglo pasado, no hay ordenadores, teléfonos móviles, Internet… – descrita con cierto detalle por la autora. Leemos sobre las consecuencias de la Ley Seca que lleva que florezcan garitos ilegales en sótanos oscuros, sobre las maneras en las que las apuestas, también ilegales, funcionaban, o cómo se desarrollaba la vida en los teatros de variedades. Elementos interasantes que añaden, eso sí, más páginas de las necesarias a la novela y que llevan a que el núcleo central de la misma, el motivo que se esconde detrás del título, y de toda la serie en general, se retrase hasta casi el final del libro. Aunque puede que ésto se deba a que no contar gran cosa es el más simple y fácil recurso para que el lector se vea obligado a leer la siguiente entrega.

Retomando la pregunta anterior ¿vale la pena leer Los Adivinos? si fuera solo por Evie yo diría que no, aunque soy consciente de que este personaje puede resultar encantador para otros lectores. Pero este personajes por suerte, no está solo y la trama, aunque con sus flaquezas entretiene. No será la lectura del año y posiblemente ni la del mes, pero te permite pasar un rato entretenido. ¿Es ese motivo suficiente para compra el libro? Sólo tú lo puedes decir.

Otras reseñas

“Casanova y la mujer sin rostro”, de Olivier Barde-Cabuçon

“Una muerte prevista”, Peter James

Máscaras de muerte, Jim Butcher

La senda del dragón, Daniel Abraham

Anuncios

1 thought on “Reseña “Los adivinos” de Libba Bray”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s